La im­por­tan­cia de los pri­me­ros me­ses de vi­da

Todo Perros - - Educación -

Gra­cias a los es­tu­dios so­bre la im­por­tan­cia de los pri­me­ros me­ses de vi­da en la ex­pre­sión y desa­rro­llo de los ras­gos de ca­rác­ter he­re­da­dos en los ca­cho­rros, sa­be­mos que el pe­rro pa­sa por cua­tro pe­rio­dos de­ter­mi­nan­tes, des­de su na­ci­mien­to has­ta los cua­tro me­ses de edad. 1) Pe­rio­do des­de el na­ci­mien­to has­ta los 21 días: Es­te pe­rio­do fi­na­li­za el día 21, pe­ro en reali­dad se re­fie­re al mo­men­to en el cual sus sen­ti­dos es­tán ope­ra­ti­vos. Du­ran­te es­tos pri­me­ros días, los ca­cho­rros son to­tal­men­te de­pen­dien­tes de la ma­dre pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas ( ob­ten­ción de ca­lor y co­mi­da). En es­te pe­rio­do, só­lo tie­nen sen­sa­cio­nes tác­ti­les y tér­mi­cas, su ce­re­bro es­tá muy in­ma­du­ro y las on­das ce­re­bra­les son mí­ni­mas, por lo que el efec­to del me­dio am­bien­te es prác­ti­ca­men­te nu­lo. Su ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je no es­tá desa­rro­lla­da to­da­vía. 2) Pe­rio­do en­tre los días 21 y 49: La pri­me­ra se­ma­na de es­te pe­rio­do es de­ter­mi­nan­te: los sen­ti­dos co­mien­zan a es­tar ope­ra­ti­vos y a per­ci­bir es­ti­mu­los que an­tes no per­ci­bian. Los ca­cho­rros de­ben apren­der a uti­li­zar los nue­vos sen­ti­dos, por­que aun sien­do ya fun­cio­na­les, no lo ha­cen al cien­to por cien­to. Aho­ra el en­torno sí les afec­ta de for­ma de­ci­si­va, emo­cio­nal y men­tal­men­te. Su vi­da co­mien­za. La im­por­tan­cia de la ma­dre re­sul­ta esen­cial, pues les en­se­ña­rá el nue­vo mun­do que se abre an­te ellos. De ella apren­de­ran qué es­ti­mu­los son po­si­ti­vos y cuá­les no. Por to­do ello es prio­ri­ta­rio que esa se­ma­na no se se­pa­ren de su ma­dre. A par­tir del día 28, ca­si to­do es­te desa­rro­llo se ha­brá rea­li­za­do. El ani­mal ya co­no­ce su en­torno ba­jo la pro­tec­cion y se­gu­ri­dad de su ma­dre, y la se­pa­ra­ción de es­ta se­rá me­nos trau­má­ti­ca. En es­ta es­ta­pa co­mien­za la so­cia­bi­li­za­ción. Lo ideal es que el ca­cho­rro per­ma­nez­ca du­ran­te to­da la fa­se con sus her­ma­nos de ca­ma­da. Co­mien­zan los jue­gos de do­mi­na­cion so­cial. Los pe­rros que no per­ma­nez­can con la ca­ma­da es­tas 7 se­ma­nas, se­rán in­quie­tos e in­se­gu­ros res­pec­to a sus con­ge­ne­res, ya que no sa­brán cuá­les son los li­mi­tes, ni ha­brán te­ni­do tiem­po de apren­der el sig­ni­fi­ca­do de las ex­pre­sio­nes cor­po­ra­les de los demas pe­rros ni de los so­ni­dos que es­tos emi­ten. Al fi­na­li­zar es­ta fa­se, los pe­rros ten­drán un ce­re­bro adul­to, pe­ro ob­via­men­te no con sus ex­pe­rien­cias ni con la mis­ma ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­cion.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.