MAL­TÉS, COR­GI Y SCH­NAU­ZER

Es­plén­di­do pe­rro de com­pa­ñía, que sa­be con­ci­liar su as­pec­to ele­gan­te y aris­to­crá­ti­co con un ca­rác­ter su­ma­men­te agra­da­ble.

Todo Perros - - Sumario -

Los ojos y la tru­fa son tan os­cu­ros que des­ta­can so­bre el lar­guí­si­mo y se­do­so man­to blan­co. El pa­so ele­gan­te y el as­pec­to aris­to­crá­ti­co son la tar­je­ta de pre­sen­ta­ción del Mal­tes. Un pe­rro de com­pa­ñía pre­cio­so que, a pe­sar de que el nom­bre pue­da re­cor­dar a la is­la de Mal­ta, es en reali­dad un des­cen­dien­te di­rec­to de los pe­rros pe­que­ños que vi­vie­ron en mu­chos de los puer­tos del Me­di­te­rrá­neo. Le­jos de ser pe­rros de sa­lón, eran apre­cia­dos por su ha­bi­li­dad li­brán­do­se de ra­to­nes y otros ani­ma­les no­ci­vos de los al­ma­ce­nes por­tua­rios y de las bo­de­gas de los bu­ques. En cuan­to al nom­bre, de­ri­va de Me­li­ta, que no só­lo es el an­ti­guo nom­bre de Mal­ta, sino tam­bién una is­la de Dal­ma­cia, así co­mo un

cen­tros cen­tro si­tua­do cer­ca de Me­si­na. El Mal­tés es

apre­cia­do en to­das par­tes y, en nues­tro país, los más de dos mil ejem­pla­res ins­cri­tos anual­men­te con­fir­man que es una de las ra­zas de com­pa­ñía fa­vo­ri­tas, de­trás de Chihuahua y Yorks­hi­re.

MAN­TE­NER­LO BE­LLO Y SANO

El es­plén­di­do man­to que ad­mi­ra­mos en el Mal­tés ne­ce­si­ta cui­da­dos con­ti­nuos pa­ra man­te­ner­lo en óp­ti­mas con­di­cio­nes, por lo que es bueno acos­tum­brar al pe­rro des­de pe­que­ño al aseo. Los ba­ños no de­ben ser de­ma­sia­do fre­cuen­tes pa­ra no al­te­rar la na­tu­ra­le­za del pe­lo, y se de­ben usar cham­pús es­pe­cí­fi­cos pa­ra man­tos blan­cos, com­bi­na­dos siem­pre con un bál- sa­mo. Lo que sí de­be ser con­ti­nuo es el ce­pi­lla­do, que de­be rea­li­zar­se con un ce­pi­llo de pun­tas re­don­dea­das, una carda pa­ra eli­mi­nar el ex­ce­so de pe­lo y un pei­ne de dien­tes an­chos pa­ra des­en­re­dar los nu­dos. Des­pués del ba­ño es re­co­men­da­ble lim­piar las ore­jas con un bas­ton­ci­llo de al­go­dón hu­me­de­ci­do en agua bo­ri­ca­da, pa­ra eli­mi­nar la su­cie­dad del in­te­rior y pa­ra lim­piar el ex­te­rior del pa­be­llón (se­car con un po­co de tal­co). Los ojos del Mal­tés tie­nen una la­gri­ma­ción con­si­de­ra­ble y, por ello, se de­ben lim­piar una vez al día con agua bo­ri­ca­da, lim­pian­do in­clu­so la zo­na in­fe­rior del bi­go­te, que ha­bi­tual­men­te tam­bién se man­cha.

CA­BE­ZA: bas­tan­te gran­de, un po­co más lar­ga que el ho­ci­co, con stop mar­ca­do, tru­fa vo­lu­mi­no­sa y ne­gra, ho­ci­co lar­go (igual a 4/11 de la lon­gi­tud de la ca­be­za), caña na­sal rec­ti­lí­nea, bor­des de los la­bios ne­gros, den­ta­du­ra com­ple­ta con mor­di­da en...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.