Re­si­den­cias ca­ni­nas

Aun­que las ins­ta­la­cio­nes tu­rís­ti­cas son ca­da vez más pet friendly, to­da­vía hay mu­chos pro­pie­ta­rios que op­tan por lle­var a su ami­go a una re­si­den­cia ca­ni­na.

Todo Perros - - Sumario -

Si bien es cierto que hoy en día es más fá­cil pa­ra el due­ño de un pe­rro com­par­tir con él las va­ca­cio­nes, tam­bién es cierto que hay si­tua­cio­nes (via­jar a lu­ga­res exó­ti­cos, de­ma­sia­do tiem­po de vue­lo u otro ti­po) que ha­cen pre­fe­ri­ble de­jar­lo unos días en una re­si­den­cia ca­ni­na. Mu­chos pien­san que es­to pue­de ser un even­to trau­má­ti­co pa­ra el pe­rro, pe­ro no es así ne­ce­sa­ria­men­te. Si no es nue­vo en es­te ti­po de ex­pe­rien­cia y no su­fre de an­sie­dad por se­pa­ra­ción, una es­tan­cia del ani­mal en la re­si­den­cia pue­de ser muy po­si­ti­va. Y so­bre to­do si, co­mo sue­le su­ce­der, los hués­pe­des sa­len re­gu­lar­men­te afue­ra y tie­nen la opor­tu­ni­dad de so­cia­li­zar y ju­gar con otros ejem­pla­res de su pro­pia es­pe­cie. Ob­via­men­te, no se pue­de ele­gir una re­si­den­cia al azar y lle­var al pe­rro en el úl­ti­mo mo­men­to; to­do de­be es­tár or­ga­ni­za­do y pre­pa­ra­do con de­ta­lle, to­man­do las de­bi­das pre­cau­cio­nes pa­ra que sus días de va­ca­cio­nes pue­dan ser­lo tam­bién pa­ra él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.