Po­ten­cia­ción del ca­cho­rro

El l en­tre­na­mien­to de­fen­si­vo del ca­cho­rro en sus pe­rio­dos sen­si­bles re­sul­ta­rá l de­ter­mi­nan­te de­ter­mi­nan­ted pa­ra las fu­tu­ras con­duc­tas de nues­tros ejem­pla­res.

Todo Perros - - Sumario -

En las pri­me­ras fa­ses del en­tre­na­mien­to, el ca­cho­rro de­be­rá aso­ciar al fi­gu­ran­te co­mo un com­pa­ñe­ro, con el cual in­ter­ac­túa en el jue­go de ti­ra y aflo­ja y que le pro­du­ce es­ta­dos emo­cio­na­les muy po­si­ti­vos. Nun­ca de­be­rá ver en él a un agre­sor real que ha­ga pe­li­grar su in­te­gri­dad fí­si­ca, por­que esas ac­cio­nes aca­rrea­rían una gran ines­ta­bi­li­dad emo­cio­nal en el pe­rro. En el en­cau­za­mien­to de­fen­si­vo pa­ra nues­tros ca­cho­rros de­be­re­mos prio­ri­zar dos im­por­tan­tes fac­to­res: por un la­do, el fac­tor com­ba­ti­vo, que irá en­cau­za­do en la ca­za- pre­sa, siem­pre a mo­do de jue­go, con un ma­te­rial de en­tre­na­mien­to adap­ta­do a sus po­si­bi­li­da­des fí­si­cas ( tra­pos, man­gui­tas blan­das, per­ne­ras, etc.). De­be­rá tra­tar­se de en­tre­na­mien­tos cor­tos y muy lú­di­cos, en­cau­za­dos por pro­fe­sio­na­les del sec­tor que go­zen de una gran sen­si­bi­li­dad pa­ra es­tos me­nes­te­res, al­go que re­sul­ta­rá fun­da­men­tal. En es­tas fa­ses, el sis­te­ma ner­vio­so del ca­cho­rro es muy re­cep­ti­vo, tan­to a las bue­nas co­mo a las ma­las ex­pe­rien­cias. Por ello, de­be­re­mos te­ner su­mo cui­da­do en la in­ter­ac­ción con los ca­cho­rros, ya que una ma­la ex­pe­rien­cia en es­te pe­rio­do po­dría li­mi­tar sus po­ten­cia­li­da­des du­ran­te el res­to de su vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.