Afian­zar el ma­ne­jo del pe­rro

Todo Perros - - Educación -

Lo pri­me­ro que ha­re­mos se­rá ha­cer en­ten­der al due­ño que el pe­rro ac­túa con unos pa­tro­nes com­por­ta­men­ta­les acor­des con la es­pe­cie ca­ni­na a la que per­te­ne­ce, y que las con­duc­tas in­de­sea­das es­tán con­di­cio­na­das por di­fe­ren­tes fac­to­res: pri­me­ro, por su pro­pia ba­se tem­pe­ra­men­tal, y lue­go por las ex­pe­rien­cias que ha te­ni­do en la vi­da. En las pri­me­ras fa­ses del en­tre­na­mien­to, ten­dre­mos que do­tar al pro­pie­ta­rio de una se­rie de pau­tas que re­fuer­cen un buen víncu­lo con el ani­mal y po­ten­cien su li­de­raz­go. A la par a es­to, en­ca­mi­na­re­mos al pe­rro en la obe­dien­cia, es­ta­ble­cien­do lí­mi­tes cla­ros. Y en­se­ña­re­mos al due­ño que las con­duc­tas del ani­mal, en fun­ción de su na­tu­ra­le­za, ten­drán con­se­cuen­cias po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas. De­be­rán ser tra­ba­jos de una exi­gen­cia pro­gre­si­va, po­co a po­co, que nos ayu­da­rán a afian­zar la se­gu­ri­dad por par­te de los pro­pie­ta­rios en el ma­ne­jo y con­trol del pe­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.