His­to­ria del mes

Tres his­to­rias de amor

Todo Perros - - Sumario -

OWEN Y HAATCHI

Haatchi es un ca­cho­rro de pas­tor de Ana­to­lia. Cuan­do te­nía po­cos me­ses, ha­ce un par de años, tu­vo la des­gra­cia de co­no­cer la peor ca­ra del ser hu­mano: unos ma­to­nes le apa­lea­ron y le ata­ron a los raí­les de una vía del tren. El po­bre pe­rro con­si­guió sal­var­se, pe­ro per­dió la co­la y una pa­ta. Owen How­kins es un ni­ño in­glés de Ba­sings­to­ke, una ciu­dad de Ham­ps­hi­re a unos 70 km de Lon­dres, tie­ne ocho años y pa­de­ce una en­fer­me­dad muy ra­ra, el sín­dro­me de Schartz-Jam­pel, que im­pli­ca una pe­ren­ne ri­gi­dez mus­cu­lar que le obli­ga a es­tar en una si­lla de rue­das. Owen es hi­jo úni­co, evi­ta­ba el con­tac­to con el res­to del mun­do y pre­fe­ría que­dar­se en­ce­rra­do en ca­sa. El en­cuen­tro en­tre Owen y Haatchi ha cam­bia­do la vi­da de am­bos. Gra­cias a ese enor­me pe­rra­zo, Owen ha sa­li­do com­ple­ta­men­te de su ais­la­mien­to y siem­pre quie­re ir por ahí pa­ra pre­sen­tar a to­do el mun­do a ese ex­tra­or­di­na­rio ami­go que le ha he­cho la vi­da mu­cho más her­mo­sa. Pe­ro tam­bién Haatchi ha en­con­tra­do un com­pa­ñe­ro que lo quie­re por lo que es, y así los dos pa­san la ma­yor par­te del día jun­tos, uni­dos por un víncu­lo ver­da­de­ra­men­te es­pe­cial.

DY­LAN Y FRANK Un ca­cho­rro de hombre, Dy­lan, y un ca­cho­rro de pe­rro, Frank, son los pro­ta­go­nis­tas de una his­to­ria que ha con­mo­vi­do al mun­do en­te­ro. Les une no só­lo la ju­ven­tud, sino tam­bién una en­fer­me­dad, la hi­dro­ce­fa­lia, cau­sa­da por la acu­mu­la­ción ex­ce­si­va de lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo. El en­cuen­tro en­tre los dos fue del to­do ca­sual. El pe­que­ño Dy­lan ha­bía si­do hos­pi­ta­li­za­do en Rich­mond, Vir­gi­nia ( EEUU). Allí tra­ba­ja­ba Stacy, que ha­cía tiem­po ha­bía adop­ta­do y sal­va­do de la eu­ta­na­sia a Frank, un pe­rri­to que re­cuer­da un po­co a un Chihuahua y un po­co a un Dachs­hund, que su­fre de hi­dro­ce­fa­lia. Cuan­do la fa­mi­lia de Dy­lan lo su­po, pi­dió po­der en­se­ñár­se­lo a su hi­jo, y el en­cuen­tro en­tre los dos fue muy tierno. Aho­ra Frank con­si­gue ha­cer son­reír a Dy­lan, y en­tre los dos ha na­ci­do una be­llí­si­ma amis­tad. Pe­ro no ter­mi­na aquí la co­sa: vis­ta la ap­ti­tud na­tu­ral de Frank, y des­pués de un ade­cua­do adies­tra­mien­to, se ha con­ver­ti­do en un pe­rro de Pe­tThe­rapy, des­ti­na­do a asis­tir y ayu­dar a ni­ños afec­ta­dos por su mis­ma en­fer­me­dad.

FRAN­CES­CA, FRAN­CO Y LIGHT Es­ta otra be­llí­si­ma his­to­ria tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­tas a un pe­rro y a dos ni­ños. Fran­co es un alumno de la es­cue­la me­dia de Ca­ri­ni (Ita­lia), en la que siem­pre es­ta­ba ner­vio­so e in­quie­to. El di­rec­tor de­ci­dió apo­yar un pro­yec­to di­dác­ti­co que pre­veía el adies­tra­mien­to de un pe­rro, ayu­da­do por su pro­pie­ta­ria y con­duc­to­ra. El ex­pe­ri­men­to fue un éxi­to: en ma­nos de Fran­co, un be­llí­si­mo Gol­den Re­trie­ver lla­ma­do Light apren­dió dis­ci­pli­na, y, a la vez, su jo­ven adies­tra­dor se be­ne­fi­ció de la ex­pe­rien­cia, vol­vién­do­se ca­da vez más tran­qui­lo y se­reno. El fi­nal fe­liz tie­ne ade­más un se­gun­do ca­pí­tu­lo: Light, que des­de en­ton­ces ha apren­di­do a obe­de­cer di­fe­ren­tes co­man­dos (co­mo en­cen­der y apa­gar la luz) in­dis­pen­sa­bles pa­ra ha­cer más fá­cil la vi­da de una per­so­na dis­ca­pa­ci­ta­da, se le ha en­tre­ga­do a Fran­ces­ca, una ni­ña de 11 años con­de­na­da a vi­vir en una si­lla de rue­das y dis­ca­pa­ci­ta­da vi­sual. El pe­rro se ha con­ver­ti­do en su guardaespaldas, la cui­da amo­ro­sa­men­te y es una gran ayu­da pa­ra ella, ha­cien­do que se sien­ta pro­te­gi­da y ca­da vez más au­tó­no­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.