Un com­pa­ñe­ro con ma­yús­cu­las

Todo Perros - - Editorial -

Sin du­da, la ra­za que ocu­pa la por­ta­da del nú­me­ro que tie­ne en­tre sus ma­nos es una de las más co­no­ci­das y que­ri­das por la ma­yo­ría de los aman­tes de los pe­rros. El Gol­den Re­trie­ver des­ta­ca por su ca­rác­ter ale­gre y vi­tal, que inun­da de ener­gía po­si­ti­va a to­dos aque­llos que tie­nen la for­tu­na de ha­ber com­par­ti­do al­gu­nos años de su vi­da al la­do de es­te com­pa­ñe­ro de jue­gos. Al­go que pue­do afir­mar con to­tal ro­tun­di­da al ha­ber te­ni­do la gran suer­te de dis­fru­tar de la com­pa­ñía de uno de sus ejem­pla­res. Su por­te ele­gan­te y dis­tin­gui­do es la pri­me­ra he­rra­mien­ta pa­ra con­se­guir des­ar­mar­nos ca­si sin conocernos, pe­ro la dul­ce­ra, la ter­nu­ra y su ca­rác­ter mol­dea­ble y adap­ta­ble a cual­quier si­tua­ción con­vier­ten a es­ta ra­za en la elec­ción per­fec­ta si se es­tá pen­san­do en ad­qui­rir un pe­rro ideal pa­ra el ho­gar con ni­ños. Y es que el Gol­den Re­trie­ver se mues­tra ju­gue­tón, tierno y protector con los más pe­que­ños de la cas, por lo que es muy di­fí­cil que sur­ja un con­flic­to con ellos. En mi opinión, to­do aquel que se de­cla­re aman­te de es­tas mas­co­tas de cua­tro pa­tas ten­dría que ex­pe­ri­men­tar en al­gún mo­men­to de su vi­da la po­si­bi­li­dad de com­par­tir con es­ta ra­za un pe­río­do vi­tal, que muy se­gu­ro se con­ver­ti­rá en úni­co y en, tal y co­mo re­za la fa­mo­sa pe­lí­cu­la, “al­go pa­ra re­cor­dar”...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.