Aban­do­na­do... con la ma­le­ta

Una his­to­ria ver­da­de­ra­men­te cu­rio­sa es la de Kai, aban­do­na­do por mie­do, no por fal­ta de amor, ya que le de­ja­ron con una ma­le­ta en la que ha­bía una ca­ma y co­mi­da...

Todo Perros - - Sumario -

Por des­gra­cia, el mun­do es­tá lleno de pe­rros aban­do­na­dos; pe­ro de pe­rros aban­do­na­dos con equi­pa­jee a cues­tas, me­nos. Es­ta es la in­creí­ble his­to­ria de Kai, un cru­ce de Shar Pei, al que aban­do­na­ron los pri­me­ros días del año nue­vo, de­ján­do­lo ata­do a una ba­ran­di­lla en la es­ta­ción de tren de Ayr, en el sur de Escocia. El pe­rro te­nía a su la­do una ma­le­ta, y den­tro de és­ta es­ta­ban su ca­ma, sus ju­gue­tes, su cuen­co y co­mi­da. Gra­cias al mi­cro­chip fue po­si­ble sa­ber el nom­bre del ani­mal, Kai, y el de sus pro­pie­ta­rios. Se en­con­tra­ron sus da­tos en una pá­gi­na de anun­cios de In­ter­net; sin em­bar­go, no se des­cu­brie­ron los da­tos del com­pra­dor. Unos días des­pués, se su­po có­mo ha­bía lle­ga­do Kai a la es­ta­ción: ha­bía si­do aban­do­na­do por cul­pa de una ven­ta fa­lli­da. La se­ño­ra Fin Ray­ner ha­bía res­pon­di­do a un anun­cio on­li­ne, con la idea de ad­qui­rir un pe­rro por 400 li­bras. Cuan­do fue a re­co­ger­lo, se dio cuen­ta de que el pe­rro no era el mis­mo que el de la fo­to del anun­cio ( de nom­bre Pluto). A pe­sar de es­to, pi­dió al ven­de­dor que por lo me­nos le de­ja­ra dar un pa­seo con él, des­pués de ha­ber pa­ga­do una fian­za de 150 li­bras, pa­ra eva­luar el ca­rác­ter del ani­mal. Pe­ro, na­da más en­tre­gar el di­ne­ro, vio al chico del anun­cio es­ca­par­se en un co­che. Pre­sa del pá­ni­co y pen­san­do que el pe­rro pu­die­se ser ro­ba­do, la se­ño­ra Ray­ner de­ci­dió de­jar al po­bre ani­mal, pe­ro no sin an­tes con­se­guir­le to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra que es­tu­vie­se có­mo­do. Afor­tu­na­da­men­te, es­ta his­to­ria ha te­ni­do un fi­nal fe­liz: la SPCA escocesa ( So­ciety for the Pre­ven­tion of Cruelty to Ani­mals) es­tá cui­dan­do de Kai, y la ge­ne­ro­si­dad de la gen­te ha per­mi­ti­do re­cau­dar más de 2.500 li­bras, di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra cu­rar­le un pro­ble­ma ocu­lar. Tam­bién han lle­ga­do mu­chas so­li­ci­tu­des de adop­ción y, se­gu­ra­men­te, cuan­do lle­gué el mo­men­to, la SPCA ele­gi­rá a la fa­mi­lia más ade­cua­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.