Edu­ca­ción y tra­ba­jo

Todo Perros - - San Bernardo -

Co­mo he­mos men­cio­na­do an­te­rior­men­te, en la ac­tua­li­dad el San Bernardo ha si­do re­em­pla­za­do por pe­rros de otras ra­zas pa­ra el res­ca­te al­pino, sien­do és­tos más ági­les y li­ge­ros. En mu­chos si­tios, no obs­tan­te, aún se les man­tie­ne en los al­ber­gues, aun­que aho­ra su fun­ción prin­ci­pal es ser un atrac­ti­vo re­cla­mo pa­ra l os tu­ris­tas. An­tes de con­ver­tir­se en un for­mi­da­ble pe­rro de res­ca­te, el San Bernardo fue un pe­rro de guar­dia y vi­gi­lan­cia pa­ra los mon­jes que fun­da­ron uno de los pri­me­ros al­ber­gues de mon­ta­ña. Es­ta fue su fun­ción ori­gi­nal, de la que ha he­re­da­do un mar­ca­do sen­ti­do te­rri­to­rial que, uni­do al ape­go que sien­te por la fa­mi­lia, lo con­vier­te en un ex­ce­len­te guar­da de la pro­pie­dad ( su ta­ma­ño ya es de por sí un me­dio di­sua­so­rio bas­tan­te efi­caz) y un te­mi­ble de­fen­sor de las per­so­nas. Su do­ci­li­dad, no­ble­za, fia­bi­li­dad, gran equi­li­brio y no­ta­ble pa­cien­cia, so­bre to­do con l os ni­ños, ha per­mi­ti­do que al­gu­nos ejem­pla­res se em­pleen tam­bién en te­ra­pia con mas­co­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.