PRUE­BA

OPEL IN­SIG­NIA COUNTRY TOURER

Todo Terreno - - SUMARIO - TEX­TO: PA­BLO J. PO­ZA FOTOS: ÁLEX CIEN­FUE­GOS

ES­TE AU­TÉN­TI­CO LOBO CON PIEL DE COR­DE­RO COM­BI­NA UN SIS­TE­MA MO­TRIZ ENDIABLADAMENTE EFI­CAZ CON UN MO­TOR RA­BIO­SA­MEN­TE ENÉRGICO, TO­DO ELLO CA­MU­FLA­DO BA­JO LA APA­RIEN­CIA DE UN INOFENSIVO TODOCAMINO FA­MI­LIAR._ _

La his­to­ria de es­te fa­mi­liar con­ver­ti­do en todocamino es real­men­te cu­rio­sa. Ba­sa­do en el In­sig­nia Sports Tourer, la ver­sión de dos vo­lú­me­nes de la ber­li­na ale­ma­na lan­za­da al mer­ca­do en 2017, el Country Tourer va mu­cho más allá de la adi­ción de las ha­bi­tua­les pro­tec­cio­nes de plás­ti­co en los ale­ti­nes, las ta­lo­ne­ras y los pa­ra­cho­ques.

Así, lo pri­me­ro que nos lla­ma la aten­ción de es­te todocamino es el uso de un sis­te­ma de trac­ción to­tal ver­da­de­ra­men­te in­tere­san­te, desa­rro­lla­do por GKN. Y es que, aun­que la ba­se de par­ti­da pre­sen­ta la li­mi­ta­ción téc­ni­ca del mon­ta­je trans­ver­sal del mo­tor, tí­pi­co de los vehícu­los de trac­ción de­lan­te­ra, en Opel no se han li­mi­ta­do a aco­plar el tren tra­se­ro me­dian­te un sen­ci­llo em­bra­gue de dis­cos, sino que han mon­ta­do dos em­bra­gues, uno pa­ra ca­da pa­lier tra­se­ro, pres­cin­dien­do del aco­pla­mien­to cen­tral. Así, ca­da em­bra­gue pue­de ge­sio­nar­se in­de­pen­dien­te­men­te.

Si se de­jan los dos abier­tos, el tren tra­se­ro no re­ci­be par (aun­que el ár­bol de trans­mi­sión es­té per­ma­nen­te co­nec­ta­do); si se aco­plan los dos com­ple­ta­men­te, el par se re­par­te por igual en­tre las dos rue­das tra­se­ras, co­mo si dis­pu­sié­ra­mos de un blo­queo con­ven­cio­nal de di­fe­ren­cial. Y, ade­más, en vi­ra­jes ce­rra­dos se pue­de en­viar par úni­ca­men­te (o de for­ma ma­yo­ri­ta­ria) a la rue­da ex­te­rior pa­ra ha­cer que el gi­ro sea mu­cho más ágil.

En reali­dad, con la ges­tión elec­tró­ni­ca e in­de­pen­dien­te de ca­da em­bra­gue, las po­si­bi­li­da­des son enor­mes tan­to a la ho­ra de ges­tio­nar la mo­tri­ci­dad co­mo a la ho­ra de

En la prác­ti­ca, su aco­pla­mien­to es muy su­til. El vehícu­lo mues­tra un com­por­ta­mien­to tan es­ta­ble co­mo ca­be es­pe­rar de un tu­ris­mo de ba­ta­lla lar­ga, vías bas­tan­te an­chas, sus­pen­sio­nes in­de­pen­dien­tes y ba­jo cen­tro de gra­ve­dad, pe­ro a la vez re­sul­ta bas­tan­te más ágil de lo que ese mis­mo plan­tea­mien­to sugiere.

Por otra par­te, es real­men­te di­fí­cil con­se­guir que una rue­da pa­ti­ne, y eso que dis­po­ne­mos de na­da me­nos que 400 Nm, un par des­co­mu­nal pa­ra tra­tar­se de un mo­tor de ga­so­li­na.

TO­DA UNA SOR­PRE­SA

Pre­ci­sa­men­te, el mo­tor de ga­so­li­na de dos li­tros (de­no­mi­na­do LTG y per­te­ne­cien­te a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia EcoTec) es una de las sor­pre­sas que he­mos en­con­tra­do en la ga­ma Country Tourer. Se tra­ta de un pro­pul­sor muy mo­derno, es­tre­na­do en 2013 por el Che­vro­let Ma­li­bu y el Ca­di­llac ATS. Per­te­ne­ce, por tan­to, a la fa­mi­lia Ge­ne­ral Mo­tors, por lo que des­gra­cia­da­men­te tie­ne sus días con­ta­dos en la ga­ma Opel de Peu­geot; una lás­ti­ma.

Cuen­ta con co­tas cua­dra­das, un tur­bo­com­pre­sor de do­ble en­tra­da, vál­vu­las de es­ca­pe re­lle­nas de so­dio y un mon­tón de com­po­nen­tes de ma­te­ria­les exó­ti­cos que le per­mi­ten tra­ba­jar con ele­va­das tem­pe­ra­tu­ras de es­ca­pe, al­can­zar un ré­gi­men má­xi­mo de 7.000 r.p.m. y desa­rro­llar 260 CV. Pe­ro lo me­jor de to­do es que su ren­di­mien­to es

EL IN­SIG­NIA COUNTRY TOURER ES LA VER­SIÓN TODOCAMINO DEL FA­MI­LIAR SPORT TOURER. ADE­MÁS DE UNA MA­YOR AL­TU­RA, CUEN­TA CON UNA IM­PRE­SIO­NAN­TE CA­DE­NA CINEMÁTICA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.