Pe­lu­que­ro ca­nino

Todo Perros - - Sumario -

Nues­tros pe­rros son com­pa­ñe­ros, ami­gos, con­fi­den­tes, miem­bros de la fa­mi­lia y… mo­ti­vo de or­gu­llo. No hay na­da de ma­lo, de he­cho, en es­tar or­gu­llo­sos de la be­lle­za de nues­tro pe­rro, ya sea pa­ra mos­trar­lo a nues­tros ami­gos y ve­ci­nos o pa­ra par­ti­ci­par en ex­po­si­cio­nes ca­ni­nas. PA­RA PA­RE­CER EL ME­JOR Y EX­PRI­MIR AL MÁ­XI­MO LAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DE LA RA­ZA, NUES­TRO AMI­GO NE­CE­SI­TA UN VA­LIO­SO ALIA­DO: EL PE­LU­QUE­RO CA­NINO. Es­ta pro­fe­sión, sin em­bar­go, en nues­tro país no es­tá bien re­gu­la­da y, al igual que en la elec­ción pa­ra no­so­tros mis­mos de un cen­tro es­té­ti­co o una pe­lu­que­ría, de­be­mos te­ner cui­da­do pa­ra no ter­mi­nar en las ma­nos equi­vo­ca­das.

El es­ti­lis­ta

Hu­bo un tiem­po en que la pro­fe­sión de pe­lu­que­ro ca­nino era con­si­de­ra­da con des­pre­cio. Só­lo hay que re­cor­dar los dis­tin­tos apo­dos, co­mo “es­qui­la­dor de pe­rros o pe­la­pe­rros”. Pe­ro hoy en día se con­si­de­ra a los pe­lu­que­ros ca­ni­nos co­mo es­ti­lis­tas de pe­rros y ga­tos. De he­cho, pa­ra rea­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad del mo­do co­rrec­to se de­be ser una per­so­na con ta­len­to, co­no­ci­mien­to y pro­fe­sio­na­li­dad, ade­más de buen es­ti­lis­ta. No es su­fi­cien­te sen­tir amor y res­pe­to por los ani­ma­les: se ne­ce­si­ta un sen­ti­do de la es­té­ti­ca, ha­bi­li­dad ma­nual, fuer­za, re­sis­ten­cia y pa­cien­cia. Por su­pues­to, es in­dis­pen­sa­ble co­no­cer las ra­zas ca­ni­nas y los stan­dards, psi­co­lo­gía ca­ni­na y tam­bién las prác­ti­cas sa­ni­ta­rias pa­ra el bie­nes­tar del ani­mal y pa­ra la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des de trans­mi­sión. POR LO TAN­TO, NO SE PUE­DE IM­PRO­VI­SAR.

Ele­gir bien

En Es­pa­ña no exis­te una for­ma­ción re­gla­da pa­ra con­ver­tir­se en pe­lu­que­ro ca­nino, lo que im­po­si­bi­li­ta la acre­di­ta­ción de co­no­ci­mien­tos. Ade­más, las di­fe­ren­tes ofer­tas for­ma­ti­vas que nos po­de­mos en­con­trar va­rían mu­cho unas de otras en cues­tión de con­te­ni­dos, por lo que, si uno quie­re for­mar­se de verdad, de­be­rá mi­rar con lu­pa dón­de lo ha­ce. Cual­quie­ra pue­de abrir una pe­lu­que­ría ca­ni­na co­mo ne­go­cio, ya que los úni­cos re­qui­si­tos son bu­ro­crá­ti­cos, co­mo en cual­quier otro ne­go­cio: ha­brá que pa­gar a un ar­qui­tec­to u ofi­ci­na téc­ni­ca pa­ra que se en­car­gue de rea­li­zar el pro­yec­to de le­ga­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad, el cual de­pen­de del plan de ne­go­cio, en el que ven­drá re­fle­ja­do el plano de dis­tri­bu­ción, la ins­ta­la­ción eléc­tri­ca y el ca­blea­do ( fir­ma­do por un elec­tri­cis­ta), la dis­tri­bu­ción y acon­di­cio­na­mien­to de los ac­ce­sos ( puer­tas y ven­ta­nas). Una vez he­cho es­to, hay que pre­sen­tar­lo en el ayun­ta­mien­to co­rres­pon­dien­te jun­to la so­li­ci­tud de la li­cen­cia de aper­tu­ra. Lue­go los pe­ri­tos re­vi­sa­rán que el lo­cal reúne to­das las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra desa­rro­llar el ne­go­cio y, si se aprueban, ha­brá que pa­gar las ta­sas ne­ce­sa­rias pa­ra que nos con­ce­dan la li­cen­cia me­dioam­bien­tal. Ob­via­men­te, ha­brá que rea­li­zar los trá­mi­tes en Ha­cien­da pa­ra dar de al­ta la ac­ti­vi­dad. Ten­dre­mos que dar­nos de al­ta co­mo au­tó­no­mos, en el epí­gra­fe 979,4, que es el de adies­tra­dor ca­nino y otras ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con los pe­que­ños ani­ma­les ( en él se in­clu­ye la ac­ti­vi­dad de pe­lu­que­ría ca­ni­na). Si, ade­más, se que­re­mos abrir una tien­da en el mis­mo ne­go­cio, ten­dre­mos que dar­nos de al­ta tam­bién en otro epí­gra­fe dis­tin­to, el 659,7.

Un buen pe­lu­que­ro de­be sa­ber có­mo pro­te­ger la sa­lud y el bie­nes­tar de nues­tro pe­rro, así co­mo real­zar su be­lle­za se­gún lo que mar­can las nor­mas so­bre el man­to en

el stan­dard de la ra­za

com­pe­ti­cio­nes y con­cur­sos, Pa­ra par­ti­ci­par en o sim­ple­men­te me­jo­rar pa­ra la be­lle­za de nues­tro pe­rro, ne­ce­si­ta­mos un buen pe­lu­que­ro, pro­fe­sio­nal cua­li­fi­ca­do pe­ro en­con­trar un no siem­pre es fá­cil.

UN CEN­TRO de peluquería ca­ni­na pue­de ser agra­da­ble, ele­gan­te y, so­bre to­do, pro­fe­sio­nal, co­mo un cen­tro de be­lle­za pa­ra se­res hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.