PRUE­BA

HYUN­DAI KO­NA 1.6 T-GDI 4X4

Todo Terreno - - TT_SUMMARIO - TEX­TO Y FO­TOS: PA­BLO J. PO­ZA

DES­DE QUE HA­CE YA DIE­CI­SIE­TE AÑOS LAN­ZA­RA AL MER­CA­DO LA PRI­ME­RA GE­NE­RA­CIÓN DEL SAN­TA FE, HYUN­DAI HA VEN­DI­DO UN MI­LLÓN Y ME­DIO DE UNI­DA­DES DE SU FA­MI­LIA DE TO­DO­CA­MI­NOS, QUE AHO­RA SE AM­PLÍA CON UN VEHÍCU­LO INÉ­DI­TO QUE ES­TÁ CO­SE­CHAN­DO UN NO­TA­BLE ÉXI­TO, A PE­SAR DE HA­BER­SE LAN­ZA­DO CON UNA GA­MA RE­DU­CI­DA._

Hyun­dai ca­re­ce del au­ra tec­no­ló­gi­ca que ro­dea a los pro­duc­tos de sus ri­va­les ale­ma­nes, pe­ro es­te Ko­na 1.6 T-GDI 4x4 tie­ne po­co que en­vi­diar a un Au­di Q2 quat­tro, un Volks­wa­gen T-Roc 4Mo­tion o un Opel Mok­ka 4x4, que son, por otra par­te, tres de sus prin­ci­pa­les ri­va­les en un seg­men­to pla­ga­do de mo­de­los que no dis­po­nen de va­rian­tes de trac­ción to­tal.

Pe­se a ello, mien­tras re­co­rro a buen rit­mo una pis­ta ar­ci­llo­sa bas­tan­te des­li­zan­te con una son­ri­sa de ore­ja a ore­ja, me doy cuen­ta de que nin­guno de ellos es ne­ce­sa­ria­men­te pre­fe­ri­ble al co­reano. De en­tra­da, el mo­tor 1.6 Gam­ma Tur­bo em­pu­ja con ga­nas. Tie­ne al­go de la­ten­cia, co­mo cual­quier otro tur­bo, pe­ro lo com­pen­sa con cre­ces con un me­dio ré­gi­men ge­ne­ro­so y una bue­na ca­pa­ci­dad pa­ra su­bir de vuel­tas. Le fal­ta, eso sí, el so­ni­do de es­ca­pe “gor­do” que en­con­tra­mos en un Mi­ni Country­man Coo­per S All4 o en un Nis­san Ju­ke DIG-T, do­ta­dos am­bos de mo­to­res de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas aun­que al­go más po­ten­tes. Pe­ro la com­bi­na­ción de un chasis ágil, una ca­rro­ce­ría cor­ta, una ma­sa con­te­ni­da, un mo­tor ge­ne­ro­so y la trac­ción to­tal ha­ce del ben- ja­mín de Hyun­dai un au­tén­ti­co ju­gue­te, uno de esos lo­bos con piel de cor­de­ro.

TRAC­CIÓN TO­TAL

El sis­te­ma de trac­ción to­tal si­gue la tó­ni­ca de sus her­ma­nos de ga­ma (Tuc­son y San­ta Fe), con un tren de­lan­te­ro que re­ci­be la prác­ti­ca to­ta­li­dad del par en con­di­cio­nes nor­ma­les y un eje tra­se­ro que se aco­pla so­lo cuan­do las rue­das de­lan­te­ras co­mien­zan a pa­ti­nar. Reac­cio­na con ra­pi­dez y pue­de blo­quear­se ma­nual­men­te a ba­ja ve­lo­ci­dad pa­ra ma­xi­mi­zar la mo­tri­ci­dad en rmes muy des­li­zan­tes o an­te la pre­vi­sión de un cru­ce de puen­tes; no ha­ce mi­la­gros ni cuen­ta con un con­trol de trac­ción es­pe­cia­li­za­do en su­per cies de ba­ja ad­he­ren­cia, pe­ro fun­cio­na ra­zo­na­ble­men­te bien y nos per­mi­te su­bir por pen­dien­tes ar­ci­llo­sas por las que un 4x2 con rue­das de ca­rre­te­ra, co­mo las Han­kook Ven­tus Pri­me 235/45-18 que lle­va­mos mon­ta­das, ja­más po­dría co­ro­nar.

Es­te ge­ne­ro­so y de­por­ti­vo cal­za­do, jun­to con unos ta­ra­dos de sus­pen­sión rmes aun­que no in­có­mo­dos, es en par­te res­pon­sa­ble de las bue­nas sen­sa­cio­nes que el Ko­na 1.6 pro­por­cio­na en ca­rre­te­ra, aun­que tam­bién po­ne su gra­ni­to de are­na

pa­ra im­pe­dir que los con­su­mos ba­jen de los 9,5 li­tros ca­da 100 ki­ló­me­tros en con­di­cio­nes reales de uso. Y es una lás­ti­ma, por­que el con­su­mo se re­sien­te es­pe­cial­men­te en en­tor­nos ur­ba­nos, don­de es­te Ko­na es una ver­da­de­ra de­li­cia por la agi­li­dad de su mo­tor, sus com­pac­tas di­men­sio­nes y la co­mo­di­dad que pro­por­cio­na el cam­bio au­to­má­ti­co.

Pe­ro, por mu­cho que nos fa­ci­li­te la vi­da cuan­do cir­cu­la­mos por el con­ges­tio­na­do trá co de la ciu­dad, el cam­bio au­to­má­ti­co no es lo más lo­gra­do del con­jun­to. En reali­dad, es una ca­ja de pa­res de en­gra­na­jes aco­pla­dos me­dian­te em­bra­gues de dis­cos ac­tua­dos au­to­má­ti­ca­men­te. Los cam­bios de mar­cha son rá­pi­dos (aun­que hay una la­ten­cia cla­ra des­de que das la or­den en mo­do se­cuen­cial has­ta que se eje­cu­ta), y hay una bue­na des­mul­ti­pli­ca­ción en la mar­cha más lar­ga (unos 47 km/h ca­da 1.000 r.p.m.), pe­ro las ma­nio- bras a vehícu­lo pa­ra­do no son to­do lo ui­das que se­rían con un con­ver­ti­dor de par, lo que tam­bién se apli­ca al uso fue­ra del as­fal­to. Tam­po­co la ló­gi­ca de fun­cio­na­mien­to es siem­pre idó­nea, ya que cuan­do prac­ti­ca­mos una con­duc­ción di­ná­mi­ca es di­fí­cil pre­ver si va a man­te­ner la mar­cha en­gra­na­da o va a pa­sar a una re­la­ción su­pe­rior, y no dis­po­ne­mos de le­vas tras el vo­lan­te pa­ra ma­ne­jar­lo de for­ma ma­nual, pa­ra lo que de­be­re­mos usar la pa­lan­ca.

En reali­dad, el cam­bio de mar­chas au­to­má­ti­co cum­ple con su co­me­ti­do, pe­ro no en­ten­de­mos por qué no se ofre­ce una al­ter­na­ti­va ma­nual, que cua­dra­ría per­fec­ta­men­te con el di­na­mis­mo de es­ta ver­sión.

Es­to nos lle­va a ha­blar de la ga­ma, que en el mo­men­to de szu lan­za­mien­to era un tan­to li­mi­ta­da, ya que no ha­bía mo­to­res dié­sel, la trac­ción to­tal se aso­cia­ba ex­clu­si­va­men­te con el pro­pul­sor más po­ten­te (hay un 1.0 tur­bo dis­po­ni­ble úni­ca­men­te con trac­ción de­lan­te­ra y cam­bio ma­nual) y con los dos aca­ba­dos más al­tos (Tecno y Sty­le). Así, el pre­cio del 4x4 más ase­qui­ble ron­da los 25.000 eu­ros, un buen pre­cio pa­ra el equi­pa­mien­to y el ni­vel de po­ten­cia ofre­ci­dos, pe­ro al­to pa­ra un vehícu­lo com­pac­to.

Con es­ta ga­ma, am­plia­da re­cien­te­men­te por el 1.6 dié­sel, tie­ne un mé­ri­to atroz el he­cho de que Hyun­dai es­té ven­dien­do una me­dia de en­tre 800 y 900 Ko­na al mes. Si el vehícu­lo se adap­ta a tus gus­tos y ne­ce­si­da­des, es una mag­ní ca op­ción

INI­CIAL­MEN­TE, LA GA­MA 4X4 SE LI­MI­TA­BA AL MO­TOR DE GA­SO­LI­NA MÁS PO­TEN­TE, AL­GO QUE NO HA IM­PE­DI­DO AL KO­NA MA­TRI­CU­LAR EN­TRE 800 Y 900 UNI­DA­DES AL MES

de com­pra. Pe­ro si pre eres el cam­bio ma­nual o sim­ple­men­te se te va de pre­su­pues­to, no hay una al­ter­na­ti­va 4x4 que se adap­te a ti en la fa­mi­lia Ko­na.

A cam­bio de es­te pre­cio, eso sí, ob­te­ne­mos un ni­vel de equi­pa­mien­to muy su­pe­rior a lo que re­sul­ta ha­bi­tual en el seg­men­to. Nos ha lla­ma­do la aten­ción la in­cor­po­ra­ción, de se­rie en el aca­ba­do Tecno, del equi­po de so­ni­do de ga­ma al­ta con na­ve­ga­dor, el head up dis­play, el car­ga­dor ina­lám­bri­co o la rue­da de re­pues­to, ele­men­to es­te úl­ti­mo que des­apa­re­ce en el aca­ba­do su­pe­rior Sty­le, que a ade fa­ros LED, ta­pi­ce­ría de cue­ro y unas in­ne­ce­sa­rias llan­tas de 18 pul­ga­das con neu­má­ti­cos mu­cho más an­chos y de me­nor per l.

Di­cho to­do es­to, es­te Hyun­dai Ko­na es uno de esos co­ches de los que te cues­ta des­ha­cer­te des­pués de una se­ma­na de uso, al­go que nos ocu­rre en muy con­ta­das oca­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.