OBE­DE­CER AL EDU­CA­DOR

Todo Perros - - Educación - Iña­ki Mar­ki­nez

Si el due­ño ha­ce ca­so omi­so a las pau­tas es­ti­pu­la­das por par­te del edu­ca­dor, las es­pec­ta­ti­vas en la edu­ca­ción del pe­rro se ve­rán en­tor­pe­ci­das y trun­ca­das. Por ello, el edu­ca­dor ca­nino de­be­rá ser una per­so­na con un fuer­te po­der de con­vic­ción, que de­be­rá ser ca­paz de trans­mi­tir, en to­do mo­men­to, se­re­ni­dad, sabiduria y fir­me­za, avi­san­do de an­te­mano a los clien­tes de que la ta­rea a desa­rro­llar es un com­pro­mi­so por am­bas par­tes, pues­to que si ellos no cum­plen con su par­te de res­pon­sa­bi­li­dad, nun­ca con­se­gui­re­mos los ob­je­ti­vos mar­ca­dos. A ve­ces re­sul­ta frus­tran­te ver que de­ter­mi­na­dos clien­tes ha­cen ca­so omi­so a las pau­tas del edu­ca­dor, no con­si­guien­do así evo­lu­cio­nar con su mas­co­ta. Pe­ro si do­ta­mos a los due­ños de la in­for­ma­ción ne­ce­sa­ria y les ex­pli­ca­mos las pre­mi­sas de mo­do que ellos las pue- dan en­ten­der y apli­car, cuan­do vean los gran­des avan­ces que se con­si­guen con unos pe­que­ños cam­bios de ac­ti­tud, su vo­lun­tad y com­pro­mi­so au­men­ta­rán de una ma­ne­ra con­si­de­ra­ble. Los pro­pie­ta­rios no de­be­rán li­mi­tar nun­ca su exi­gen­cia y ac­ti­tu­des úni­ca­men­te a las cla­ses de en­tre­na­mien­to. Ten­drán que ser con­sis­ten­tes y fir­mes a lo lar­go de to­da su vi­da. Es­tá cla­ro que no les val­drá de na­da ser me­tó­di­cos y exi­gen­tes en los cam­pos de en­tre­na­mien­to, si lue­go se exi­men de to­da res­pon­sa­bi­li­dad en su día a día. Es­ta ac­ti­tud es la que de­ter­mi­na­rá ver­da­de­ra­men­te que la edu­ca­ción re­sul­te efec­ti­va, den­tro y fue­ra de los cam­pos de en­tre­na­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.