< 686 )$/626 0,726

Todo Perros - - Adiestramiento -

La apli­ca­ción de re­fuer­zos de co­mi­da es un re­cur­so ideal, tan­to pa­ra la edu­ca­ción de los di­fe­ren­tes ejem­pla­res co­mo pa­ra la ha­bi­tua­ción y po­si­ti­vi­za­ción a los di­ver­sos es­tí­mu­los de su en­torno. En las fa­ses de en­tre­na­mien­to y apren­di­za­je a di­fe­ren­cia del jue­go, con la co­mi­da con­se­gui­mos no rom­per el ne­xo de unión en la ta­rea que el pe­rro es­tá rea­li­zan­do. Tam­bién es muy re­co­men­da­ble pa­ra pe­rros que

] se so­bres­ti­mu­lan con los re­fuer­zos de jue­go y los lle­van a es­ta­dos emo­cio­na­les que mer­man su ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción y li­mi­tan sus pro­ce­sos cog­ni­ti­vos en el es­ta­ble­ci­mien­to de nue­vas con­duc­tas.

¿DE­PEN­DEN­CIA?

Di­cho es­to, en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes, he po­di­do es­cu­char que los pe­rros en­tre­na­dos con co­mi­da se vuel­ven de­pen­dien­tes de es­ta. Na­da más le­jos de la reali­dad. Si el bi­no­mio pe­rro-guía tie­ne un víncu­lo ade­cua­do y los re­fuer­zos son apli­ca­dos de una ma­ne­ra co­rrec­ta, no debe por qué ser así. Por esa re­gla de tres los pe­rros tra­ba­ja­dos con un aver­si­vo se vol­ve­rían de­pen­dien­tes de es­tos y los pe­rros en­cau­za­dos con el jue­go les pa­sa­ría lo mis­mo. La gran vir­tud de la co­mi­da a di­fe­ren­cia del en­tre­na­mien­to con aver­si­vos es que la cap­tu­ra emo­cio­nal res­pec­to a los ejer­ci­cios que le es­ta­mos en­se­ñan­do es óp­ti­ma. Co­mo siem­pre di­go en in­fi­ni­dad de ar­tícu­los, cuan­do en­se­ña­mos al pe­rro un nue­vo ejer­ci­cio uni­do a es­te siem­pre irá una cap­tu­ra emo­cio­nal de­ter­mi­na­da, y ni qué de­cir tie­ne que siem­pre de­be­rá ir aso­cia­da a una con­se­cuen­cia po­si­ti­va. Pa­ra un apli­ca­ción ade­cua­da de los re­fuer­zos de co­mi­da en las fa­ses de apren­di­za­je re­for­za­re­mos de una ma­ne­ra con­ti­nu­da to­das y ca­da una de las ac­cio­nes que el pe­rro rea-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.