RU­TA TT

TRANSNISTRIA

Todo Terreno - - SUMARIO - TEX­TO: MA­RIÁN OCA­ÑA FOTOS CE­DI­DAS POR: VI­CEN­TE PLÉDEL

NUES­TRO AVAN­CE HA­CIA MON­GO­LIA NOS BRIN­DA LA TEN­TA­DO­RA E IRRE­CHA­ZA­BLE OPOR­TU­NI­DAD DE IN­TRO­DU­CIR­NOS EN UN TE­RRI­TO­RIO DON­DE SE HA ABIER­TO UNA HE­RI­DA QUE DI­FÍ­CIL­MEN­TE PO­DRÁ CI­CA­TRI­ZAR. AL PE­NE­TRAR EN TRANSNISTRIA, REAL­MEN­TE NOS EN­CON­TRA­MOS CON UN “NOPAÍS” MUY MI­LI­TA­RI­ZA­DO, EM­PO­BRE­CI­DO, CON PO­CAS LI­BER­TA­DES Y RIN­DIEN­DO CUL­TO A LA ÉPO­CA DE LA UNIÓN SO­VIÉ­TI­CA Y TO­DA SU SIM­BO­LO­GÍA. _

TRANSNISTRIA ES UN TE­RRI­TO­RIO MOLDAVO QUE SE HA DE­CLA­RA­DO IN­DE­PEN­DIEN­TE, AUN­QUE NIN­GÚN PAÍS DEL MUN­DO LO RE­CO­NO­CE

es­ta pe­que­ña por­ción de te­rri­to­rio moldavo a ori­llas del río Dniés­ter y en­ca­ja­da en­tre la pro­pia Mol­da­via y Ucra­nia se de­cla­ró uni­la­te­ral­men­te in­de­pen­dien­te de Mol­da­via cuan­do se pro­du­jo la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca. Se des­en­ca­de­nó una gue­rra ci­vil que ge­ne­ró mu­chos muer­tos, al­tos al fue­go no res­pe­ta­dos, des­truc­ción, rui­na... Los re­bel­des an­ti-mol­da­vos pi­die­ron ayu­da a Ru­sia, ofre­cién­do­se a ple­gar­se a sus de­sig­nios es­tra­té­gi­co-mi­li­ta­res. El ejér­ci­to ru­so apa­re­ció con el 14.º Cuer­po de Ejér­ci­to y... se aca­bó la gue­rra.

Crea­ron su pro­pia mo­ne­da, sin cur­so le­gal, y tam­bién tie­nen un cua­der­ni­llo que lla­man pa­sa­por­te, pe­ro sin nin­gu­na va­li­dez, al ser un “no-país”. Co­mo Mol­da­via no re­co­no­ce su in­de­pen­den­cia y les si­gue con­si­de­ran­do mol­da­vos, los trans­nis­trios tie­nen ac­ce­so al pa­sa­por­te moldavo y, co­mo pro-ru­sos, la ma­yo­ría de la po­bla­ción tie­ne pa­sa­por­te ru­so y/o ucra­niano. Tam­po­co son ami­gos de Ucra­nia, pe­ro con el caos de la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca, mu­chos tam­bién pi­die­ron esa nacionalidad, y a mu­chos se les con­ce­dió por el ga­li­ma­tías de fron­te­ras y na­cio­na­li­da­des que ha­bía en la épo­ca. Es de­cir, no tie­nen pa­sa­por­te pro­pio, pe­ro la po­bla­ción pue­de te­ner has­ta tres pa­sa­por­tes de di­fe­ren­tes na­cio­nes.

Nin­gún país del mun­do les re­co­no­ce co­mo es­ta­do, ni si­quie­ra Ve­ne­zue­la o Ni­ca­ra­gua, ami­gos de es­te ti­po de shows. Tam­po­co la re­co­no­cen sus ami­gos ru­sos; no obs­tan­te, han de­ja­do allí un ba­ta­llón co­mo “mues­tra de amis­tad”... in­ti­mi­da­to­ria. La oli­gar­quía go­ber­nan­te pro-ru­sa cum­plió su pac­to de su­mi­sión a Ru­sia, y aho­ra son to­dos mi­llo­na­rios mien­tras la po­bla­ción tie­ne la ren­ta per cá­pi­ta más ba­ja de Eu­ro­pa y emi­gra, si pue­de, a Ru­sia, por­que ir a la Unión Eu­ro­pea es mu­cho más com­pli­ca­do.

Se pros­cri­bió el al­fa­be­to la­tino y se im­pu­so el ci­rí­li­co. Los na­cio­na­lis­tas tam­bién apro­ba­ron una ley en 2004 me­dian­te la cual se que­ría erra­di­car la gra­fía la­ti­na del idio­ma moldavo (ru­mano) en las es­cue­las, y los pro­fe­so­res y pa­dres que pro­tes­ta­ron aca­ba­ron en la cár­cel. Se es­ta­ble­ció el ru­so co­mo idio­ma prio­ri­ta­rio. Du­ran­te esos años de gue­rra y per­se­cu­cio­nes, gran par­te de la po­bla­ción mol­da­va hu­yó a Mol­da­via, cons­ti­tu­yén­do­se co­mo ma­yo­ría ab­so­lu­ta una po­bla­ción pro-ru­sa.

Cuan­do cru­za­mos la fron­te­ra, no sa­bía­mos exac­ta­men­te qué iba a ocu­rrir. No co­no­cía­mos a na­die que hu­bie­se cru­za­do esa fron­te­ra con co­che pro­pio. In­clu­so ca­bía la po­si­bi­li­dad de que no nos de­ja­sen en­trar con nues­tro todoterreno, al no ser ni moldavo ni ucra­niano. En la fron­te­ra es­tu­vi­mos blo­quea­dos un tiem­po por­que no ha­bía mo­do de en­ten­der­se con na­die, has­ta po­qui­to de in­glés y se hi­zo car­go de no­so­tros. Era to­tal­men­te hie­rá­ti­co, pe­ro de una cortesía in­ta­cha­ble; to­do un ca­ba­lle­ro.

Po­co a po­co, nos ex­pli­ca­ba los pa­sos, y él mis­mo re­lle­nó to­dos los im­pre­sos (úni­ca­men­te en ci­rí­li­co), y nos di­jo que ha­bía que pa­gar 40 eu­ros por lo que en­ten­di­mos co­mo un per­mi­so de cir­cu­la­ción tem­po­ral pa­ra nues­tro 4x4. Pa­ga­mos documentos que iba cum­pli­men­tan­do. El registro es so­me­ro; úni­ca­men­te no les ha­ce gra­cia que lle­ve­mos dos ruedas de re­pues­to com­ple­tas. Se­ña­lan­do Mon­go­lia en el ma­pa del ca­pó, les ha­ce­mos ver que las dos BFGoo­drich All Te­rrain que lle­va­mos son de uso pro­pio, y no pa­ra ven­der­las en el mer­ca­do ne­gro. Lo acep­tan. Lle­ga­mos a la ba­rre­ra y en­tre­ga­mos to­do. De una ma­qui­ni­ta sa­le un pa­pel tér­mi­co con to­dos nues­tro da­tos y nos se­ña­la el lí­mi­te de nues­tra es­tan­cia has­ta con mi­nu­tos. Co­mo nos pa­se­mos... “pro­blem, pro­blem...”, nos di­ce. La ba­rre­ra se le­van­ta y en­tra­mos en Transnistria.

AQUÍ NO HAY EM­BA­JA­DAS, POR LO QUE HAS DE EX­TRE­MAR EL CUI­DA­DO. SI TIE­NES CUAL­QUIER PRO­BLE­MA, ES­TÁS COM­PLE­TA­MEN­TE SO­LO

CI­RÍ­LI­CO. Los na­cio­na­lis­tas mar­gi­nan el al­fa­be­to la­tino y la len­gua mol­da­va (ru­mano). El idio­ma ofi­cial es el ru­so y to­das las in­di­ca­cio­nes es­tán en ci­rí­li­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.