Vuel­ta a la ru­ti­na

Todo Perros - - Editorial - Ma­ría Lorente Di­rec­to­ra To­do Pe­rros

¿C ómo sa­ber si so­mo el due­ño per­fec­to pa­ra nues­tros pe­rros? Es­ta pre­gun­ta ten­dría que ser obli­ga­da an­tes de de­cir­nos a au­men­tar la fa­mi­lia con un can. Y es que de­pen­dien­do del es­ti­lo de vi­da que lle­ve­mos y de nues­tro ca­rác­ter, más ale­gre o más tran­qui­lo, se­rá más fá­cil com­par­tir nues­tra vi­da con una u otra ra­za de pe­rro. Por ello, es im­por­tan­te que nos­de­ten­ga­mos un mo­men­to y pen­se­mos cuá­les son nues­tras ru­ti­nas y qué po­de­mos ofre­cer real­men­te a nues­tras mas­co­tas pe­lu­das an­tes de di­ri­gir­nos a un cen­tro de adop­ción, a un cria­de­ro o a una tien­da de pe­rros. En el ca­so de que lle­ve­mos una vi­da aje­trea­da y no pa­se­mos mu­cho por ca­sa no quie­re de­cir que no po­da­mos te­ner una mas­co­ta, sino que hay pe­rros que se adap­tan me­jor a la vi­da en so­le­dad que otros, al igual que hay pe­rros más ac­ti­vos que otros. Úni­ca y ex­clu­si­va­men­te es ne­ce­sa­rio que nos pa­re­mos a re­fle­xio­nar y pen­sa­mos que de aho­ra en ade­lan­te hay que pen­sar en uno más. En es­te nú­me­ro, ofre­ce­mos una guía de los ras­gos de per­so­na­li­dad de al­guno de los pe­rros más “di­fí­ci­les” que po­de­mos en­con­trar, en cuan­to a ca­rác­ter. Pe­ro, co­mo en to­do, con es­fuer­zo y con de­di­ca­ción ellos tam­bién pue­den con­ver­tir­se en el me­jor ami­go del hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.