Con­cien­cia ani­mal: ca­da vez so­mos más.

Todo Perros - - Editorial -

Ha­ce no tan­tos años era nor­mal que fren­te al mal­tra­to ani­mal se di­je­ra, como mu­cho, al­gu­na pa­la­bra en con­tra, sin más. Pe­ro no ha­bía de­ma­sia­dos que se opu­sie­ran a es­ta in­hu­ma­na prác­ti­ca que, en nues­tro país, ha si­do y es tan­to pri­va­da como p bli­ca. ay a n mu­chas es­tas de pue­blos que se ba­san o tie­nen como ele­men­to prin­ci­pal una ac­ti­vi­dad en la que se mal­tra­ta gra­tui­ta­men­te a al­gún ani­mal. No es el ca­so de los pe­rros, pe­ro es­tos tam­bién son víc­ti­mas mu­chas ve­ces de sus desapren­si­vos due­ños. En to­do ca­so, creo que po­de­mos fe­li­ci­tar­nos ( sin ba­jar la guar­dia) de que las co­sas va­yan cam­bian­do, tan­to en la con­cien­cia in­di­vi­dual como co­lec­ti­va, a tra­vés de las le­yes. Cual­quie­ra se ho­rro­ri­za­ría hoy si un pro­fe­sor pi­die­ra a sus alum­nos que “ca­za­ran” un pe­rro pa­ra ha­cer­le la di­sec­ción y es­tu­diar su anato­mía... Pe­ro es­to se ha­cía en Es­pa­ña ha­ce se­sen­ta o se­ten­ta años (a pe­dra­das, nor­mal­men­te). Así que mi­re­mos con gra­ti­tud los cam­bios po­si­ti­vos más que que­jar­nos de lo ne­ga­ti­vo. Mu­chas co­sas han que­da­do re­le­ga­das al pa­sa­do y otras lo que­da­rán pron­to, sin du­da. Las ra­zas de pe­rros que le pre­sen­ta­mos en es­te nú­me­ro son to­das pe­cu­lia­res a su mo­do. La ra­za del mes es el Ame­ri­can Staf­fords­hi­re Te­rrier, más co­no­ci­do por la abre­via­tu­ra de Amstaff. Com­ple­tan el trío el Wei­ma­ra­ner y el Ba­sen­ji, ra­ro es­te úl­ti­mo don­de los ha­ya. Pe­ro no nos que­da­mos ahí. Como ca­da mes, re­co­ge­mos no­ti­cias cu­rio­sas, como la del pe­rro que sal­vó a su jo­ven due­ña de mo­rir víc­ti­ma de un pa­ro car­dia­co, la his­to­ria de un pe­rro que ayu­dó a mu­chos hu­ma­nos y las de otros dos que sir­vie­ron en la po­li­cía. Aca­ba de ce­le­brar­se Crufts, la ex­po­si­ción ca­ni­na más im­por­tan­te del mun­do, y por ello le de­di­ca­mos unas pá­gi­nas en las que hay has­ta “crí­me­nes” y “mis­te­rio”. Ha­bla­mos tam­bién de ac­cio­nes con­cre­tas en de­fen­sa de los pe­rros, como las que lle­va a ca­bo la aso­cia­ción Apaalbem, así como de la con­tri­bu­ción de nues­tros que­ri­dos ami­gos de cua­tro pa­tas en la educación de los ni­ños; y no ya de ni­ños con pro­ble­mas, sino de to­dos los ni­ños, en una ini­cia­ti­va pio­ne­ra que re­ci­be el nom­bre de Can- School. Có­mo no, no nos ol­vi­da­mos del hu­mor (la fo­to cu­rio­sa de es­te mes es in­creí­ble, créa­me), de las fo­tos de los pe­rros de nues­tros ami­gos lec­to­res y de las no­ve­da­des a la ven­ta. Es­te mes pu­bli­ca­mos tam­bién la re­ce­ta de un de­li­cio­so bo­ca­do pa­ra pe­rros, un dul­ce que no tie­ne azú­car y que ellos po­drán dis­fru­tar a sus an­chas. Por su­pues­to, es­te mes pu­bli­ca­mos como de cos­tum­bre va­rios ar­tícu­los so­bre educación ca­ni­na de nues­tro co­la­bo­ra­dor Iña­ki Mar­ki­nez, que siem­pre nos en­se­ña co­sas nue­vas. Sin más, le de­seo que dis­fru­te de la re­vis­ta y que, aho­ra que vie­ne el buen tiem­po, pa­se bue­nos ra­tos con su pe­rro. Un pla­cer do­ble, ¿ver­dad?

David Zur­do

Di­rec­tor de To­do Pe­rros

dzur­[email protected]­di­cio­nes.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.