PRE­PA­RA­CIÓN

LAND ROVER DIS­CO­VERY II TD5

Todo Terreno - - CONTENTS - TEX­TO Y FO­TOS: F. CA­LLE­JO

Es­te Land Rover se ven­dió nue­vo en Se­vi­lla en sep­tiem­bre de 2002, y du­ran­te mu­chos años sir­vió de co­che par­ti­cu­lar del ca­be­za de fa­mi­lia. El vehícu­lo lo he­re­dó la si­guien­te ge­ne­ra­ción, com­pues­ta por fa­ná­ti­cos del au­to­mó­vil to­do­te­rreno que in­me­dia­ta­men­te en­ten­die­ron las enor­mes po­si­bi­li­da­des pa­ra su uti­li­za­ción co­mo vehícu­lo de apo­yo mé­di­co y de pri­me­ros au­xi­lios en emer­gen­cias, ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, y pa­ra su fun­da­ción sin áni­mo de lu­cro que ope­ra en Es­pa­ña y Ma­rrue­cos. Tam­bién se va­lo­ró su ele­va­da ca­pa­ci­dad de re­mol­que (3.500 ki­los, con freno), que per­mi­te arras­trar el pe­sa­do equi­pa­mien­to de

La pre­pa­ra­ción de es­te Dis­co­very se ha vehícu­lo ex­tre­ma­da­men­te po­li­va­len­te, cual­quier pun­to re­mo­to don­de sea ne­ce­sa­ria su pre­sen­cia. Su fa­ci­li­dad de con­duc­ción tam­bién le ha­ce ideal pa­ra im­par­tir cur­sos al per­so­nal de emer­gen­cias, una de las ta­reas pro­fe­sio­na­les prio­ri­ta­rias de la em­pre­sa. La pre­pa­ra­ción ha co­rri­do a car­go del ta­ller JMP Ra­cing, en Bo­llu­llos de la Mi­ta­ción (Se­vi­lla), con di­la­ta­da ex­pe­rien­cia en la ma­te­ria y muy es­pe­cial­men­te en los Land Rover Dis­co­very.

Pa­ra la sus­pen­sión se han uti­li­za­do ele­men­tos bien pro­ba­dos, con nue­vos mue­lles de ele­va­ción (+40 mm) y car­ga li­via­na, pa­ra no com­pro­me­ter el con­fort de los pa­sa­je­ros (has­ta cin­co) y amor­ti­gua­do­res de gas. En las rue­das tam­bién se ha ido a lo se­gu­ro, con se­pa­ra­do­res de rue­da so­bre las llan­tas ori­gi­na­les (+60 mm de vía) y neu­má­ti­cos MT en las tra­di­cio­na­les me­di­das de pis­ta, que ayu­dan a ele­var los ba­jos otros 25 mm y se pue­den re­po­ner fá­cil­men­te en cual­quier lu­gar del glo­bo.

Los pa­ra­cho­ques se han sus­ti­tui­do por con­jun­tos me­tá­li­cos más ade­cua­dos pa­ra re­sis­tir el tra­to du­ro, apro­ve­chan­do el de­lan­te­ro pa­ra ins­ta­lar un po­ten­te ca­bres­tan­te eléc­tri­co que pue­de ser­vir pa­ra au­to-res­ca­te, o co­mo grúa en ca­so ne­ce­sa­rio. Por el mis­mo mo­ti­vo se ha ins­ta­la­do una to­ma ele­va­da de ad­mi­sión, zo­nas inun­da­das, es­ce­na­rio ha­bi­tual de una emer­gen­cia.

Has­ta la fe­cha, el vehícu­lo lle­va re­co­rri­dos 269.000 ki­ló­me­tros sin gra­ves in­ci­den­cias me­cá­ni­cas, gra­cias en par­te al ex­haus­ti­vo man­te­ni­mien­to que re­ci­be. Po­cos días an­tes de nues­tra prue­ba, se ha­bía re­pa­sa­do la pin­tu­ra y pu­li­do los cris­ta­les de los fa­ros prin­ci­pa­les (de ma­te­rial plás­ti­co), ma­ti­za­dos por las in­ci­den­cias cli­ma­to­ló­gi­cas.

UN VER­DA­DE­RO TO­DO­TE­RRENO

Nos he­mos des­pla­za­do has­ta Gel­ves, en Se­vi­lla, pa­ra eva­luar so­bre el te­rreno es­te in­tere­san­tí­si­mo Dis­co­very. He­mos com­par­ti­do la pis­ta de prue­bas de la es­cue­la SA­MU con los alum­nos de un cur­so, sor­tean­do to­do ti­po de obstáculos tí­pi­cos de to­do­te­rreno (in­clu­so una zo­na inun­da­da con agua), in­fran­quea­bles pa­ra un to­do­ca­mino y que ne­ce­si­tan bue­na re­duc­to­ra y am­plios re­co­rri­dos de sus­pen­sión.

La po­si­ción al vo­lan­te es la tí­pi­ca de un to­do­te­rreno tra­di­cio­nal, con el con­duc­tor bien al­to y con la es­pal­da rec­ta, do­mi­nan­do la es­ce­na y con ex­ce­len­te vi­si­bi­li­dad del en­torno, si bien el vo­lan­te es­tá al­go des­pla­za­do ha­cia la puer­ta, sin ali­near con los pe­da­les y el asien­to.

LA BA­CA PER­MI­TE TRANS­POR­TAR EL EQUI­PA­MIEN­TO DE RES­CA­TE SIN RES­TAR ES­PA­CIO AL HA­BI­TÁCU­LO, ADE­MÁS DE DAR SO­POR­TE A LAS LUCES RO­TA­TI­VAS

Con las mar­chas cor­tas en­gra­na­das, es­te Dis­co­very ni se des­pei­na an­te los tí­pi­cos cru­ces de puen­tes, in­cli­na­cio­nes la­te­ra­les y el im­po­nen­te ba­lan­cín os­ci­lan­te de la exi­gen­te pis­ta de prue­bas. Los án­gu­los de la ca­rro­ce­ría son muy bue­nos pa­ra tra­tar­se de un to­do­te­rreno de ba­ta­lla lar­ga (aun­que el vo­la­di­zo tra­se­ro re­sul­ta per­ju­di­ca­do por el en­gan­che del re­mol­que), y los re­co­rri­dos de sus­pen­sión, de lo me­jor del mer­ca­do. El día de la prue­ba y en ma­nos de di­ver­sos alum­nos, mos­tró sus fa­ci­li­dad de con­duc­ción pa­ra con­duc­to­res inex­per­tos. So­lo fa­lla­ba es­po­rá­di­ca­men­te el con­trol de trac­ción (nos cuen­tan que no es la pri­me­ra vez), que obli­ga­ba a pa­sar los cru­ces de puen­tes con un po­co más de ve­lo­ci­dad de la desea­da. Una me­jo­ra im­por­tan­tí­si­ma ha si­do el re­cor­te de los to­pes de di­rec­ción, sen­ci­lla so­lu­ción pa­ra au­men­tar el án­gu­lo de gi­ro de las rue­das de­lan­te­ras y me­jo­rar la ma­nio­bra­bi­li­dad en lu­ga­res an­gos­tos. El pro­pie­ta­rio nos cuen­ta que se es­tá plan­tean­do ins­ta­lar el blo­queo ma­nual del di­fe­ren­cial cen­tral que lle­va­ban las ver­sio­nes más an­ti­guas del Dis­co­very II y, adi­cio­nal­men­te, un blo­queo del di­fe­ren­cial pos­te­rior. Tras el mon­ta­je de es­tos ele­men­tos, es­te Land Rover su­biría unos pel­da­ños sus ya mag

En es­te pun­to hay que acla­rar que las uni­da­des pre-con­trol de trac­ción sí lle­va­ban el blo­queo ins­ta­la­do, y mu­chas de las uni­da­des post-con­trol de trac­ción tam­bién dis­po­nían del di­fe­ren­cial blo­quea­ble, pe­ro sin la ti­mo­ne­ría, por lo que su ins­ta­la­ción re­sul­ta muy sen­ci­lla.

Con la ba­ca mon­ta­da, la es­té­ti­ca del vehícu­lo es im­pre­sio­nan­te, y el equi­pa­mien­to de res­ca­te de vehícu­los (ga­to y plan­chas) y de per­so­nas (ca­mi­lla) en­cuen­tran aquí prác­ti­co alo­ja­mien­to. Du­ran­te la mar­cha por ca­rre­te­ra, el cen­tro de gra­ve­dad y los rui­dos ae­ro­di­ná­mi­cos au­men­tan con­si­de­ra­ble­men­te con es­te por­tae­qui­pa­jes, y las in­cli­na­cio­nes de la ca­rro­ce­ría al abor­dar las cur­vas acon­se­jan to­mar­se el via­je con tran­qui­li­dad. El mo­tor tam­bién acu­sa el ele­va­dí­si­mo in­cre­men­to de la ta­ra, pe­ro re­sis­te dig­na­men­te pa­ra mo­vi­li­zar el vehícu­lo a ve­lo­ci­da­des le­ga­les. Las sus­pen­sio­nes son sua­ves y muy có­mo­das (una prio­ri­dad pa­ra los lar­gos tra­yec­tos en mi­sio­nes in­ter­na­cio­na­les), pe­ro se re­sien­ten con el co­che a to­pe de car­ga. La ecua­ción con­fort-car­ga-es­ta­bi­li­dad tie­ne aquí di­fí­cil so­lu­ción.

Co­mo de­ta­lle anec­dó­ti­co, nos co­men­ta el pro­pie­ta­rio que du­ran­te un ejer­ci­cio mul­ti­dis­ci­pli­nar con Bom­be­ros, Po­li­cía y Ser­vi­cios Sa­ni­ta­rios, es­te Dis­co­very tu­vo que res­ca­tar más de vein­te vehícu­los en­tre am­bu­lan­cias, vehícu­los lo­gís­ti­cos y tu­ris­mos tras una no­che de in­ten­sas llu­vias en una zo­na ar­ci­llo­sa. Es­te Land - ca­ción pro­fe­sio­nal de un to­do­te­rreno en esa fa­ce­ta me­nos co­no­ci­da, pe­ro im­por­tan­tí­si­ma, que es la de sal­var vi­das; un or­gu­llo pa­ra to­da la co­mu­ni­dad de to­do­te­rre­ne­ros.

RUE­DAS MT Y SUS­PEN­SIO­NES DE MA­YOR RE­CO­RRI­DO SON SU­FI­CIEN­TE PA­RA AVAN­ZAR, AUN­QUE EL CON­TROL DE TRAC­CIÓN NO SIEM­PRE FUN­CIO­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.