PO­TEN­CIA FLO­TAN­TE

Todo Terreno - - TÉCNICA -

Wal­ter P. Chrys­ler, fun­da­dor de la mar­ca que lle­va su ape­lli­do, es­tá con­si­de­ra­do co­mo el ma­yor pro­mo­tor del mon­ta­je de silent-blocks en los au­to­mó­vi­les. De he­cho, se di­ce que el 10 de mar­zo de 1932, Chrys­ler lla­mó a la se­de de Ford pa­ra mos­trar un nue­vo mo­de­lo de Ply­mouth cu­ya ma­yor in­no­va­ción fue la novedosa sus­pen­sión de su mo­tor de seis ci­lin­dros pa­ra mi­ni­mi­zar la vi­bra­ción, apo­ya­do so­bre tres so­por­tes de go­ma, lo que re­du­cía drás­ti­ca­men­te el rui­do y las vi­bra­cio­nes. Se cuen­ta que aun­que fue un gran éxi­to en el Ply­mouth, a Henry Ford no le gus­tó. No ha­bía nin­gu­na ra­zón en es­pe­cial; sim­ple­men­te, no le gustaba, y pun­to. Anéc­do­tas apar­te, Fre­de­rick Ze­der, je­fe de in­ge­nie­ría de Chrys­ler du­ran­te la épo­ca, fue quien me­re­ce el cré­di­to por el desa­rro­llo de es­ta idea. Se­gún el pro­pio Lee Ia­coc­ca, quien di­ri­gi­ría Chrys­ler du­ran­te los años 80, “Ze­der fue el pri­mer hom­bre que des­cu­brió có­mo eli­mi­nar las vi­bra­cio­nes de los co­ches”. Ini­cial­men­te, por cier­to, el sis­te­ma de silent-blocks so­bre el que se mon­ta­ban los mo­to­res de Chrys­ler se co­mer­cia­li­zó co­mo Floa­ting Po­wer (po­ten­cia flo­tan­te), y ca­si in­me­dia­ta­men­te se con­vir­tió en el mé­to­do con­ven­cio­nal de unir los mo­to­res al cha­sis en to­da la in­dus­tria au­to­mo­triz... a ex­cep­ción de Ford.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.