La hue­lla de Laia Díez

Trail Run - - SUMARIO -

Abrid los ojos, la men­te y va­lo­rad to­do lo que te­néis, esas pe­que­ñas gran­des co­sas ha­cen la vi­da más bo­ni­ta.

Co­rrer es par­te de mi vi­da. Me le­van­to cuan­do aún es de no­che y mis ga­nas de se­guir dur­mien­do son enor­mes, pe­ro ten­go que cum­plir, y sé que al ter­mi­nar es­ta­ré tre­men­da­men­te sa­tis­fe­cha. Mis tres prin­ce­sas es­tán en sus ca­mas, so­ñan­do, a gus­to, las mi­ro y se me es­ca­pa una son­ri­sa. Soy cons­cien­te de que le­van­tar­me tem­prano me ser­vi­rá pa­ra es­tar con ellas el res­to del día. Ellas son mi vi­da. Ha­cer ul­tras re­quie­re mu­cho es­fuer­zo, sa­cri­fi­cio y tam­bién mu­cho tiem­po. Es­to al fi­nal acos­tum­bra a te­ner su re­com­pen­sa y el pre­mio es muy gran­de. Pe­ro siem­pre hay un agu­je­ro en mi co­ra­zón que se preo­cu­pa por ella. Siem­pre es­tá a mi la­do, pa­ra lo bueno y pa­ra lo ma­lo. Ha­bla­ré de mi som­bra, que jus­ta­men­te se tra­ta de mi pa­re­ja y eso lo ha­ce to­do mu­cho más in­ten­so. Ella siem­pre pa­sa des­aper­ci­bi­da. Pa­re­ce que to­do lo ha­ga yo, pe­ro en los pe­rio­dos de más en­tre­na­mien­to es ella quien pa­sa más ho­ras so­la con las ni­ñas, quien aguan­ta mis ner­vios pre-ca­rre­ra, mis mo­men­tos lo­cos por ha­cer las co­sas bien… No lo pa­re­ce, pe­ro es­te mun­do nos exi­ge mu­cho y no to­do es un ca­mino de ro­sas. Cuan­do cai­go ella siem­pre me le­van­ta, cuan­do llo­ro sus ma­nos se­can mis lá­gri­mas, cuan­do no me en­tra na­da de co­mer ella me pre­pa­ra mi sé­mo­la lí­qui­da pa­ra que pue­da in­ge­rir al­gu­na co­sa, cuan­do es­toy de­rrum­ba­da ella me da fuer­za pa­ra que si­ga ha­cia ade­lan­te… sin ella to­do es­to no se­ría po­si­ble. Siem­pre so­mos los co­rre­do­res los que nos lle­va­mos los aplau­sos, los mé­ri­tos, las vic­to­rias, los gran­des mo­men­tos. Pe­ro de­trás de to­do es­to es­tán las asis­ten­cias. Sin ellas no so­mos na­da. Su ca­pa­ci­dad de ver las co­sas an­ti­ci­pa­da­men­te, de te­ner­lo to­do pre­pa­ra­do al más mí­ni­mo de­ta­lle, de arro­par­nos cons­tan­te­men­te ha­ce de no­so­tros se­res más gran­des, más fuer­tes. Ella me ha­ce me­jor co­rre­do­ra y me­jor per­so­na. Siem­pre di­go que el 50% de to­do mi es­fuer­zo es de Eli­sa. En abril co­rrí Sa­bles y dos días an­tes su pa­dre nos ha­bía de­ja­do. No ten­dré nun­ca las pa­la­bras exac­tas pa­ra agra­de­cer­le lo su­fi­cien­te su apo­yo, su for­ta­le­za pa­ra de­cir­me que me fue­ra a co­rrer, que ella es­ta­ría bien… Esa ca­rre­ra fue el 100% de ella. Te­ne­mos ilu­sio­nes que se con­vier­ten en ob­je­ti­vos, en­tre­na­mos pa­ra ellos, su­fri­mos pa­ra lle­gar a to­do, va­ria­mos la ali­men­ta­ción, nos cui­da­mos cuer­po y men­te, lle­gan las ca­rre­ras, unas van bien, otras no tan­to, llo­ra­mos, reí­mos, nos de­silu­sio­na­mos, nos vol­ve­mos a le­van­tar, ce­le­bra­mos nues­tras bue­nas ca­rre­ras, pe­ro el me­jor mo­men­to de to­do es el fi­nal, cuan­do oyes por me­ga­fo­nía al spea­ker y vi­sua­li­zas a lo le­jos la me­ta. Bufffff, tus ojos se hu­me­de­cen de emo­ción y lle­ga el me­jor mo­men­to de to­dos, el ABRA­ZO con ella, el cru­zar la lí­nea de lle­ga­da y abra­zar a tu asis­ten­cia que re­sul­ta que es par­te de tu vi­da, que com­par­te tu pa­sión y ha­ce de ti esa co­rre­do­ra con la que mu­chas ve­ces ha­bías so­ña­do. Gra­cias por es­tar ahí, gra­cias a to­das las asis­ten­cias que ha­cen su tra­ba­jo por­que quie­ren, por amor, amis­tad, com­pli­ci­dad o lo que sea. Esa es una suer­te que no to­dos te­ne­mos y se de­be va­lo­rar in­con­di­cio­nal­men­te. Por lo tan­to, abrid los ojos, la men­te y va­lo­rad to­do lo que te­néis a vues­tro la­do, esas pe­que­ñas gran­des co­sas son lo que ha­cen la vi­da más bo­ni­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.