Éra­se una vez... un pe­rro vir­tual

Todo Perros - - Sumario -

Con in­de­pen­den­cia de nues­tra edad, es ra­ro que al­guno de no­so­tros no ha­ya te­ni­do con­tac­to con un or­de­na­dor o una con­so­la. De he­cho, es­toy con­ven­ci­do de que más de uno ha dis­fru­ta­do de mu­chas ho­ras de en­tre­te­ni­mien­to de­lan­te de un mo­ni­tor o un te­le­vi­sor, mien­tras em­pren­día aventuras de to­do ti­po den­tro de un vi­deo­jue­go. Ese es el prin­ci­pal mo­ti­vo que nos ha lle­va­do a in­ves­ti­gar qué pa­pel tie­nen nues­tros ami­gos los pe­rros en esa in­dus­tria, la de los vi­deo­jue­gos, so­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta que ha ha­bi­do una ex­plo­sión ex­tra­or­di­na­ria de es­ta tec­no­lo­gía en las úl­ti­mas dé­ca­das.

Es po­si­ble que, mien­tras lees es­te ar­tícu­lo, pien­ses que los pe­rros vir­tua­les, por mu­cho que sean pro­ta­go­nis­tas en al­gu­nos jue­gos, no tie­nen ni pun­to de com­pa­ra­ción con los reales, pe­ro yo no lo cree­ría tan fá­cil­men­te. Los es­tu­dios orien­ta­dos al desa­rro­llo de es­tos per­so­na­jes fic­ti­cios han al­can­za­do tal fi­nu­ra en su pro­gra­ma­ción, que asus­ta la fi­de­li­dad con la que imi­tan a un pe­rro de car­ne y hue­so. Aho­ra ha­bla­re­mos de unos cuan­tos ejem­plos, pe­ro no sin an­tes re­cor­dar esa fa­mo­sa pre­gun­ta que ha da­do es­ca­lo­fríos a más de un pa­dre. Os sue­na la fra­se: “Ma­má, pa­pá, ¿po­de­mos adop­tar un ca­cho­rri­to?”.

Los Nin­ten­dogs

Si te has sen­ti­do o te sien­tes iden­ti­fi­ca­do, en­ten­de­rás por qué he que­ri­do re­cor­dar la cues­tión. To­do pro­ce­de de la mar­ca Nin­ten­do, que en el año 2005 tu­vo la acer­ta­da idea de crear unas mas­co­tas vir­tua­les pa­ra ni­ños -y no tan ni­ños- lla­ma­das “Nin­ten­dogs”. En es­te “jue­go” te­nías que criar a un cachorro de pe­rro des­de sus pri­me­ros me­ses de vi­da y, por ló­gi­ca, de tu ha­bi­li­dad pa­ra cui­dar­lo y edu­car­lo se des­pren­día cuán­to tiem­po iba a vi­vir ese ani­mal vir­tual. Era tal el pa­re­ci­do con la reali­dad que po­días aca­ri­ciar, pa­sear e in­clu­so ba­ñar al cachorro; to­do ello gra­cias a la pan­ta­lla tác­til de la Nin­ten­do DS, pri­mer so­por­te que con­tó con es­te tí­tu­lo. Aun­que la co­sa no que­da­ba ahí, ya que tam­bién po­días ha­blar con tu mas­co­ta, adies­trar­la pa­ra que apren­die­ra tru­cos, y la vuel­ta de tuer­ca fi­nal, jun­tar a más de un cachorro si dos o más pro­pie­ta­rios del jue­go es­ta­ban a me­nos de 30 m.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.