Los pe­rros de Oba­ma

Todo Perros - - Sumario -

Los Pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos, co­mo se sa­be, siem­pre han si­do aman­tes de los pe­rros, y la Ca­sa Blan­ca ha vis­to al la­do de los hom­bres más po­de­ro­sos de la Tie­rra a pe­rros de mu­chas ra­zas. En 2009, pa­ra ani­mar la vi­da de Ba­rack Oba­ma y su fa­mi­lia, lle­gó Bo ( 1), cum­plien­do una pro­me­sa que hi­zo el fu­tu­ro pre­si­den­te, du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, a sus hi­jas Ma­lia y Sas­ha. Bo es un Cão de Agua Por­tu­gués, ra­za ele­gi­da por la hi­ja ma­yor de Oba­ma, Ma­lia, que gra­cias a la au­sen­cia de ca­pa in­ter­na y la ca­ren­cia de mu­da que ca­rac­te­ri­zan a es­ta ra­za, re­du­ce al mí­ni­mo el ries­go de reacciones alér­gi­cas. Bo se con­vir­tió en el pri­mer Cão de Agua in­qui­lino de man­sión pre­si­den­cial. La ra­za tam­bién es muy apre­cia­da por el se­na­dor Ted Ken­nedy, que tie­ne tres, y gra­cias a él lle­go Bo a la Ca­sa Blan­ca. Co­mo con­se­cuen­cia, la de­man­da de Cãos de Agua es­tá cre­cien­do al otro la­do del océano ( en diez años la ra­za ha pa­sa­do de la po­si­ción 71 a la 49 de los más co­mu­nes) y quién sa­be si pa­sa­rá lo mis­mo con Sunny ( 2). Sí, por­que Bo no es­tá só­lo en la Ca­sa Blan­ca: pa­ra ha­cer­le com­pa­ñía, en agos­to del año pa­sa­do lle­gó un ca­cho­rro de la mis­ma ra­za, pe­ro es­ta vez ne­gro. la exu­be­ran­cia de es­ta pe­rri­ta ju­gó una ma­la pa­sa­da a Mi­che­lle Oba­ma cuan­do la te­nía su­je­ta con una co­rrea. En di­ciem­bre pa­sa­do, con mo­ti­vo de la pre­sen­ta­ción de las de­co­ra­cio­nes na­vi­de­ñas, Sunny, con to­da la efu­si­vi­dad pro­pia de su cor­ta edad, ti­ró al sue­lo a Ashtyn, una ni­ña de dos años de vi­si­ta en la Ca­sa Blan­ca. La Pri­me­ra Dama se acer­có a la pe­que­ña pa­ra ase­gu­rar­se que no le ha­bía pa­sa­do na­da, e in­me­dia­ta­men­te Sunny se acer­có y le la­mió de­lan­te de una di­ver­ti­da Mi­che­lle. El ví­deo ha da­do la vuel­ta al mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.