¿Por qué los pe­rros pa­ra cie­gos no es­tán su­je­tos a prohi­bi­cio­nes?

Todo Perros - - ¿Por qué? -

La ley es­ta­ble­ce que un pe­rro guía pue­de en­trar en cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to abier­to al pú­bli­co, in­clu­yen­do la pla­ya. Ade­más, es­tos ca­nes es­tán ex­cen­tos tam­bién de la obli­ga­ción de lle­var bo­zal, pe­ro no de la res­pon­sa­bi­li­dad de re­co­ger sus ex­cre­men­tos. Tam­bién es­tán exen­ton de pa­gar el bi­lle­te pa­ra el trans­por­te pú­bli­co, y pue­den acom­pa­ñar a las per­so­nas cie­gas tam­bién en los trans­bor­da­do­res y avio­nes, in­clu­so pue­den via­jar con sus due­ños en los asien­tos tra­se­ros, ya que nor­mal­men­te se tra­ta de mas­co­tas “afa­bles y muy tran­qui­las, ade­cua­das a las ta­reas que se en­tre­nó“. Y es que no hay que olvidar que son los ojos de las per­so­nas in­vi­den­tes y, por tan­to, no de­ben ser se­pa­ra­dos de sus cui­da­do­res. Así que los cie­gos tie­nen de­re­cho a ser acom­pa­ña­do por su pe­rro guía en to­das par­tes: en una tien­da co­mo en tren, en un car­go pú­bli­co co­mo el tran­vía. El pe­rro guía pa­ra cie­gos tie­nen de­re­cho a ac­ce­der a prác­ti­ca­men­te cual­quier lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.