Pe­rros y per­so­nas

En mu­chas oca­sio­nes es ne­ce­sa­ro adies­trar más al due­ño que edu­car al pe­rro, pa­ra que no co­me­ta erro­res que des­pués se­rá com­pli­ca­do co­rre­gir.

Todo Perros - - Sumario -

En el com­ple­jo mun­do de la edu­ca­cion ca­ni­na, nos en­con­tra­mos ha­bi­tual­men­te con si­tua­cio­nes en las cua­les la di­fi­cul­tad no ra­di­ca en edu­car a las di­fe­ren­tes mas­co­tas, sino en en­se­ñar a los due­ños el ma­ne­jo y las pau­tas que de­ben se­guir pa­ra una bue­na con­vi­ven­cia con los ani­ma­les. Re­sul­ta, en mu­chos ca­sos, una ta­rea com­pli­ca­da, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo bá­si­co que los due­ños asu­man y aca­ten los con­se­jos da­dos por el edu­ca­dor. Es­tas si­tua­cio­nes nos lle­van, en mu­chas oca­sio­nes, a te­ner que adap­tar la me­to­do­lo­gía a las ac­ti­tu­des y po­si­bi­li­da­des del due­ño, más que del pe­rro, y a la re­la­ción que tie­ne con el ani­mal. Los fa­llos más ha­bi­tua­les sue­len ser prác­ti­ca­men­te igua­les por par­te de ca­si to­dos los pro­pie­ta­rios, que tien­den de una ma­ne­ra na­tu­ral a la so­bre­pro­tec­ción del pe­rro, hu­ma­ni­zan sus con­duc­tas ( con to­do lo que es­to con­lle­va) y no es­ta­ble­cen bien los lí­mi­tes ne­ce­sa­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.