Hom­bres y ani­ma­les PE­RROS CO­MO HI­JOS

Todo Perros - - Noticias -

Un gru­po de cien­tí­fi­cos del Mas­sa­chu­setts Ge­ne­ral Hos­pi­tal ha lle­va­do a ca­bo una se­rie de in­ves­ti­ga­cio­nes, so­me­tien­do a una re­so­nan­cia mag­né­ti­ca a va­rias ma­dres pro­pie­ta­rias de un pe­rro. La in­ves­ti­ga­ción des­ve­ló res­pues­tas a es­ta pre­gun­ta: ¿re­fle­ja la re­la­ción en­tre las per­so­nas y sus mas­co­tas una re­la­ción de ti­po ma­dre-hi­jo? La re­pues­ta, de acuer­do con los re­sul­ta­dos de la in­ves­ti­ga­ción, es par­cial­men­te afir­ma­ti­va, aun­que con ma­ti­ces; al me­nos en el ca­so de las mu­je­res que ya son ma­dres y tam­bién tie­nen un pe­rro. La in­ves­ti­ga­ción mues­tra si­mi­li­tu­des en las reacciones al ver las fotos de pe­rros y de ni­ños, aun­que con dos di­fe­ren­cias: el área ce­re­bral del afec­to se “en­cien­de” más en el ca­so de los hi­jos, mien­tras que el del pro­ce­sa­mien­to de las imá­ge­nes “en­ca­ja” me­jor fren­te a la fo­to del pe­rro. Tal vez sea así por­que la re­la­ción con el ami­go de cua­tro pa­tas se ba­sa en la co­mu­ni­ca­ción vi­sual y ver­bal. Lory Pa­lley, in­ves­ti­ga­do­ra del MGH, afir­ma que «los ani­ma­les ocu­pan un lu­gar es­pe­cial en el co­ra­zón y en la vi­da de mu­chas per­so­nas, y aun­que no exis­ten prue­bas con­clu­yen­tes, ba­sa­das en es­tu­dios clí­ni­cos y de la­bo­ra­to­rio, la in­ter­ac­ción con ani­ma­les do­més­ti­cos pue­de te­ner ven­ta­jas pa­ra el bie­nes­tar fí­si­co, so­cial y emo­cio­nal de los se­res hu­ma­nos». No es ca­sua­li­dad que los ni­ve­les neu­ro­hor­mo­na­les (co­mo la oxi­tó­ci­na, lla­ma­da “hor­mo­na del abra­zo”) au­men­ten des­pués de la in­ter­ac­ción con ani­ma­les do­més­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.