La pe­rra Lai­ka

1954: NA­CE UNA ES­TRE­LLA

Todo Perros - - Sumario -

Ha­ce se­sen­ta años, en las ca­lles de Mos­cú na­ció una pe­rra que iba a cam­biar la his­to­ria. La llamamos Lai­ka, pe­ro su ver­da­de­ro nom­bre era Kudryav­ka, que en ru­so sig­ni­fi­ca “po­co ri­za­da”. Pa­ra los ame­ri­ca­nos, en cam­bio, fue Mutt­nik, un jue­go de pa­la­bras en­tre bas­tar­do y Sputnik, por­que pa­ra ellos fue un gol­pe: Lai­ka fue el pri­mer ser vi­vo en­ce­rra­do en el in­te­rior de una cáp­su­la es­pa­cial (Sputnik 2), en ór­bi­ta en 1957 al­re­de­dor de la tie­rra. To­dos los pe­rió­di­cos en­fa­ti­za­ron es­te lo­gro so­vié­ti­co, li­de­ra­do por Ni­ki­ta Kh­rush­chev, pa­ra con­me­mo­rar el 40º aniver­sa­rio de la Re­vo­lu­ción ru­sa. Sin em­bar­go, la ver­da­de­ra his­to­ria de es­ta pe­rra se ha da­do a co­no­cer en los úl­ti­mos años. “Reclutada” en las ca­lles de Mos­cú y ha­bi­tua­da al frío que acom­pa­ña­ría su so­li­ta­rio vue­lo, fue ele­gi­da por su pe­que­ño ta­ma­ño. Du­ran­te su en­tre­na­mien­to, pa­ra acos­tum­brar­la a la ca­bi­na tu­vo que vi­vir siem­pre en pe­que­ñas jau­las, fue obli­ga­da a ex­pe­ri­men­tar la ace­le­ra­ción del cohe­te gi­ran­do en cen­tri­fu­ga­do­ras es­pe­cia­les y se la ali­men­tó só­lo con un gel hi­per­pro­téi­co. Lai­ka fue de­li­be­ra­da­men­te sa­cri­fi­ca­da “en nom­bre de la cien­cia”: su vue­lo, de he­cho, era un vue­lo sin re­torno. En 2008, en ho­nor a ella se inau­gu­ró un mo­nu­men­to en el mis­mo centro es­pa­cial don­de fue adies­tra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.