Ci­no­fi­lia en el mun­do

Pe­rros en Ja­pón

Todo Perros - - Sumario -

Ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos con­fir­man la pre­sen­cia de pe­rros en las tri­bus que se asen­ta­ron en el Ar­chi­pié­la­go Ja­po­nés en­tre el oc­ta­vo y el sép­ti­mo mi­le­nio an­tes de Cris­to.

En el Ja­pón de los sa­mu­rái y los sho­gun, los pe­rros fue­ron muy uti­li­za­dos en el cam­po de ba­ta­lla.

El ja­po­nés es muy de­vo­to de sus pe­rros, in­clu­so ma­niá­ti­co, se preo­cu­pa por sa­tis­fa­cer ca­da pe­que­ña ne­ce­si­dad.

Des­de la an­ti­güe­dad, el pe­rro tie­ne un pa­pel pre­pon­de­ran­te en la re­li­gión, el fol­clo­re y la mi­to­lo­gía de Ja­pón. Por eso, es na­tu­ral que los ja­po­ne­ses sien­tan lo­cu­ra por los pe­rros, y que las ac­tua­les - y ex­tra­va­gan­tes- ex­hi­bi­cio­nes pú­bli­cas de de­vo­ción no sean otra co­sa que la con­ti­nua­ción de tra­di­cio­nes mi­le­na­rias. Sin em­bar­go, la reali­dad his­tó­ri­ca nos ofre­ce una pers­pec­ti­va l i ge­ra­men­te d i fe­ren­te.

UNA PRE­SEN­CIA MUY AN­TI­GUA

Los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos con­fir­man la pre­sen­cia de pe­rros en las tri­bus que se asen­ta­ron en el ar­chi­pié­la­go ja­po­nés en­tre el oc­ta­vo y el sép­ti­mo mi­le­nio an­tes de Cris­to. Se tra­ta­ba de ejem­pla­res de ta­lla pe­que­ña (35-47 cm), con al­gu­nas di­fe­ren­cias en la con­for­ma­ción del crá­neo res­pec­to a sus ho­mó­lo­gos eu­ro­peos. Las olea­das mi­gra­to­rias del pe­rio­do de Ya­yoi (si­glo III a.C.) con­tri­bu­ye­ron a in­tro­du­cir ul­te­rio­res es­pe­ci­fi­ci­da­des: los pe­rros que lle­ga­ron du­ran­te es­ta era ori­gi­na­ron el na­ci­mien­to de ejem­pla­res de ore­jas pun­tia­gu­das y co­la en­ros­ca­da.

¿POR AMOR?: NO, AN­TE TO­DO POR UTILIDÀD

Du­ran­te mu­cho tiem­po, el va­lor de los ani­ma­les en Ja­pón es­tu­vo li­ga­do úni­ca­men­te a su uti­li­dad en las la­bo­res hu­ma­nas. En es­ta es­ca­la pu­ra­men­te prác­ti­ca, los pe­rros se si­tua­ron en el pri­mer pues­to por­que, co­mo sa­be­mos, no só­lo po­dían pro­te­ger al ga­na­do, a la ca­sa y al due­ño, sino que tam­bién po­dían ayu­dar en la ca­za e in­clu­so en la gue­rra. Un es­cri­to fe­cha­do ha­ce 4.000 años des­cri­be el adies­tra­mien­to de pe­rros en las gran­jas. Los ja­po­ne­ses, por en­ton­ces, es­ta­ban más in­tere­sa­dos en ob­te­ner be­ne­fi­cios con­cre­tos que en es­ta­ble­cer un víncu­lo afec­ti­vo con el que con­si­de­ra­ban co­mo un sim­ple “so­cio de tra­ba­jo”. La ac­ti­tud ni­po­na ha­cia las ra­zas ca­ni­nas se re­fle­jó du­ran­te mu­cho tiem­po en la in­cli­na­ción atá­vi­ca al ais­la­mien­to y la des­con­fian­za ha­cia to­do lo que no era au­tóc­tono. No es ca­sua­li­dad que, en el si­glo XVI, en Ja­pón se es­ta­ble­cie­ra el Li­bro Ge­nea­ló­gi­co de las Ra­zas Ca­ni­nas, en res­pues­ta a la cre­cien­te en­tra­da de las ra­zas eu­ro­peas a tra­vés de Asia. En es­te li­bro, los pe­rros de tra­ba­jo se di­vi­dían en: ru­ra­les, na­cio­na­les e im­por­ta­dos de otros paí­ses.

SE­LEC­CIO­NA­DOS PA­RA EL COM­BA­TE

En el Ja­pón de los sa­mu­rái y los sho­gun, los pe­rros se uti­li­za­ban tam­bién en el ejér­ci­to, co­mo lo de­mues­tra el re­cien­te des­cu­bri­mien­to de ar­ma­du­ras pa­ra pe­rros que da­tan de los si­glos XVIII y XIX, pro­ba­ble­men­te uti­li­za­dos pa­ra ce­re­mo­nias y des­fi­les mi­li­ta­res. Hay que de­cir que el es­ti­lo de vi­da y el amor por el de­por­te de los ja­po­ne­ses les lle­vó a la crea­ción de ra­zas es­pe­cí­fi­cas de pe­rros. El To­sa Inu (li­te­ral­men­te “Pe­rro de la ciu­dad de To­sa”), por ejem­plo, fue se­lec­cio­na­do a me­dia­dos del si­glo XIX pa­ra el ar­te del com­ba­te. La ta­rea del To­sa Inu era lu­char has­ta la muerte en si­len­cio, ata­can­do a su ad­ver­sa­rio de fren­te y sin pie­dad.

LLE­GAN LOS PE­RROS DE COM­PA­ÑIA

Hay que es­pe­rar has­ta el si­glo XIX, y a con­tac­tos es­ta­bles con los eu­ro­peos, pa­ra que en Ja­pón se es­ta­ble­cie­ra la mo­da del pe­rro co­mo mas­co­ta de com­pa­ñía. Los ja­po­ne­ses no tar­da­ron en abra­zar con en­tu­sias­mo la men­ta­li­dad eu­ro­pea, que ve en el pe­rro a un ami­go que trae ale­gría y com­pa­ñía, en lu­gar de un sim­ple ani­mal de uti­li­dad. Hoy en día, en Ja­pón es fá­cil en­con­trar mul­ti­tud de clí­ni­cas ve­te­ri­na­rias don­de sus ciu­da­da­nos pue­den dis­fru­tar de ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos pa­ra sus mas­co­tas. Tam­bién hay pe­lu­que­ros, tien­das y una gran va­rie­dad de ser­vi­cios pa­ra los ca­nes. En es­te mo­men­to se es­ti­ma que la po­bla­ción de pe­rros en el país del Sol Na­cien­te es de unos 10 mi­llo­nes, es de­cir un pe­rro por ca­da 4-5 fa­mi­lias. Sin em­bar­go, los apar­ta­men­tos son muy pe­que­ños, y las con­di­cio­nes de vi­da del ja­po­nés mo­derno no siem­pre le per­mi­ten te­ner una mas­co­ta en ca­sa. Es­to ha da­do lu­gar a un enor­me au­ge de las agen­cias de “al­qui­ler de pe­rros”, cu­yo nú­me­ro -só­lo en To­kio- ha au­men­ta­do de 17 en el año 2000 a 134 en la ac­tua­li­dad.

¿ES PO­SI­BI­LE AMAR A UN PE­RRO “PART-TI­ME”?

Pa­ra aque­llos que quie­ren te­ner a un pe­rro a “part-ti­me”, las agen­cias de al­qui­ler ofre­cen un ca­tá­lo­go pa­ra ho­jear, lleno de fotos y es­ta­dís­ti­cas so­bre la vi­ta­li­dad del ani­mal, in­clu­yen­do su edad y una des­crip­ción de su ca­rác­ter. Te­ner un pe­rro de al­qui­ler no cues­ta me­nos de 1.500 ye­nes por ho­ra (unos 10 eu­ros). En­tre los clien­tes más ha­bi­tua­les es­tán las fa­mi­lias jó­ve­nes, que prue­ban di­fe­ren­tes pe­rros an­tes de com­prar uno, los an­cia­nos, que se sien­ten so­los y no pue­den per­mi­tir­se un pe­rro full-ti­me, los aman­tes de los pe­rros que se au­sen­tan a me­nu­do o que pa­san la ma­yor par­te del día en el tra­ba­jo, o sim­ple­men­te las per­so­nas que vi­ven en apar­ta­men­tos no ap­tos pa­ra alo­jar a un pe­rro.

La hu­ma­ni­za­ción de ios pe­rros es aho­ra un pro­ce­so glo­bal,

pe­ro en nin­gu­na otra par­te del mun­do ha al­can­za­do el ni­vel de Ja­pón. Pe­rros ves­ti­dos co­mo be­bés, a me­nu­do via­jan­do en co­che­ci­tos, o ves­ti­dos con el ki­mono tra­di­cio­nal, ya no es un es­pec­tácu­lo inusual.

DE PE­RROS DE COM­PA­ÑIA A “PE­RROS-HU­MA­NOS” Tam­bién en Ja­pón, las bo­das son oca­sio­nes en las que las per­so­nas que vi­ven le­jos se reúnen. Úl­ti­ma­men­te, la so­le­dad, co­mo con­di­ción exis­ten­cial, el afec­to des­me­su­ra­do ha­cia los ani­ma­les de com­pa­ñía y una cier­ta mo­da irra­cio­nal, han da­do lu­gar a or­ga­ni­zar bo­das pa­ra nues­tros ami­gos de cua­tro pa­tas. No es ra­ro ver que los pe­rros se pre­sen­tan a su “bo­da” con la ro­pa tra­di­cio­nal de es­ta ce­le­bra­ción y en los bra­zos de sus pa­dri­nos. Su “unión” in­clu­so la ben­di­ce un pseu­do­re­li­gio­so, mien­tras que las alian­zas se sus­ti­tu­yen por co­lla­res: ro­sa pa­ra la no­via y azul pa­ra el no­vio. No ha­ce fal­ta de­cir que el ma­tri­mo­nio ca­nino es una opor­tu­ni­dad de en­cuen­tro y so­cia­li­za­ción pa­ra sus res­pec­ti­vos due­ños, to­dos ri­gu­ro­sa­men­te ves­ti­dos con tra­jes de fies­ta. Por tra­di­ción, al igual que no­so­tros, des­pués de la ce­re­mo­nia vie­ne una lu­jo­sa ce­na de bo­das. La co­mi­da de los “no­vios” la pre­pa­ra con es­me­ro y de­di­ca­ción un die­tis­ta ca­nino. La fies­ta ter­mi­na con el cor­te de la tra­di­cio­nal tar­ta de va­rios pi­sos.

CUM­PLEA­ÑOS Y FU­NE­RA­LES Otras oca­sio­nes en que los pe­rros son des­na­tu­ra­li­za­dos y tra­ta­dos co­mo hu­ma­nos son los cum­plea­ños, que se ce­le­bran con una tar­ta es­pe­cial pa­ra pe­rros, con la fiel ima­gen del ani­mal y la ins­crip­ción “Fe­li­ci­da­des”. La pro­duc­ción de es­tas tar­tas se ha con­ver­ti­do en un ne­go­cio al que se de­di­can em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das. Las re­ce­tas se ba­san en ma­te­rias pri­mas na­tu­ra­les co­mo el maíz, el po­llo y el to­fu, que cons­ti­tu­yen una al­ter­na­ti­va a la ali­men­ta­ción con­ven­cio­nal. En cual­quier ca­so, su ela­bo­ra­ción es es­tric­ta­men­te light, no su­peran­do

las 395 ca­lo­rías por ca­sa 100 gra­mos. Co­mo las fo­bias hu­ma­nas son con­ta­gio­sas, exis­ten tar­tas sin glu­ten pa­ra ca­cho­rros in­to­le­ran­tes. Un com­por­ta­mien­to si­mi­lar se da en el mo­men­to de la muerte. Cuan­do lle­ga la úl­ti­ma ho­ra pa­ra sus que­ri­dos ami­gos de cua­tro pa­tas, los ja­po­ne­ses con­tra­tan a una em­pre­sa fu­ne­ra­ria y com­pran un ataúd. El úl­ti­mo via­je del pe­rro se lle­va a ca­bo a bor­do de un vehícu­lo es­pe­cial, con­du­ci­do por un ele­gan­te y ce­re­mo­nio­so chó­fer ves­ti­do de ne­gro. La ca­ja es in­ci­ne­ra­da y el fu­ne­ral ter­mi­na con la en­tre­ga de la ur­na a los afli­gi­dos “pa­rien­tes” hu­ma­nos.

CA­DA VEZ MÁS CO­SAS HE­CHAS A SU ME­DI­DA

Los ja­po­ne­ses, muy im­pli­ca­dos con sus pe­rros, lle­gan a ser ma­niá­ti­cos, preo­cu­pán­do­se de sa­tis­fa­cer has­ta la más pe­que­ña de las exi­gen­cias del ani­mal. Así, en las áreas de des­can­so de nu­me­ro­sas au­to­pis­tas y au­to­vías ja­po­ne­sas se ven­den al­muer­zos em­pa­que­ta­dos, di­se­ña­dos pa­ra cal­mar el ape­ti­to del pe­rro du­ran­te el des­pla­za­mien­to. Es­te “al­muer­zo” con­tie­ne un pre­pa­ra­do con pe­chu­ga de po­llo co­mo pri­mer pla­to, pan de ha­ri­na de arroz, me­nes­tra de ver­du­ras y ga­lle­tas arroz, com­ple­ta­men­te li­bres de adi­ti­vos y con­ser­van­tes. Ade­más, la ta­pa de es­te par­ti­cu­lar launch-box se pue­de uti­li­zar co­mo ta­zón de agua. La de­man­da de ser­vi­cios “a me­di­da del pe­rro” ha he­cho cre­cer, en di­fe­ren­tes ciu­da­des ja­po­ne­sas, el nú­me­ro de ba­res y res­tau­ran­tes de­di­ca­dos a ellos, con me­sas ba­jas cons­trui­das es­pe­cial­men­te pa­ra pe­rros, con már­mol re­fres­can­te en el que pue­den tum­bar­se pa­ra so­bre­lle­var el ca­lor del ve­rano.

En­tre las ra­zas ori­gi­na­rias de Ja­pón fi­gu­ran

el To­sa Inu, el Kis­hu Ken, el Chin, el Aki­ta Inu, el Hok­kai­do Inu, el Terrier Ja­po­nés, el Shi­ko­ku Ken, el Shi­ba Inu, el Po­me­ra­nia Ja­po­nés y el Kai Ken.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.