Land­seer

Una ra­za aún po­co co­no­ci­da en nues­tro país, pe­ro adap­ta­da per­fec­ta­men­te in­te­li­gen­te a la vi­da fa­mi­liar y útil pa­ra el res­ca­te acuá­ti­co. Un gi­gan­te y ca­ri­ño­so en un pi­so que tam­bién vi­ve bien

Todo Perros - - Sumario -

AMI­GO DE LA FA­MI­LIA

El Land­seer es un pe­rro ca­ri­ño­so, so­cia­ble y na­da en­tro­me­ti­do, muy bueno co­mo pe­rro de com­pa­ñía y tam­bién pa­ra su uso co­mo pe­rro de res­ca­te acuá­ti­co. Ro­bus­to y sano, aguan­ta muy bien la in­tem­pe­rie y tie­ne una al­ta re­sis­ten­cia a la fa­ti­ga, lo que le per­mi­te tra­ba­jar sin pro­ble­mas. Aun­que se pue­de usar co­mo pe­rro guar­dián, no se le pue­de de­jar mu­cho tiem­po so­lo, por­que ne­ce­si­ta el con­tac­to con­ti­nuo con el pro­pie­ta­rio y la fa­mi­lia pa­ra desa­rro­llar lo me­jor de su be­llo ca­rác­ter. Es­ta ne­ce­si­dad de con­tac­to con­ti­nuo es lo que le ha­ce in­te­grar­se tan bien en la fa­mi­lia, in­clu­so si hay ni­ños, y por eso es un pe­rro ideal pa­ra vi­vir en un pi­so, a pe­sar de sus gran­des di­men­sio­nes. Tam­bién ayu­da que su man­to sea fá­cil de lim­piar ( bas­ta con un par de ce­pi­lla­dos a la se­ma­na) y el con­trol que tie­ne so­bre su cuer­po, lo que le per­mi­te mo­ver­se con fa­ci­li­dad y sin rom­per na­da, in­clu­so en es­pa­cios pe­que­ños.

CÓ­MO RE­CO­NO­CER­LO

Ca­be­za: con es­truc­tu­ra bien de­fi­ni­da y ex­pre­sión no­ble. La piel no tie­ne plie­gues y el pe­lo es cor­to y fino. El crá­neo es an­cho y vo­lu­mi­no­so, y no de­be ser com­ple­ta­men­te ne­gro, sino que de­be te­ner una fi­na lí­nea blan­ca que ba­ja has­ta el ho­ci­co.

Man­to: a ex­cep­ción de la ca­be­za, el pe­lo es lar­go, li­so y tu­pi­do, sua­ve al tac­to y en­tre­mez­cla­do con la ca­pa in­ter­na.

Den­ta­du­ra: con mor­di­da en ti­je­ra. Ojos: de ta­ma­ño me­diano, al­go hun­di­dos, de co­lor cas­ta­ño o cas­ta­ño os­cu­ro (se to­le­ra el cas­ta­ño cla­ro), con ex­pre­sión ama­ble y pár­pa­dos en for­ma al­men­dra­da.

Ore­jas: de ta­ma­ño me­diano y for­ma trian­gu­lar, son un po­co re­don­dea­das en el bor­de in­fe­rior.

Tron­co: el cuer­po es am­plio y ro­bus­to des­de la cruz a la gru­pa. La es­pal­da es fir­me y rec­ta. La gru­pa es am­plia y el vien­tre le­ve­men­te re­traí­do.

Ex­tre­mi­da­des: Las an­te­rio­res son to­tal­men­te rec­tas y bien mus­cu­la­das. To­da la ca­ra pos­te­rior de las ex­tre­mi­da­des, has­ta el me­ta­car­po, es­tá ador­na­da con fle­cos. Las pos­te­rio­res son po­ten­tes y se mue­ven con má­xi­ma li­ber­tad, tie­nen hue­sos fuertes y una mus­cu­la­tu­ra po­ten­te. Los pies son gran­des y bien for­ma­dos, “de ga­to”.

Co­la: fuer­te, su­pera li­ge­ra­men­te el cor­ve­jón y ter­mi­na con pe­lo grue­so y com­pac­to, pe­ro no en for­ma de ban­de­ra.

UNA RA­ZA EU­RO­PEA

Aun­que tie­ne an­te­pa­sa­dos en co­mún con el Te­rra­no­va, el Land

seer es una ra­za en sí mis­ma, con di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas: no só­lo el co­lor (el Land­seer es úni­ca­men­te blan­co y ne­gro, mien­tras que el Te­rra­no­va pue­de ser to­do ne­gro o ma­rrón), sino tam­bién el he­cho de que es más al­to, tie­ne la ca­be­za más alar­ga­da y li­ge­ra, los hue­sos más fuertes y los an­te­bra­zos más lar­gos. Aun­que el Te­rra­no­va es ca­na­dien­se y el Land­seer es una ra­za ale­ma­na/sui­za, se ha di­fun­di­do en gran par­te de Eu­ro­pa Cen­tral y del Nor­te. La pin­tu­ra por la que se dio nom­bre a la ra­za fue crea­da por el ar­tis­ta in­glés Sir Ed­win Land­seer en 1837 (de quien el pe­rro to­ma el nom­bre), y es pre­ce­den­te a la pri­me­ra ca­ma­da de Land­seer de pu­ra ra­za, que da­ta de 1902. La ra­za fue re­co­no­ci­da por la FCI en 1960.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.