LAS RA­ZAS DE CA­ZA­DO­RES NA­TOS

Tres ra­zas na­ci­das pa­ra la ca­za, pe­ro tam­bién ca­pa­ci­ta­das pa­ra dar lo me­jor de sí mis­mas ami­gos de la fa­mi­lia com­pa­ñe­ros de de­por­te, co­mo y gra­cias a una in­te­li­gen­cia víncu­lo con el due­ño y un muy desa­rro­lla­dos

Todo Perros - - Sumario -

LOS PE­RROS DE MUES­TRA TIE­NEN ORI­GE­NES MUY AN­TI­GUOS Y EU­RO­PEOS, Y YA HA­BLA­BAN DE ELLOS LOS ES­CRI­TO­RES RO­MA­NOS PLI­NIO EL VIE­JO Y SA­LUS­TIO. El Wei­ma­ra­ner, el Kurz­haar y el Set­ter Ir­lan­dés, sin em­bar­go, tie­nen una his­to­ria más re­cien­te, por­que se for­man en­tre el si­glo XVI y el XIX en Eu­ro­pa con­ti­nen­tal y en las Is­las Bri­tá­ni­cas. La se­lec­ción del Wei­ma­ra­ner y del Bra­co Ale­mán de Pe­lo Cor­to ( Kurz­haar) pa­re­ce que se ini­ció en el si­glo XVII en Ale­ma­nia, cru­zan­do va­rios bra­cos de la épo­ca y sa­bue­sos, mien­tras que el Set­ter Ir­lan­dés es­tá fe­cha­do en la se­gun­da mi­tad del si­glo XIX, y se uti­li­za­ba prin­ci­pal­men­te co­mo pe­rro de mues­tra in­glés e ir­lan­dés. En la ca­za, el com­por­ta­mien­to de los dos pe­rros de mues­tra ale­ma­nes es di­fe­ren­te al del Set­ter Ir­lan­dés. El Wei­ma­ra­ner y el Kurz­haar no se li­mi­tan a in­di­car al ca­za­dor (“mar­car”) la pre­sa, sino que si­guen el ras­tro del ani­mal he­ri­do, rea­li­zan­do el tra­ba­jo de los sa­bue­sos. Son ca­pa­ces de se­guir e in­for­mar del ani­mal aba­ti­do co­mo si fue­ran un re­trie­ver. El Set­ter Ir­lan­dés es­tá bas­tan­te es­pe­cia­li­za­do en la mues­tra. Los tres pe­rros es­tán uni­dos por un mis­mo des­tino: gra­cias a su ca­rác­ter dul­ce y ca­ri­ño­so, en los úl­ti­mos años se han con­ver­ti­do en óp­ti­mos pe­rros de com­pa­ñía. Su ex­cep­cio­nal ta­len­to y su na­tu­ral pre­dis­po­si­ción a la bús­que­da han per­mi­ti­do uti­li­zar a dis­tin­tos ejem­pla­res en los equi­pos de Pro­tec­ción Ci­vil, pa­ra la bús­que­da de per­so­nas des­apa­re­ci­das. Igual­men­te los tres par­ti­ci­pan en prue­bas de Obe­dien­cia y Agi­lity con bue­nos re­sul­ta­dos. Al­gu­nos ejem­pla­res se em­plean en Pet

The­rapy por su ca­rác­ter dul­ce y su ex­ce­len­te dis­po­si­ción ha­cia los más dé­bi­les.

Wei­ma­ra­ner Ade­más de ser un ex­ce­len­te y ver­sá­til au­xi­liar en la ca­za, el Wei­ma­ra­ner ha de­mos­tra­do ser un buen pe­rro de de­fen­sa y, en al­gu­nos paí­ses co­mo Bra­sil, se uti­li­za en la policía co­mo pe­rro de de­fen­sa y pa­ra la bús­que­da de dro­ga y ex­plo­si­vos, gra­cias a su desa­rro­lla­do sen­ti­do del ol­fa­to. La ra­za pro­por­cio­na bue­nos re­sul­ta­dos en las prue­bas de Obe­dien­cia y Agi­lity, y par­ti­ci­pa en las ope­ra­cio­nes de res­ca­te de Pro­tec­ción Ci­vil. EL CA­RÁC­TER DEL WEI­MA­RA­NER ES IN­DE­PEN­DIEN­TE, RE­SER­VA­DO Y OR­GU-

LLO­SO, PE­RO TAM­BIÉN MUY DÓ­CIL, lo que no per­mi­te su adies­tra­mien­to pa­ra la ca­za y otras ac­ti­vi­da­des has­ta los seis

me­ses de edad. Es­te ele­gan­te com­pa­ñe­ro NE­CE­SI­TA ES­TAR EN CON­TAC­TO CON LA FA­MI­LIA, lo cual fa­ci­li­ta que vi­va fe­liz en un pi­so, ya que, a pe­sar de sus gran­des di­men­sio­nes, ocu­pa po­co es­pa­cio y mo­les­ta po­co. Con los miem­bros de la fa­mi­lia es ca­ri­ño­so y na­da in­tru­si­vo, un pa­cien­te com­pa­ñe­ro de jue­gos pa­ra los ni­ños y un efi­caz de­fen­sor, aun­que con los ex­tra­ños inofen­si­vos só­lo es re­ser­va­do.

Con los in­tru­sos pue­de ser muy de­ci­di­do y va­lien­te, y de­fen­de­rá la pro­pie­dad y a las per­so­nas de la ca­sa in­clu­so con su vi­da. En 1882, el Wei­ma­ra­ner era ya una ra­za muy co­no­ci­da y asen­ta­da, que gra­cias a su ver­sa­ti­li­dad era em­pla­do por los ca­za­do­res pro­fe­sio­na­les y los guar­das fo­res­ta­les, que lo lla­ma­ban “Pe­rro de los Bos­ques”. El re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de la ra­za no fue fá­cil de ob­te­ner, pe­ro fi­nal­men­te, en 1897, na­ció el Club Ale­mán. Exis­te una va­rie­dad muy ra­ra de Wei­ma­ra­ner de pe­lo lar­go (que se ob­tu­vo del cru­ce con pe­rros de mues­tra con es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca), que fue acep­ta­da ofi­cial­men­te por el Club Ale­mán en 1935.

La re­la­ción con el pro­pie­ta­rio

LOS WEI­MA­RA­NER ES­TÁN MUY LI­GA­DOS AL DUE­ÑO Y A LAS PER­SO­NAS DE LA FA­MI­LIA, tan­to que, si des­de el prin­ci­pio no duer­men con otros pe­rros de ca­za y lo ha­cen en ca­sa con las per­so­nas, se con­vier­ten en los pro­tec­to­res de es­tas. Los po­de­mos lle­var siem­pre con no­so­tros, ya que no da­rán nin­gún pro­ble­ma, tan­to si via­ja­mos en co­che co­mo en trans­por­te pú­bli­co (lle­van­do, por su­pues­to, el bo­zal). Por otra par­te, su pe­cu­liar e in­ne­ga­ble be­lle­za en las for­mas y su man­to de co­lor úni­co, ha­cen que nun­ca pa­sen des­aper­ci­bi­dos. La edu­ca­ción no es na­da pro­ble­má­ti­ca: el amor, la com­pren­sión y la cohe­ren­cia son las cla­ves pa­ra un buen adies­tra­mien­to.

SUS EXI­GEN­CIAS

EL WEI­MA­RA­NER ES UN PE­RRO BÁ­SI­CA­MEN­TE SANO Y MUY RE­SIS­TEN­TE AN­TE LAS EN­FER­ME­DA­DES, sin em­bar­go de­be­mos pres­tar aten­ción a al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des. En pri­mer lu­gar, a la piel y a los pies: hay que com­pro­bar con fre­cuen­cia (es­pe­cial­men­te cuan­do el cli­ma es cá­li­do, y aún más cuan­do es hú­me­do y cá­li­do), que no pre­sen­tan erup­cio­nes cu­tá­neas, he­ri­das o pi­ca­du­ras de in­sec­tos que, con el tiem­po, po­drían cau­sar pro­ble­mas. Las ore­jas se de­ben re­vi­sar con fre­cuen­cia pa­ra evi­tar irri­ta­cio­nes. La ra­za es na­tu­ral­men­te fru­gal, pe­ro ne­ce­si­ta­rá en­con­trar el ade­cua­do equi­li­brio en­tre la ali­men­ta­ción y el mo­vi­mien­to pa­ra no en­gor­dar. A es­te res­pec­to, no hay que ol­vi­dar que el Wei­ma­ra­ner na­ció pa­ra lle­var una vi­da de ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­ten­sa y pro­lon­ga­da, de mo­do que, IN­CLU­SO SI VI­VE EN UN PI­SO, DE­BE­RÁ MO­VER­SE MU­CHO.

Kurz­haar

EL PRI­MER EJEM­PLAR DE LA RA­ZA SE RE­GIS­TRÓ OFI­CIAL­MEN­TE EN ALE­MA­NIA EN 1872. SUS ORI­GE­NES NO SON MUY AN­TI­GUOS, YA QUE SE RE­MON­TAN A PRIN­CI­PIOS DE SI­GLO. Las teo­rías so­bre la for­ma­ción de es­te pe­rro son di­ver­sas, pe­ro la más fia­ble si­gue sien­do la de que afir­ma que des­cien­de de los Bra­cos Es­pa­ño­les, cru­za­dos ha­cia la mi­tad del si­glo XVII con pe­rros de ca­za exis­ten­tes en Ale­ma­nia. En 1870 se re­dac­tó el pri­mer bo­rra­dor del stan­dard, nue­ve años des­pués la ver­sión de­fi­ni­ti­va y, en 1891, se fun­dó el pri­mer Club. Des­de 1895 se or­ga­ni­za­ron re­gu­la­res prue­bas de tra­ba­jo pa­ra el Bra­co Ale­mán, con­tri­bu­yen­do mu­cho a su per­fec­cio­na­mien­to y di­fu­sión. En 1938 se ela­bo­ró un stan­dard com­ple­to y ex­haus­ti­vo de la ra­za.

El ca­rác­ter

An­tes de ha­blar de las ac­ti­tu­des pa­ra la ca­za, hay que men­cio­nar que EL BRA­CO ALE­MÁN, GRA­CIAS TAN­TO A SU BE­LLO AS­PEC­TO CO­MO A SU CA­RÁC­TER DUL­CE, GO­ZA DE UNA EX­CE­LEN­TE FA­MA CO­MO PE­RRO DE COM­PA­ÑÍA Y DE GUAR­DIA, que ne­ce­si­ta, sin em­bar­go, lar­gas ca­mi­na­tas pa­ra des­car­gar su gran ener­gía. Tam­bién se uti­li­za con éxi­to, tan­to en Ale­ma­nia co­mo en Es­ta­dos Uni­dos, co­mo pe­rro de Pro­tec­ción Ci­vil. En la ca­za se mue­ve con ra­pi­dez y rea­li­za una bús­que­da bas­tan­te am­plia. Tam­bién pue­de lle­var a ca­bo el tra­ba­jo del Spa­niel, del Re­trie­ver y del Terrier. Tra­ba­ja bien y con agra­do in­clu­so en el agua, en te­rre­nos di­fí­ci­les y con ar­bus­tos, y no du­da en ata­car y aba­tir co­mo un Terrier, no só­lo pre­sas de pe­que­ñas di­men­sio­nes, sino tam­bién zo­rros y te­jo­nes. EL CÁ­RAC­TER FUER­TE LE LLE­VA A TRA­TAR DE IM­PO­NER­SE A SU DUE­ÑO, Y POR ESO RE­QUIE­RE DE UNA BUE­NA EDU­CA­CIÓN, im­par­ti­da con mé­to­dos que no sean brus­cos, y siem­pre con afec­to pe­ro con mano fir­me y cohe­ren­cia.

Sus exi­gen­cias

EL KURZ­HAAR NE­CE­SI­TA SER EN­TRE­NA­DO CON COHE­REN­CIA Y RE­GU­LA­RI­DAD PA­RA MAN­TE­NER UNA EX­CE­LEN­TE FOR­MA FI­SI­CA, ATLÉ­TI­CA Y PO­TEN­TE. Asi­mis­mo, la die­ta de­be­rá ser ri­ca en sus­tan­cias nu­tri­ti­vas, pe­ro po­co ca­ló­ri­cas, ya que es­tos pe­rros no de­ben en­gor­dar. Los pien­sos es­pe­cí­fi­cos pa­ra es­te ti­po de ra­zas son los idea­les, en la do­si­fi­ca­ción que es­ta­blez­ca el ve­te­ri­na­rio. El Kurz­haar es muy ro­bus­to; el úni­co in­con­ve­nien­te que pue­de afec­tar a es­tos pe­rros son los mo­les­tos ec­ze­mas in­ter­di­gi­ta­les, por lo que re­sul­ta ne­ce­sa­rio con­tro­lar re­gu­lar­men­te sus pies. Las ore­jas tam­bién hay que re­vi­sar­las pe­rió­di­ca­men­te y lim­piar­las con cui­da­do, con el fin de pre­ve­nir in­fla­ma­cio­nes, es­pe­cial­men­te en los ejem­pla­res que se uti­li­cen en la ca­za.

Set­ter Ir­lan­dés

LA RA­ZA SE FOR­MÓ EN IR­LAN­DA A TRA­VÉS DE CRU­CES EN­TRE ÉPAGNEUL CON­TI­NEN­TAL Y SPA­NIEL IR­LAN­DÉS. Más tar­de fue­ron uti­li­za­dos Épagneul de agua, el Set­ter Gor­don y, tal vez, tam­bién el Poin­ter. Sir Edward La­ve­rack, que se­lec­cio­nó al Set­ter In­glés des­de 1825, ana­li­zan­do el “sit­ting dog” de la épo­ca ( tér­mino del cual de­ri­va el nom­bre “Set­ter”), di­ce que la va­rie­dad cria­da en Ir­lan­da era ba­ja por sus ex­tre­mi­da­des, po­ten­te y de tó­rax an­cho. Des­de 1860, la ra­za se con­si­de­ró se­pa­ra­da de la in­gle­sa, y tam­bién se es­ta­ble­ció en 1891 la dis­tin­ción en­tre los ejem­pla­res de man­to blan­co y ro­jo y los que son com­ple­ta­men­te ro­jos. En 1885 se re­dac­tó en Du­blín el pri­mer stan­dard que in­cluía, pre­ci­sa­men­te, ejem­pla­res de co­lor úni­ca­men­te ro­jo. Ex­ten­di­do por to­do el mun­do, el Set­ter Ir­lan­dés se cría en mu­chos paí­ses con gran pa­sión y ele­va­dos ni­ve­les de ca­li­dad.

El ca­rác­ter

El Set­ter Ir­lan­dés es un pe­rro muy in­de­pen­dien­te y bas­tan­te im­pe­tuo­so. Con su vi­va­ci­dad, ma­ni­fies­ta to­do el fue­go de su tem­pe­ra­men­to ir­lan­dés. ES DÓ­CIL Y CA­RI­ÑO­SO CON LAS PER­SO- NAS, MUY DE­LI­CA­DO CON LOS NI­ÑOS ( es­to lo ha­ce un agra­da­ble com­pa­ñe­ro pa­ra la fa­mi­lia) Y TAM­BIÉN EM­PREN­DE­DOR Y ENÉR­GI­CO. Es muy ve­loz en la ca­za, y ne­ce­si­ta un due­ño que lo con­tro­le con de­ci­sión, pe­ro sin bru­ta­li­dad, por­que de lo con­tra­rio su sen­si­bi­li­dad se pue­de ver afec­ta­da. Ne­ce­si­ta ha­cer mu­cho ejer­ci­cio en es­pa­cios abier­tos, don­de pue­da dar rien­da suel­ta a su ex­cep­cio­nal ener­gía. A pe­sar de su fuer­te y vo­li­ti­vo ca­rác­ter, es­te pe­rro ne­ce­si­ta mu­cha com­pren­sión y afec­to por par­te de su due­ño. PUE­DE VI­VIR EN UN PI­SO POR­QUE, A PE­SAR DE SU VI­VA­CI­DAD, EN LA CA­SA NO MO­LES­TA, y el pe­lo, si se ce­pi­lla re­gu­lar­men­te, no tie­ne mal

olor. Se le de­ben re­vi­sar tan­to las ore­jas co­mo los pies, por­que es­pe­cial­men­te en los ejem­pla­res que cazan, pue­den in­fla­mar­se. La ra­za es muy ro­bus­ta. El man­to só­lo ne­ce­si­ta ce­pi­lla­dos fre­cuen­tes y una re­vi­sión re­gu­lar pa­ra des­ha­cer los nu­dos que pue­dan for­mar­se en el pe­lo. El ba­ño de­be ha­cer­se úni­ca­men­te con pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra pe­rros.

El Kurz­haar no só­lo es un ex­ce­len­te y ver­sá­til pe­rro de ca­za, sino tam­bién un agra­da­ble com­pa­ñe­ro de fa­mi­lia, así co­mo un buen guar­dián.

Por el mag­ní­fi­co co­lor del man­to, y por el he­cho de que se mue­ve con pa­sos li­ge­ros y si­len­cio­sos, en Amé­ri­ca al Wei­ma­ra­ner se le lla­ma “Fan­tas­ma Gris”

La ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za, el ca­rác­ter vi­vaz y ale­gre y el gran amor por los miem­bros de la fa­mi­lia, ha­cen del Set­ter Ir­lan­dés un ex­ce­len­te com­pa­ñe­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.