El len­gua­je cor­po­ral de los pe­rros

Todo Perros - - Editorial -

Eno­ca­sio­nes, cuan­do nos en­fren­ta­mos a la di­fí­cil ta­rea de edu­car a nues­tras mas­co­tas nos en­ro­ca­mos en la idea de se­guir al pie de la le­tra to­dos y ca­da uno de los pun­tos teó­ri­cos que nos han en­se­ña­do pa­ra con­se­guir aque­llo que que­re­mos: que nues­tro pe­rro ob­ten­ga un al­to gra­do de so­cia­li­za­ción. Pe­ro ¿ qué sig­ni­fi­ca real­men­te es­to? Se nos ol­vi­da que el pe­rro, ya de por sí, es un ani­mal so­cial, que es­tá do­ta­do de una con­cien­cia emo­cio­nal ca­paz de en­ten­der no so­lo el es­ta­do de áni­mo de los miem­bros de su es­pe­cie que le ro­dean, sino tam­bién el nues­tro pro­pio, lo que le ayu­da a ac­tuar en con­se­cuen­cia. En­ton­ces, ¿ por qué tan­ta preo­cu­pa­ción por con­se­guir al­go que ya po­see nues­tra mas­co­ta? A la ho­ra de edu­car a nues­tro pe­rro ten­dría­mos que plan­tear­nos es­te ejer­ci­cio des­de un pun­to de vis­ta to­tal­men­te dis­tin­to, in­ten­tan­do po­ten­ciar y adap­tar las cua­li­da­des del can a nues­tra for­ma de ha­cer, no es­for­zán­do­nos por­que el pe­rro apren­da al­go que ya sa­be de for­ma ins­tin­ti­va. Es­te mes ofre­ce­mos en nues­tras pá­gi­nas al­gu­nas pin­ce­la­das so­bre el com­pli­ca­do asun­to de con­se­guir un buen en­ten­di­mien­to de nues­tra mas­co­ta a tra­vés de la com­pren­sión de su len­gua­je cor­po­ral, lo que, sin du­da, nos ayu­da­rá a es­ta­ble­cer una re­la­ción equi­li­bra­da con nues­tro ami­go de cua­tro pa­tas.

Ma­ría Lorente Di­rec­to­ra To­do Pe­rros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.