La fal­ta de tiem­po

Tam­bién mor­der y mas­ti­car son las ne­ce­si­da­des bá­si­cas pa­ra cual­quier pe­rro. La im­por­tan­cia de la so­cia­li­za­ción

Todo Perros - - Ellos & Nosotros -

El di­le­ma ac­tual cuan­do de­ci­di­mos com­par­tir nues­tra vi­da con un pe­rro es si ten­dre­mos el su­fi­cien­te tiem­po pa­ra es­tar con él y pa­ra de­di­car­le to­da nues­tra aten­ción, al me­nos la que él ne­ce­si­ta. Es cier­to, es­ta es una de las cons­tan­tes que acom­pa­ñan a la vi­da mo­der­na. No te­ne­mos tiem­po pa­ra na­da. Por ello, cuan­do com­pra­mos un pe­rro de­be­mos pen­sar si es­te va a pa­sar mu­cho tiem­po so­lo o si va­mos a po­der adap­tar nues­tro día a día a sus ne­ce­si­da­des fí­si­cas y men­ta­les. Mu­chos es­tu­dios han in­ten­ta­do ave­ri­guar cuál es el equi­li­brio per­fec­to pa­ra que nues­tro pe­rro no se sien­ta aban­do­na­do. El ob­je­ti­vo que te­ne­mos que te­ner cla­ro es ma­xi­mi­zar la “ca­li­dad” de los momentos que pa­sa­mos jun­tos, ade­más de ga­ran­ti­zar momentos del día en el que nues­tro ami­go pue­de par­ti­ci­par de ac­ti­vi­da­des con no­so­tros. con es­tar en ellos y com­par­tir un mis­mo es­pa­cio, se tra­ta de que nos in­vo­lu­cre­mos con su día a día y com­par­ta­mos al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad con él. Nues­tra mas­co­ta es par­te de nues­tra fe­li­ci­dad, y no­so­tros de la su­ya. La so­cia­li­za­ción am­bien­tal y so­cial, por tan­to, es el pri­mer ca­so pa­ra con­se­guir que nues­tra mas­co­ta sea fe­liz. Es­to le per­mi­te vi­vir ex­pe­rien­cias po­si­ti­vas jun­to a no­so­tros, los se­res hu­ma­nos. Po­de­mos com­par­tir con él lar­gos pa­seos por la ca­lle, nues­tro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.