HO­RI­ZON­TES LE­JA­NOS

¿TE HAS PLAN­TEA­DO AL­GU­NA VEZ UN GRAN VIA­JE, AM­PLIOS HO­RI­ZON­TES, SO­BRE CA­RRE­TE­RAS Y PIS­TAS SIN LÍ­MI­TE? SI LA RES­PUES­TA ES AFIR­MA­TI­VA, ES­TA PRE­PA­RA­CIÓN TE IN­TERE­SA._

Todo Terreno - - TT_PREPARACIÓN - TEX­TO: F. CA­LLE­JO FO­TOS: J. M. PIASENTINI (WWW.DANDOVUELTASFOTOS.COM)

El sue­ño de cual­quier over­lan­der (po­pu­lar pa­la­bra in­gle­sa pa­ra de­sig­nar a los aven­tu­re­ros so­bre rue­das) es dis­po­ner de un vehícu­lo có­mo­do y able, con ra­zo­na­bles pres­ta­cio­nes to­do­te­rreno, pe­ro, so­bre to­do, con su cien­te ca­pa­ci­dad in­te­rior pa­ra lle­var la ca­sa a cues­tas y per­mi­tir un mí­ni­mo de con­fort. Y en es­te apar­ta­do, la lis­ta pue­de ser lar­ga: me­sa, ca­ma, co­ci­na y, si es po­si­ble, al­gu­nos elec­tro­do­més­ti­cos (la ne­ve­ra ya es un lu­jo irre­nun­cia­ble), ba­ño con du­cha de agua ca­lien­te…

Así em­pie­za la his­to­ria de nues­tros aven­tu­re­ros de hoy, que dis­fru­tan via­jan­do en fa­mi­lia por los rin­co­nes me­nos tran­si­ta­dos y bus­ca­ban, pa­ra ello, el vehícu­lo ade­cua­do. La pri­me­ra op­ción, des­car­ta­da por pre­cio y cos­te de man­te­ni­mien­to, fue un ca­mión to­do­te­rreno. Lue­go es­tu­vie­ron ten­ta­dos por un Iveco Daily 4×4 de do­ble ca­bi­na, a buen pre­cio y que sí po­dría lle­gar a ser eco­nó­mi­ca­men­te sos­te­ni­ble. Pe­ro con una car­ga útil de po­co más de 600 ki­los, no que­da­ba mar­gen pa­ra ins­ta­lar la cé­lu­la vi­vien­da y el equi­pa­je. Las ca­mio­ne­tas o pick ups son una gran op­ción, pe­ro el gru­po fa­mi­liar tie­ne tres miem­bros. Y si te de­can­tas por una de do­ble ca­bi­na (la op­ción más ló­gi­ca pa­ra una fa­mi­lia), el es­pa­cio pa­ra la vi­vien­da se re­du­ce mu­chí­si­mo. Así que la co­sa no era sen­ci­lla.

En es­te pun­to fue cru­cial su asis­ten­cia al Mee­ting Cam­per de 2016, la fe­ria que ca­da año se ce­le­bra en San Mi­guel de Camp­ma­jor (Ge­ro­na), don­de pu­die­ron to­mar con­tac­to con to­do ti­po de vehícu­los 4x4 vi­vien­da. Allí to­ma­ron la de­ci­sión: una gran fur­go­ne­ta 4×4 “cam­pe­ri­za­da” ofre­ce ver­sa­ti­li­dad y re­sul­ta más ha­bi­ta­ble que un pick up con cé­lu­la vi­vien­da, al tiem­po que es más eco­nó­mi­ca y ma­ne­ja­ble que un ca­mión.

Pe­ro, pa­ra com­pli­car aún más la elec­ción, nues­tros ami­gos re­si­den en Andorra, don­de el mer­ca­do au­to­mo­triz es muy re­du­ci­do. Im­por­tar un vehícu­lo re­quie­re un ni­vel mí­ni­mo de emi­sio­nes Eu­ro 5, con los cual los pre­cios se dis­pa­ran y las op­cio­nes van des­apa­re­cien­do...

Ha­ce unos tres años, nues­tros pro­ta­go­nis­tas ya se ha­bían to­pa­do con el fur­gón Sprinter de nues­tro re­por­ta­je de hoy en El Tar­ter, un pre­cio­so pue­blo pi­re­nai­co jun­to a Sol­deu y cer­ca de la fron­te­ra con Es­pa­ña. Ma­tri­cu­la­do nue­vo en 2008, era exac­ta­men­te lo que bus­ca­ban y con unas ca­rac­te­rís­ti­cas muy po­co co­mu­nes: Ba­ta­lla lar­ga, mo­tor V6, 4x4 con re­duc­to­ra, Eu­ro 4 (sin ne­ce­si­dad de urea o AdB­lue), cam­bio de seis mar­chas, po­cos ki­ló­me­tros y so­lo se uti­li­za­ba co­mo vehícu­lo par­ti­cu­lar. Pe­ro es­ta “pe­ri­ta en dul­ce” no es­ta­ba to­da­vía ma­du­ra. Sa­bien­do que era ca­si úni­ca en

UN FUR­GÓN 4X4 RE­SUL­TA MÁS HA­BI­TA­BLE QUE UN PICK UP CON CÉ­LU­LA VI­VIEN­DA, AUN­QUE CUEN­TA CON ME­NOS CA­PA­CI­DA­DES OFF-ROAD

Andorra, una vez por año de­ja­ron no­tas en el pa­ra­bri­sas, pre­gun­tan­do una y otra vez al due­ño si la que­ría ven­der. Tras mu­cho in­sis­tir, nal­men­te pu­die­ron lle­gar a un acuer­do con el pro­pie­ta­rio y co­men­zó, aho­ra muy en se­rio, la aven­tu­ra.

UN TO­DO­CA­MINO GRAN­DO­TE

Si bien a pri­me­ra vis­ta es­ta fur­go­ne­ta Mer­ce­des 4x4 no tie­ne las ca­pa­ci­da­des to­do­te­rreno de un ca­mión o pick up 4x4, lo cier­to es que en un via­je de aven­tu­ra tran­si­tas la ma­yo­ría de los ki­ló­me­tros so­bre as­fal­to, o bien so­bre pis­tas y ca­mi­nos sen­ci­llos, que un Mer­ce­des Sprinter 4×4 pue­de su­pe­rar sin di cul­ta­des. Y si no pue­des pa­sar, se­gu­ro que dan­do un pe­que­ño ro­deo lle­gas don­de ne­ce­si­tas.

La trans­for­ma­ción del in­te­rior de un vehícu­lo en vi­vien­da re­quie­re una mi­nu­cio­sa pla­ni ca­ción. Ade­más de la tí­pi­ca pre­pa­ra­ción to­do­te­rreno, que en es­te ca­so se ha li­mi­ta­do a los neu­má­ti­cos

del vehícu­lo, in­clu­yen­do el pe­so de los pa­sa­je­ros. Es­te re­to, ha­bi­tual al desa­rro­llar un vehícu­lo vi­vien­da, re­sul­ta tan­to más di­fí­cil cuan­to más pe­que­ño es el au­to­mó­vil de par­ti­da, y no siem­pre es re­suel­to con acier­to. De he­cho, con ex­ce­si­va fre­cuen­cia los vehícu­los vi­vien­da (ca­ra­va­nas, au­to­ca­ra­va­nas) cir­cu­lan so­bre­car­ga­dos, lo que no so­lo re­sul­ta ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so en ca­so de ma­nio­bras im­pre­vis­tas, sino que pue­de con­lle­var cuan­tio­sas san­cio­nes si es­tas irre­gu­la­ri­da­des son de­tec­ta­das por las au­to­ri­da­des.

En el ca­so del Sprinter, se par­tía de un fur­gón de car­ga (com­ple­ta­men­te diá­fano), y fue fá­cil di­se­ñar una dis­tri­bu­ción par­tien­do de una ho­ja en blan­co. De es­te mo­do, se ha co­lo­ca­do el “sa­lón” en la par­te tra­se­ra, y de­ba­jo se ha dis­pues­to una área de al­ma­ce­na­mien­to, con una par­te cen­tral de 190 cm de lar­go, que per­mi­te guar­dar ta­blas de snowboard y es­quíes pa­ra las aven­tu­ras in­ver­na­les. Tam­bién se op­tó por evi­tar los ar­ma­rios so­bre el te­cho y co­lo­car el equi­pa­je y el trans­por­te de vi­tua­llas lo más ba­jo po­si­ble, pa­ra no ele­var el cen­tro de gra­ve­dad. De es­te mo­do, ba­jo los asien­tos se dis­po­ne de ar­ma­rios que ofre­cen gran ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­je.

Por es­te mis­mo mo­ti­vo, la ca­le­fac­ción au­tó­no­ma de ga­só­leo, los de­pó­si­tos de aguas limpias y ne­gras (potty-WC) es­tán a la al­tu­ra del pi­so de la fur­go­ne­ta, y el de aguas gri­ses (du­cha y pi­la-fre­ga­de­ro), de­ba­jo.

En la par­te de­lan­te­ra se dis­po­ne de otra zo­na de es­tar, con un asien­to-ca­ma de dos pla­zas y una me­sa. En los asien­tos del con­duc­tor y pa­sa­je­ro se han ins­ta­la­do ba­ses gi­ra­to­rias (ho­mo­lo­ga­das) que per­mi­ten ro­tar­los ha­cia atrás, pa­ra crear un aco­ge­dor es­pa­cio pa­ra cua­tro per­so­nas. Con su gran ta­ma­ño y ele­va­do te­cho, la sen­sa­ción de am­pli­tud en el in­te­rior de es­te fur­gón vi­vien­da es enor­me.

Al na­li­zar el pro­ce­so de cam­pe­ri­za­ción y tras la pre­cep­ti­va pe­sa­da en la bás­cu­la… hu­bo sor­pre­sas. Se su­pe­ra­ban am­plia­men­te los 3.500 ki­los en or­den de mar­cha, y fue ne­ce­sa­rio ali­ge­rar el con­jun­to, eli­mi­nan­do al­gu­nos equi­pa­mien­tos y re­di­se­ñan­do los mue­bles con ma­te­ria­les más li­ge­ros; to­do ello al ob­je­to de man­te­ner la ma­sa en or­den de mar­cha del vehícu­lo con equi­pa­je y pa­sa­je­ros den­tro de los már­ge­nes del fa­bri­can­te. En es­te ca­so no era po­si­ble ele­var la ma­sa má­xi­ma ad­mi­si­ble de la Sprinter, ya que el lí­mi­te de 3.500 ki­los es in­fran­quea­ble, pues por

EL SO­BRE­PE­SO ES UN MAL EN­DÉ­MI­CO DE LAS AU­TO­CA­RA­VA­NAS. EN ES­TE CA­SO, HU­BO QUE REHA­CER LOS MUE­BLES CON MA­TE­RIA­LES MÁS LI­GE­ROS

en­ci­ma ya cam­bia la ti­po­lo­gía del vehícu­lo (de N1 a N2) y, ade­más, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble dis­po­ner del car­né de con­du­cir de ca­mión.

¿Y CÓ­MO VA?

Es­ta Mer­ce­des es una de­li­cia so­bre as­fal­to, con aplo­mo y muy buen an­dar a ve­lo­ci­da­des le­ga­les. El mo­tor es elás­ti­co y po­ten­te, lo que ayu­da en las re­cu­pe­ra­cio­nes y ade­lan­ta­mien­tos. Los dos asien­tos de­lan­te­ros (con sus­pen­sión) re­sul­tan có­mo­dos, y el rui­do in­te­rior es­tá con­te­ni­do. Sin em­bar­go, el asien­to-ca­ma de dos pla­zas ins­ta­la­do tras el con­duc­tor dis­po­ne de un res­pal­do ex­ce­si­va­men­te ver­ti­cal, no per­mi­te ajus­tes y re­sul­ta un tan­to ago­bian­te en un via­je lar­go.

Pe­ro aquí he­mos ve­ni­do a pro­bar un to­do­te­rreno. Con un le­ve pe­ro im­por­tan­te in­cre­men­to (+ 20 mm.) en la dis­tan­cia li­bre al sue­lo gra­cias a los neu­má­ti­cos de

ma­yor per l, es­te Sprinter 4x4 se mue­ve con sol­tu­ra por cual­quier ca­mino o pis­ta sen­ci­lla, aun­que el pe­so en or­den de mar­cha y la al­tu­ra del con­jun­to in­vi­ta a ser pru­den­te de­bi­do a las ele­va­das iner­cias. Nor­mal­men­te se cir­cu­la en trac­ción tra­se­ra, y so­lo ne­ce­si­ta­re­mos aco­plar la trac­ción de­lan­te­ra en zo­nas em­ba­rra­das o ne­va­das. El cam­bio de 4x2 a 4x4 en mar­chas lar­gas se pue­de rea­li­zar sin te­ner que de­te­ner el vehícu­lo.

Si el ca­mino se com­pli­ca, de­be­re­mos va­lo­rar muy bien las di cul­ta­des, pues con su enor­me ta­ma­ño (ca­si sie­te me­tros de lon­gi­tud), los án­gu­los de la ca­rro­ce­ría es­tán li­mi­ta­dos, pri­me­ro el lar­go vo­la­di­zo tra­se­ro y, so­bre to­do, el ángulo ven­tral, real­men­te re­du­ci­do de­bi­do a la enor­me ba­ta­lla del vehícu­lo. Los re­co­rri­dos de las sus­pen­sio­nes re­sul­tan muy li­mi­ta­dos, y al más mí­ni­mo cru­ce de puen­tes, en se­gui­da hay al­gu­na rue­da en el ai­re. Sin em­bar­go, una vez que has to­ma­do la me­di­da a la Sprinter, tie­nes a tu dis­po­si­ción una pri­me­ra mar­cha real­men­te cor­ta que, en con­jun­to con la re­duc­to­ra (bas­tan­te lar­ga y ale­ja­da de la de un au­tén­ti­co to­do­te­rreno), per­mi­te nor­mal­men­te su­pe­rar con éxi­to sen­ci­llos pa­sos tria­le­ros, que a prio­ri pa­re­cían in­abor­da­bles, aun­que con más fa­ci­li­dad si el te­rreno es­tá se­co y du­ro. So­bre ba­rro y su­per cies blan­das, las di cul­ta­des se mul­ti­pli­can ex­po­nen­cial­men­te, y la pru­den­cia se­rá de­ter­mi­nan­te.

Du­ran­te un re­cien­te via­je por Ma­rrue­cos, es­te Sprinter 4x4 ha su­pe­ra­do con éxi­to su pri­me­ra gran aven­tu­ra afri­ca­na. El con­su­mo me­dio de ga­só­leo du­ran­te la ru­ta ha si­do de 14,3 li­tros/100 km, y se han re­co­rri­do más de 5.000 km y su­pe­ra­do con éxi­to las exi­gen­tes y pe­dre­go­sas pis­tas alaui­tas y las ex­ten­sas ha­ma­das del sur.

Las sus­pen­sio­nes (prác­ti­ca­men­te de se­rie) han su­fri­do lo su­yo, muy es­pe­cial­men­te la sus­pen­sión de­lan­te­ra in­de­pen- dien­te, que se ha mos­tra­do muy se­ca y tos­ca, obli­gan­do a ra­len­ti­zar no­ta­ble­men­te la mar­cha. El eje tra­se­ro fun­cio­na me­jor, y se no­ta la ayu­da ex­tra de las ba­lo­nas de ai­re que, gra­cias al com­pre­sor ins­ta­la­do (con man­do en el sal­pi­ca­de­ro), per­mi­ten ajus­tar la du­re­za de la sus­pen­sión en fun­ción del te­rreno. La pre­sión em­plea­da en los neu­má­ti­cos pa­ra cir­cu­lar por ca­rre­te­ra ha si­do de 4,6 ba­res (re­co­men­da­ción de fá­bri­ca), pe­ro con neu­má­ti­cos AT de per l más al­to (de­ter­mi­nan­tes en el éxi­to de la aven­tu­ra) se ha re­du­ci­do a 3 ba­res pa­ra ro­dar por pis­ta, con una no­ta­ble ga­nan­cia de con­fort de mar­cha.

La are­na no es lo su­yo. El pe­so y el ta­ma­ño le pe­na­li­zan dra­má­ti­ca­men­te, y es fá­cil que­dar­se atas­ca­do. Pa­ra abor­dar zo­nas de pla­ya re­sul­ta im­pres­cin­di­ble des­hin­char los neu­má­ti­cos a 1 bar an­tes de en­trar en la are­na, leer bien las tra­yec­to­rias y, so­bre to­do, ele­gir muy bien dón­de nos de­te­ne­mos. Pe­ro po­der lle­gar a la desem­bo­ca­du­ra del río Draa y dis­po­ner de un com­ple­to y aco­ge­dor apar­ta­men­to a ori­llas del mar, o en me­dio del de­sier­to… no tie­ne pre­cio.

LA TRAC­CIÓN TO­TAL PUE­DE CO­NEC­TAR­SE EN MAR­CHA, PE­RO SI EL CA­MINO SE COM­PLI­CA MU­CHO, HAY QUE EVA­LUAR BIEN LAS DI­FI­CUL­TA­DES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.