De­fen­sa

La ca­na­li­za­ción

Todo Perros - - Sumario - Por Iña­ki Mar­ki­nez

Si que­re­mos un pe­rro de de­fen­sa, re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble do­tar­le de ma­yor ca­pa­ci­dad re­so­lu­ti­va en el en­fren­ta­mien­to ha­cia el fi­gu­ran­te, tan­to en tra­ba­jos ci­vi­les co­mo en dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas de tra­je in­te­gral. El pe­rro de­be te­ner un am­plio re­per­to­rio de mor­di­das pa­ra po­der rea­li­zar su co­me­ti­do. Si li­mi­ta­mos su mor­di­da só­lo a un lu­gar de­ter­mi­na­do, di­fi­cul­ta­re­mos de una ma­ne­ra con­si­de­ra­ble que el pe­rro pue­da al­can­zar el co­me­ti­do de apre­sar al fi­gu­ran­te. En­se­ña­re­mos al pe­rro, des­de sus fa­ses iní­cia­les, a mor­der tan­to en las par­tes su­pe­rio­res co­mo in­fe­rio­res del tra­je. Las mor­di­das se­rán di­rec­cio­na­das, pa­ra evi­tar le­sio­nes (ver­te­bra­les), y es acon­se­ja­ble que sean in­te­rio­res, so­bre to­do en la zo­na del pan­ta­lón, ya que de es­ta ma­ne­ra no per­de­rá a la pre­sa y re­sul­ta­rá más com­pli­ca­do que pue­da pro­du­cir­se la ro­tu­ra de un col­mi­llo. Ca­da in­di­vi­duo ten­drá ma­yor o me­nor pre­di­lec­ción por una u otra zo­na, en fun­ción de sus ex­pe­rien­cias y tem­pe­ra­men­to. Los pe­rros con ma­yor gra­do de in­se­gu­ri­dad, se sen­ti­rán más a gus­to con las mor­di­das su­pe­rio­res, ya que al es­tar a más al­tu­ra les ha­rán sen­tir­se me­nos pre­sio­na­dos por el fi­gu­ran­te. Es­to no quie­re de­cir que los pe­rros con gran co­ra­je pue­dan te­ner pre­di­lec­ción tam­bién por las par­tes su­pe­rio­res.

Pa­ra ca­na­li­zar las mor­di­das, en sus ini­cios, tra­ba­ja­re­mos con el pe­rro ama­rra­do a un ar­nés, fa­ci­li­tan­do así al fi­gu­ran­te su la­bor. És­te mo­ve­rá la par­te en la cual que­ra­mos que el pe­rro ha­ga pre­sa, re­ga­lan­do, en sus fa­ses ini­cia­les, la man­ga o pernera, siem­pre y cuan­do el pe­rro ha­ya fi­ja­do la mor­di­da, man­ten­ga la pre­sa y ten­ga una bo­ca tran­qui­la. Ló­gi­ca­men­te, es­to irá muy con­di­cio­na­do por el en­tre­na­mien­to y la ca­li­dad ge­né­ti­ca de ca­da in­di­vi­duo. Ha­brá mu­chos ca­sos en que ha­bre­mos de re­for­zar mor­di­das y em­bo­ques, los cua­les no ten­drán la ca­li­dad desea­da, pe­ro así con­se­gui­re­mos pre­miar apro­xi­ma­cio­nes a pe­rros de me­nor ca­li­dad, que re­que­ri­rán de más tiem­po pa­ra op­ti­mi­zar sus mor­di­das. Los tra­ba­jos iní­cia­les se­rán de un tiem­po li­mi­ta­do; el fi­gu­ran­te de­be­rá te­ner una ac­ti­tud flui­da, ame­na y que re­sul­te muy lú­di­ca pa­ra el pe­rro. Co­mo en to­do en­tre­na­mien­to ca­nino, ne­ce­si­ta­re­mos con­tar con la vo­lun­tad del pe­rro, ya que si lo in­ten­ta­mos en­cau­zar con fi­gu­ran­tes inex­per­tos, o ha­ce­mos en­tre­na­mien­tos de­ma­sia­do pro­lon­ga­dos o trau­má­ti­cos pa­ra el ani­mal, mer­ma­re­mos su ini­cia­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.