TÉC­NI­CA

AIS­LA­MIEN­TO DEL TU­BO DE ES­CA­PE

Todo Terreno - - SUMARIO - _ TEX­TO Y FOTOS: CAR­LOS RA­MÍ­REZ

Se tra­ta de una prác­ti­ca ha­bi­tual en vehícu­los de com­pe­ti­ción y en mo­to­ci­cle­tas don­de la pro­xi­mi­dad a es­te fo­co de ca­lor pue­de re­sul­tar pe­li­gro­so. En los vehícu­los to­do­te­rre­nos clá­si­cos, nos en­con­tra­mos en mu­chas oca­sio­nes con el pro­ble­ma que ge­ne­ra el ca­lor de los tu­bos de es­ca­pe a su pa­so por zo­nas pró­xi­mas a la ca­rro­ce­ría, si­tua­ción que re­per­cu­te de for­ma im­por­tan­te en el con­fort a bor­do, es­pe­cial­men­te en ve­rano, al tiem­po que pue­de da­ñar la pin­tu­ra o las pro­tec­cio­nes con­tra el óxi­do de las cha­pas cir­cun­dan­tes.

Por el con­tra­rio, en los to­do­te­rre­nos mo­der­nos es ha­bi­tual en­con­trar un se­mi-tú­nel de ma­te­rial ais­lan­te so­bre la lí­nea de es­ca­pe, que per­mi­te pro­te­ger la ca­rro­ce­ría y ais­lar el ha­bi­tácu­lo de las ra­dia­cio­nes tér­mi­cas de la lí­nea de es­ca­pe, las cua­les, por otra par­te, son mu­cho ma­yo­res en los mo­to­res mo­der­nos, que en­tre­gan mu­cha más ener­gía (y ge­ne­ran, por tan­to, más ca­lor) a la vez que em­plean sis­te­mas de tra­ta­mien­to de ga­ses que ne­ce­si­tan tem­pe­ra­tu­ras ex­tre­mas pa­ra pro­du­cir las reacciones quí­mi­cas que les ha­cen fun­cio­nar co­rrec­ta­men­te.

Pa­ra evi­tar la ra­dia­ción tér­mi­ca del es­ca­pe en los to­do­te­rre­nos an­ti­guos se pue­de al­te­rar el tra­za­do del sis­te­ma de eva­cua­ción de ga­ses, lo que no siem­pre el ca­lor, co­mo las de los to­do­te­rre­nos mo­der­nos.

ca­len­ta­mien­to del in­te­rior del ha­bi­tácu­lo con­sis­te en ais­lar tra­mos del sis­te­ma de es­ca­pe pró­xi­mos a la ca­rro­ce­ría.

La for­ma más sen­ci­lla con­sis­te en de es­ca­pe. En vehícu­los de com­pe­ti­ción se uti­li­zan pa­ra man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra de los ga­ses ele­va­da, si­tua­ción que fa­vo­re­ce su eli­mi­na­ción. Pe­ro tam­bién pue­den - se­cuen­cia de la ma­yor tem­pe­ra­tu­ra a que son so­me­ti­dos e, in­clu­so, pue­de oca­sio­nar cier­tos pro­ble­mas de oxi­da­ción.

En nues­tro ca­so, es­tas cin­tas re­du­cen el ca­lor trans­mi­ti­do al ha­bi­tácu­lo del vehícu­lo, lo que re­dun­da en un efec­to

EL RE­VES­TI­MIEN­TO DEL ES­CA­PE CON CIN­TA TÉR­MI­CA PER­MI­TE EVI­TAR LA RA­DIA­CIÓN DE CA­LOR AL HA­BI­TÁCU­LO, AL­GO CRU­CIAL EN VEHÍCU­LOS AN­TI­GUOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.