Ca­pri­chos mo­les­tos

Lle­ga la epo­ca es­ti­val, va­ca­cio­nes, fies­tas y buen tiem­po. Y con ello la ca­ra mas des­pre­cia­ble de al­gu­nos hu­ma­nos.

Todo Perros - - Sumario -

Ese ca­pri­cho de cua­tro pa­tas que fue ad­qui­ri­do pa­ra sa­ciar la ne­ce­si­dad emo­cio­nal del mo­men­to, y que pa­ra el per­so­na­je que lo ad­qui­rió tie­ne el mis­mo va­lor sen­ti­men­tal que los za­pa­tos que com­pró en las ul­ti­mas re­ba­jas, em­pie­za a re­sul­tar mo­les­to. No se pue­de apa­gar o guar­dar­lo en un ar­ma­rio. En­ton­ces, el des­pia­da­do in­di­vi­duo op­ta por des­ha­cer­se de su po­bre mas­co­ta. En mu­chos de los ca­sos, la aban­do­na­ra a su suer­te sin nin­gun ti­po de pu­dor ni sen­ti­mien­to de cul­pa. Es mu­cho más pro­ba­ble que es­tos per­so­na­jes de­rra­ma­sen lá­gri­mas cuan­do su equi­po per­dió la li­ga que en el mo­men­to en que se des­pren­die­ron de su fiel ami­go en una cu­ne­ta. De na­da le ha ser­vi­do a su com­pa­ñe­ro de cua­tro pa­tas dar to­do su ca­ri­ño, su fi­de­li­dad y su com­pa­ñía a cam­bio de cua­tro gra­nos de pien­so y unas ca­ri­cias de vez en cuan­do. ¿Có­mo se pue­den sen­tir los co­lo­res de un equi­po y no sen­tir ca­ri­ño por el fiel com­pa­ñe­ro? Es pro­ba­ble que el lo­co que ha es­cri­to es­tas li­neas sea un bi­cho ra­ro, pe­ro no lo en­tien­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.