LA RON­DA POR DEN­TRO

Trail Run - - THE BOB GRAHAM ROUND -

Lo cier­to es que po­cas ve­ces es po­si­ble ver en un re­co­rri­do tan­to des­ni­vel acu­mu­la­do en po­co más de cien ki­ló­me­tros. Y lo cu­rio­so es que la al­ti­tud me­dia de es­tas mon­ta­ñas es re­la­ti­va­men­te ba­ja. El re­sul­ta­do es que pa­ra acu­mu­lar esa can­ti­dad bru­tal de me­tros de ascenso el re­co­rri­do ha de ser ne­ce­sa­ria­men­te un rom­pe­pier­nas in­hu­mano. De he­cho, el per­fil al­ti­tu­di­nal del re­co­rri­do tie­ne un as­pec­to ate­rra­dor. A es­to hay que su­mar­le las con­di­cio­nes del te­rreno, a me­nu­do con zo­nas se­mi­pan­ta­no­sas, zo­nas sin ca­mino apa­ren­te o en­tre caos de blo­ques… Por su­pues­to, au­sen­cia to­tal de mar­ca­je y mu­chas ve­ces tam­bién au­sen­cia de ca­mi­nos y sen­das. Es­ta es la ver­da­de­ra esen­cia del fell running y lo que lo di­fe­ren­cia de las ca­rre­ras por mon­ta­ña a las que es­ta­mos acos­tum­bra­dos en nues­tro país. To­do es­to ya es más que su­fi­cien­te pa­ra con­si­de­rar la Bob Graham Round co­mo una bar­ba­ri­dad. Bá­si­ca­men­te el re­co­rri­do pue­de di­vi­dir­se en cin­co tra­mos, que vie­nen fi­ja­dos por los pun­tos en los que el re­co­rri­do cru­za ca­rre­te­ras lo­ca­les. Es­tos pun­tos sue­len fun­cio­nar co­mo pun­tos de ayu­da ex­ter­na y avi­tua­lla­mien­to. A con­ti­nua­ción se ha­ce una des­crip­ción de ca­da tra­mo en sen­ti­do ho­ra­rio, que es el sen­ti­do que no­so­tros ele­gi­mos y el más usa­do en la ac­tua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.