VÍC­TI­MAS DE PER­SO­NAS SIN ES­CRÚ­PU­LOS

Todo Perros - - Actualidad - Iña­ki Mar­ki­nez

Los pe­rros aban­do­na­dos, es­tas po­bres víc­ti­mas inocen­tes, aca­ba­rán sus días, con mu­cha suer­te, en una ca­sa de aco­gi­da, y eso só­lo si tie­nen la for­tu­na de so­bre­vi­vir al in­fierno del aban­dono. Mu­chos otros aca­ba­rán muer­tos en una cu­ne­ta o eu­ta­na­sia­dos en una pe­rre­ra mu­ni­ci­pal, víc­ti­mas de un tem­pe­ra­men­to hu­mano in­com­pa­ti­ble con el cal­va­rio que es­tén pa­san­do. Re­sul­ta cho­can­te que per­so­nas que son ca­pa­ces de com­par­tir su vi­da du­ran­te un de­ter­mi­na­do pe­rio­do de tiem­po con su mas­co­ta, sean ca­pa­ces de dor­mir tran­qui­las una vez la han aban­do­na­do a su suer­te. La ad­qui­si­ción de una mas­co­ta de­be­rá ser siem­pre un ejer­ci­cio de com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad. No nos de­be­mos de­jar nun­ca lle­var por mo­das o ca­len­to­nes del mo­men­to. No de­be ser un ca­pri­cho y nun­ca de­be­mos ol­vi­dar que los ani­ma­les son se­res vi­vos, con sen­ti­mien­tos, y que de­pen­de­rán de no­so­tros has­ta los ul­ti­mos días de sus vi­das. Es real­men­te du­ro pa­ra los que ama­mos in­con­di­cio­nal­men­te a nues­tros com­pa­ñe­ros más fie­les vi­vir es­tas in­jus­ti­cias. El pas­tor ale­man de la fo­to de la pá­gi­na an­te­rior es la ul­ti­ma vic­ti­ma. Fue ata­do a la puer­ta del club Txa­pel­dun el 7 de ju­lio pa­sa­do. Qui­zás, pa­ra al­gu­nos, los san­fer­mi­nes eran más im­por­tan­tes que su mas­co­ta... Es­tas son si­tua­cio­nes mu­cho mas ha­bi­tua­les de lo que nos po­da­mos ima­gi­nar. Por des­gra­cia, las con­se­cuen­cias le­ga­les pa­ra los in­de­sea­bles que aban­do­nan o mal­tra­tan a un ani­mal re­sul­tan me­ra­men­te anec­dó­ti­cas. To­do se re­du­ce a una mul­ta irri­so­ria, to­tal­men­te ri­dí­cu­la en pro­por­ción a la gra­ve­dad del he­cho. Es­tas in­jus­ti­cias no se­rán erra­di­ca­das has­ta que con­si­ga­mos una con­cien­cia­ción ciu­da­da­na, con un com­pro­mi­so acor­de a la gra­ve­dad del asun­to y, por su­pues­to, unas le­yes mu­cho más exi­gen­tes. Por des­gra­cia, nues­tros re­pre­sen­tan­tes po­lí­ti­cos ha­cen y desaha­cen a su an­to­jo, y nos de­mues­tran día a día que la ver­da­de­ra jus­ti­cia es una me­ra uto­pía. Mal­di­ta na­tu­ra­le­za que do­tó al ser hu­mano de una in­te­li­gen­cia tan com­ple­ja, por­que si al­go ten­go cla­ro es que nues­tros pe­rros nun­ca nos aban­do­na­rían. Pe­ro allá ca­da cual con su con­cien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.