El puzzle del co­rre­dor

Trail Run - - SUMARIO -

¿Quién no ha te­ni­do que ha­cer ma­la­ba­res pa­ra cua­drar en la agen­da los en­tre­na­mien­tos de la se­ma­na, los com­pro­mi­sos la­bo­ra­les y los en­cuen­tros fa­mi­lia­res co­mo si de un rom­pe­ca­be­zas se tra­ta­ra? De es­te asun­to que a to­dos nos afec­ta nos ha­bla An­na Co­met pa­ra fa­ci­li­tar­nos la vi­da.

Las va­ca­cio­nes son mágicas, pa­re­ce que el día se di­la­te, hay tiem­po pa­ra to­do ( ju­gar con los hi­jos, de­di­car aquel pre­cia­do tiem­po a tu pa­re­ja, lar­gas so­bre­me­sas con los ami­gos des­pués de un buen en­tre­na­mien­to, etc.) y no te­ne­mos pri­sa pa­ra na­da. Es una épo­ca que, a mi pa­re­cer, fa­vo­re­ce dos si­tua­cio­nes que vie­nen de la mano. En pri­mer lu­gar, son jor­na­das de rit­mo re­la­ti­va­men­te cal­ma­do, tal y co­mo co­men­tá­ba­mos, cu­ya con­se­cuen­cia nos lle­va di­rec­ta­men­te a la se­gun­da si­tua­ción: to­dos es­ta­re­mos de acuer­do que te­ner tiem­po es bueno, sin du­da, pe­ro a la vez pro­pi­cia que nos de­je­mos lle­var por el flow del buen ro­llo, nos ven­ga­mos arri­ba y nos plan­tee­mos fu­tu­ros pro­pó­si­tos que en otro mo­men­to del año se­ría­mos in­ca­pa­ces de, ni si­quie­ra, ima­gi­nar. Pe­ro, qué ca­ra­jo, nos sen­ti­mos des­can­sa­dos, es­ta­mos en­tre­nan­do a to­pe, nos ve­mos ca­pa­ces de to­do y nos lia­mos la man­ta a la ca­be­za. Pen­sa­mos: “al vol­ver de va­ca­cio­nes, si me or­ga­ni­zo bien… ¡pue­do con to­do!” Sin­ce­ra­men­te creo que es­te plan­tea­mien­to es muy po­si­ti­vo. En el mun­do em­pre­sa­rial se di­ce que va­le la pe­na apun­tar al­to, sino co­rres el ries­go de pe­gar­te el ti­ro en el pie y siem­pre es­ta­mos a tiem­po a echar­nos atrás sin que, ba­jo nin­gún con­cep­to, es­to pue­da su­po­ner un fra­ca­so. Aún así, el cho­que fron­tal con el rit­mo dia­rio lle­ga. El des­per­ta­dor vuel­ve a so­nar a pri­me­ra ho­ra sin im­por­tar­le en qué mo­men­to nos he­mos acos­ta­do, los ni­ños nos ro­ban su tiem­po (muy ne­ce­sa­rio, por su­pues­to), hay que ti­rar la ca­sa ade­lan­te, pre­pa­rar co­mi­das y ce­nas, lin­dar con los te­je­ma­ne­jes fa­mi­lia­res y car­gar con al­gu­na que otra res­pon­sa­bi­li­dad la­bo­ral y so­cial. Y sí… sé que es­tás le­yen­do es­tas lí­neas y quie­res pen­sar que es­toy exa­ge­ran­do… pe­ro tan­to tú co­mo yo so­mos cons­cien­tes que la reali­dad es má­gi­ca y afor­tu­na­da­men­te así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.