Pas­tor de Char­pla­ni­na

Rús­ti­co, fuer­te y de­ci­di­do, gran guar­dián, es un ca­paz de crear con el due­ño un víncu­lo de afec­to pro­fun­do y sin­ce­ro

Todo Perros - - Sumario -

UN PE­RRO A LA AN­TI­GUA

Na­cío pa­ra el tra­ba­jo du­ro: pro­te­ger a los re­ba­ños en una zo­na don­de las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas son di­fí­ci­les y es­tá pla­ga­da de de­pre­da­do­res pe­li­gro­sos, co­mo son los lo­bos y los osos. El Char­pla­ni­na es un pe­rro rús­ti­co y muy ro­bus­to, acos­tum­bra­do a afron­tar ad­ver­si­da­des de to­do ti­po y a pa­sar lar­go tiem­po so­lo, in­clu­so du­ran­te días, sin la guía del pas­tor, asu­mien­do la res­pon­sa­bi­li­dad del cui­da­do del rebaño. No co­no­ce el mie­do y se com­pro­me­te con el tra­ba­jo con una de­di­ca­ción ab­so­lu­ta, lo que le per­mi­te ser un guar­dián in­fran­quea­ble y un pe­rro de de­fen­sa ca­paz de ha­cer fren­te a cual­quier ata­can­te. Gra­cias a su fuer­za, de­ter­mi­na­ción e in­sen­si­bi­li­dad a la in­tem­pe­rie, en su pa­tria ( la an­ti­gua Yu­gos­la­via) fue uti­li­za­do por el ejér­ci­to co­mo pe­rro policía y en ca­tás­tro­fes. Es im­po­nen­te y muy in­de­pen­dien­te, pe­ro tam­bién equi­li­bra­do y fiel, por lo que desa­rro­lla un fuer­te vincu­lo con el pro­pie­ta­rio y su te­rri­to­rio.

CÓ­MO RE­CO­NO­CER­LO

Ca­be­za: es­tá pro­por­cio­na­da al cuer­po. Su lon­gi­tud to­tal es apro­xi­ma­da­men­te de 25 cm., que co­rres­pon­de a cer­ca del 40 % de la al­tu­ra a la cruz. El crá­neo es li­ge­ra­men­te más lar­go que el ho­ci­co (re­la­ción 57:43 %) y tie­ne una lí­nea su­pe­rior li­ge­ra­men­te con­ve­xa. La ca­ña na­sal es rec­ta. La lí­nea de los dos per­fi­les es con­ver­gen­te.

Man­to: pe­lo cor­to en la ca­be­za, las ore­jas y la par­te ex­te­rior de las ex­tre­mi­da­des, y más lar­go en el res­to del cuer­po.

Den­ta­du­ra: com­ple­ta y con mor­di­da en ti­je­ra.

Ojos: en for­ma de al­men­dra, ni gran­des ni hun­di­dos. De co­lor cas­ta­ño os­cu­ro o cla­ro, con mi­ra­da tran­qui­la pe­ro pe­ne­tran­te, que no mues­tra mie­do. Los pár­pa­dos y las mu­co­sas vi­si­bles de­ben ser ne­gros.

Ore­jas: in­ser­ta­das a ni­vel de la pro­lon­ga­ción de una lí­nea ima­gi­na­ria que par­te de la tru­fa y pa­sa por el án­gu­lo in­terno del ojo, o li­ge­ra­men­te por de­ba­jo. Tie­nen for­ma de V y es­tán cu­bier­tas de pe­lo cor­to y den­so.

Tron­co: li­ge­ra­men­te más lar­go que la al­tu­ra a la cruz.

Ex­tre­mi­da­des: rec­tas y pa­ra­le­las. Las pos­te­rio­res son li­ge­ra­men­te más lar­gas que las an­te­rio­res.

Co­la: en for­ma de sa­ble, lar­ga, lle­gan­do por lo me­nos has­ta el cor­ve­jón, con pe­lo lar­go.

EL PRO­PIE­TA­RIO QUE NE­CE­SI­TA

Por ins­tin­to, de­ri­va­do por si­glos de tra­ba­jo co­mo guar­dián, se in­cli­na na­tu­ral­men­te a de­fen­der a su gru­po y a los más dé­bi­les. Con el due­ño y la fa­mi­lia es ca­ri­ño­so y pro­tec­tor, pe­ro no es un pe­rro que se adap­te a cual­quier pro­pie­ta­rio. Ne­ce­si­ta un due­ño con ex­pe­rien­cia y co­no­ci­mien­tos pa­ra co­mu­ni­car­se co­rrec­ta­men­te con el pe­rro, es­ta­ble­cien­do una je­rar­quía rí­gi­da y que no pue­da ser cues­tio­na­da, aun­que sin in­ne­ce­sa­rias prue­bas de fuer­za. El pro­pie­ta­rio ade­cua­do pa­ra el Char­pla­ni­na de­be com­pren­der que de su pa­sa­do de­ri­va un com­por­ta­mien­to in­de­pen­dien­te, el cual de­be ser bien ges­tio­na­do. Fuer­te, sin­ce­ro y des­pro­vis­to de in­cer­ti­dum­bres, el Char­pla­ni­na re­quie­re un due­ño con las mis­mas cua­li­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.