¿Po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos?

La nor­ma­ti­va de pe­rros po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos es una in­jus­ti­cia más de en­tre la mul­ti­ti­dud de in­cohe­ren­cias de la so­cie­dad ac­tual.

Todo Perros - - Sumario -

Ge­ge­ne­ra­da por al­gu­nos due­ños po­ten­cial­men­te irres­pon­sa­bles, ali­men­ta­da y re­tro­ali­men­ta­da por cier­tos me­dios de co­mu­ni­ca­ción po­ten­cial­men­te sen­sa­cio­na­lis­tas, y apro­ba­da por le­gis­la­do­res po­ten­cial­men­te ig­no­ran­tes, la nor­ma­ti­va de pe­rros po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos de nues­tro país es una fla­gran­te in­jus­ti­cia. Una in­jus­ta nor­ma­ti­va es­truc­tu­ra­da y di­se­ña­da por per­so­nas que de­ben de sa­ber muy po­co o na­da de nues­tros com­pa­ñe­ros de cua­tro pa­tas, ya que no es más que una ley pa­ra aca­llar “psi­co­sis” so­cia­les, crea­das y re­con­du­ci­das por de­ter­mi­na­dos me­dios en fun­cion de los acon­te­ci­mien­tos del mo­men­to. Es sor­pren­den­te que se cri­mi­na­li­ce a de­ter­mi­na­das ra­zas, las cua­les se po­drán sal­var de la cri­ba (al­gu­nas de ellas) en fun­cion de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma en que re­si­dan sus due­ños. Es­te apart­heid ca­nino no es más que el re­sul­ta­do de nor­ma­ti­vas he­chas sin nin­gun ti­po de cri­te­rio ni co­no­ci­mien­to. Es to­tal­men­te in­jus­to ha­blar de “ra­zas po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sas”: hablemos me­jor de in­di­vi­duos o ejem­pla­res po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sos, ya que ni que de­cir tie­ne que esa po­ten­cia­li­dad ha si­do ge­ne­ra­da y re­tro­ali­men­ta­da, de una ma­ne­ra cons­cien­te o in­cons­cien­te, por los pro­pie­ta­rios o due­ños. Es­te ti­po de pro­ble­mas se so­lu­cio­na­rían con me­nos res­tric­ción y más edu­ca­ción y sen­si­bi­li­za­ción de to­da

la so­cie­dad. Re­sul­ta cuan­do me­nos pa­ra­dó­ji­co que la le­gis­la­ción no va­ya en­fo­ca­da a la edu­ca­ción y co­no­ci­mien­to de las di­fe­ren­tes ne­ce­si­da­des de la es­pe­cie ca­ni­na. En vez de exi­gir unos mí­ni­mos en el con­trol y ma­ne­jo de ca­da in­di­vi­duo co­mo ga­ran­tia an­te fu­tu­ros pro­ble­mas de con­duc­ta, se ac­tua di­rec­ta­men­te con­tra unas ra­zas de­ter­mi­na­das. Pe­ro la reali­dad es que su po­ten­cial de pe­li­gro­si­dad pue­de ser se­me­jan­te al de cual­quier con­gé­ne­re que reú­na unos re­qui­si­tos se­me­jan­tes, tan­to tem­pe­ra­men­ta­les co­mo fí­si­cos, in­de­pen­dien­te­men­te de su ra­za. Los trá­gi­cos acon­te­ci­mien­tos pro­ta­go­ni­za­dos por pe­rros son des­en­ca­de­na­dos por la irres­pon­sa­bi­li­dad de due­ños que ca­re­cen de co­no­ci­mien­tos y con­trol de sus mas­co­tas. Igual que se re­quie­ren unos mí­ni­mos teó­ri­cos y prác­ti­cos pa­ra la ca­pa­ci­ta­ción de de­ter­mi­na­das ac­ti­vi­da­des (co­mo con­du­cir un vehícu­lo mo­to­ri­za­do, por ejem­plo), que sin esa ade­cua­da for­ma­ción po­drían, en un fu­tu­ro, aca­rrear un pe­li­gro pa­ra la so­cie­dad, se de­be­ría apli­car exac­ta­men­te el mis­mo cri­te­rio en el ám­bi­to ca­nino: es más, de­be­ría ser una pre­mi­sa fun­da­men­tal. Se­ría una for­ma de ga­ran­ti­zar due­ños res­pon­sa­bles y con­cien­cia­dos, ca­pa­ces de to­mar de­ci­sio­nes mu­cho más me­di­ta­das en cuan­to a la ad­qui­si­ción de una de­ter­mi­na­da ra­za que un sim­ple “ca­len­tón” del mo­men­to, o por in­fluen­cia de mo­das pa­sa­je­ras. Es un he­cho que la nor­ma­ti­va ac­tual no ata­ja la raíz del pro­ble­ma; lo úni­co que con­si­gue es cri­mi­na­li­zar a de­ter­mi­na­das ra­zas in­me­re­ci­da­men­te, que de es­te mo­do no de­jan de ser víc­ti­mas de la ig­no­ran­cia de la es­pe­cie hu­ma­na. Ni que de­cir tie­ne que los in­de­sea­bles que usan a de­ter­mi­na­dos ejem­pla­res pa­ra un uso abe­rran­te, se­gui­rán ha­cien­do de las su­yas por mu­cha restriccion que ha­ya. Y, por to­do ello, por cul­pa de unos po­cos, se­gui­rán pa­gan­do jus­tos por pe­ca­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.