Re­por­ta­je: Great Hi­ma­la­yan Trail

Trail Run - - SUMARIO -

Te­nían ab­so­lu­ta con­fian­za en sus ca­pa­ci­da­des. Te­nían el ta­len­to y la ex­pe­rien­cia. Y aho­ra tie­nen el ré­cord en sus ma­nos. Los sud­afri­ca­nos Ryan San­des y Ryno Grie­sel han com­ple­ta­do 1.504 ki­ló­me­tros por el Great Hi­ma­la­yan Trail, en 25 días, 3 ho­ras y 24 mi­nu­tos, so­por­tan­do to­do ti­po de pe­nu­rias me­teo­ro­ló­gi­cas y geo­grá­fi­cas, pa­ra for­jar su pro­pia le­yen­da en­tre los gi­gan­tes de ro­ca y hie­lo de la es­pi­na dor­sal del mun­do. Una bra­va­ta bru­tal pa­ra el cuer­po y la men­te, desafian­do a la mar­ca es­ta­ble­ci­da por su com­pa­trio­ta An­drew Por­ter, que pa­sa­ba de las 28 jor­na­das cuan­do es­ta­ble­cía el FKT (Fas­test Known Ti­me) en 2016. Co­rrien­do con tem­pe­ra­tu­ras in­fe­rio­res a los ce­ro gra­dos, con pro­ble­mas de con­ge­la­ción, fal­ta de pro­vi­sio­nes y so­bre te­rreno de aven­tu­ra, cu­brían la abrup­ta dis­tan­cia des­de Hil­sa has­ta Pas­hu­pa­ti­na­ga, en Ne­pal. “La ma­yor aven­tu­ra de mi vi­da”, co­mo re­co­no­ce Ryan San­des (36), al que he­mos po­di­do en­tre­vis­tar du­ran­te su re­gre­so a ca­sa. Un desafío so­bre­co­ge­dor en la mí­ti­ca ru­ta asiá­ti­ca que re­co­rre el ma­yor es­ce­na­rio mon­ta­ño­so del pla­ne­ta y pa­sa por pe­que­ñas al­deas hos­pi­ta­la­rias, de­jan­do sen­tir to­da la ca­li­dez de las gen­tes de una re­gión siem­pre li­ga­da a la ex­plo­ra­ción y el es­fuer­zo hu­mano.

¿Cuán­do sur­ge la idea de lle­var a ca­bo es­te desafío?

En 2014 Ryno y yo bus­cá­ba­mos un pro­yec­to que lle­var a ca­bo jun­tos, y yo ya te­nía el sue­ño de co­rrer en­tre los gi­gan­tes de los Hi­ma­la­yas a tra­vés de su ru­ta más ce­le­bre, el Great Trail Hi­ma­la­ya. Le pro­pu­se la idea a Ryno y se mos­tró to­tal­men­te en­tu­sias­ma­do. Él ya ha­bía es­ca­la­do en el Hi­ma­la­ya cuan­do era es­tu­dian­te y desea­ba re­gre­sar allí. Le di­mos dos años a la idea pa­ra que ma­du­ra­ra, tam­bién pa­ra sen­tir­nos pre­pa­ra­dos pa­ra una aven­tu­ra de es­tas di­men­sio­nes. Era al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a to­do lo que ha­bía­mos he­cho. Nos ha he­cho fal­ta mu­chí­si­ma pre­pa­ra­ción.

An­tes de par­tir, ¿cuál era vues­tro ma­yor mie­do so­bre la ru­ta y qué fue lo más du­ro en reali­dad?

A mí lo que más me preo­cu­pa­ba era pa­sar tan­to tiem­po co­rrien­do a esa al­ti­tud. Nun­ca ha­bía es­ta­do a gran­des al­ti­tu­des, es más, vi­vo en Ca­pe Town, a ni­vel del mar. Pe­ro Ryno si te­nía mu­cha ex­pe­rien­cia en al­ti­tud, y eso me tran­qui­li­za­ba. Al fi­nal lo peor fue el du­rí­si­mo fi­nal del in­vierno en el Hi­ma­la­ya. Las con­di­cio­nes en el te­rreno eran muy se­ve­ras, la na­ve­ga­ción era prác­ti­ca­men­te inase­qui­ble y tu­vi­mos mu­chos pro­ble­mas pa­ra en­con­trar al­gu­nos pa­sos y su­pe­rar­los a tra­vés de pla­cas de hie­lo muy de­li­ca­das o hun­dién­do­nos en la gran can­ti­dad de nie­ve acu­mu­la­da. Fran­ca­men­te, pa­sé bas­tan­te mie­do.

¿Te ha su­pues­to más un desafío men­tal que fí­si­co?

De­fi­ni­ti­va­men­te, ha si­do más un desafío men­tal, aun­que fí­si­ca­men­te muy exi­gen­te. Man­te­ner­se en mo­vi­mien­to du­ran­te vein­ti­cin­co jor­na­das ha si­do du­rí­si­mo, aun­que es­tu­vié­se­mos bien pre­pa­ra­dos y nos sin­tié­se­mos fuer­tes. Tam­bién tu­vi­mos el pro­ble­ma de las con­ge­la­cio­nes de Ryno; una si­tua­ción de­li­ca­da que nos hi­zo plan­tear­nos en más de una oca­sión si se­ría­mos ca­pa­ces de com­ple­tar el pro­yec­to, lo que tam­bién tie­ne mu­cha re­per­cu­sión en tus pen­sa­mien­tos.

Des­ta­cáis a la gen­te de Ne­pal co­mo una de las gran­des sorpresas…

Sin du­da, ha si­do la me­jor par­te pa­ra mí. Esa gen­te, tan hu­mil­de y abier­ta, que nos per­mi­tía pa­sar al­gu­nas no­ches en sus ca­sas, dán­do­nos una bien­ve­ni­da ejem­plar ¡con las pin­tas que te­nía­mos y lle­gan­do en plena no­che! Nos abrían sus bra­zos y sus co­ra­zo­nes sin pe­dir na­da a cam­bio. Ha si­do in­creí­ble.

"Pa­sa­mos bas­tan­te mie­do al su­pe­rar pla­cas de hie­lo muy de­li­ca­das y hun­dién­do­nos en tra­mos de nie­ve acu­mu­la­da"

¿Có­mo ha si­do la re­la­ción con Ryno du­ran­te tan­tas jor­na­das de tre­men­do es­fuer­zo?

Creo que du­ran­te to­do el tiem­po he­mos si­do co­mo una mis­ma per­so­na. Cla­ro que he­mos pa­sa­do mo­men­tos du­ros y men­tal­men­te ha si­do muy du­ro pa­ra Ryno, pe­ro echan­do la vis­ta atrás, él nos ha man­te­ni­do en la ru­ta: nun­ca pen­só en aban­do­nar, a pe­sar de su gra­ves con­ge­la­cio­nes y de una le­sión en las ro­di­llas. Yo es­ta­ba preo­cu­pa­do por su sa­lud y él por no ver­me des­fa­lle­cer ni sen­tir­me pre­sio­na­do por sus con­di­cio­nes. Nos he­mos mos­tra­do el ma­yor de los res­pe­tos y ha fun­cio­na­do. Nues­tra re­la­ción es aho­ra mu­cho más cer­ca­na.

¿Te ima­gi­nas ha­cién­do­lo so­lo?

¡Im­po­si­ble pa­ra mí! Creo que ha­cer­lo con un com­pa­ñe­ro o un ami­go es esen­cial pa­ra ha­cer al­go tan lar­go y tan com­pli­ca­do. Ne­ce­si­to ex­pe­ri­men­tar es­to con al­guien a mi la­do.

¿Tú lle­gas­te a pen­sar en aban­do­nar?

No real­men­te. Ho­nes­ta­men­te, es­tu­ve muy preo­cu­pa­do por nues­tra si­tua­ción en al­gu­nas oca­sio­nes, pe­ro ha­bía­mos pues­to de­ma­sia­do es­fuer­zo y ener­gía en el pro­yec­to, así que aban­do­nar no era una op­ción.

¿Es más di­fí­cil com­pe­tir con­tra el re­loj que con­tra otros co­rre­do­res?

Creo que de­pen­de. En cual­quier ca­so siem­pre pre­ten­do com­pe­tir con­tra mí mis­mo. Tra­to de dar lo me­jor que ten­go y esa es la me­jor ma­ne­ra pa­ra mí de dis­fru­tar de una ru­ta o de una ca­rre­ra.

¿Qué ha­béis apren­di­do con es­ta ex­pe­rien­cia?

Me en­can­ta es­ta pre­gun­ta, por­que apren­der es lo más im­por­tan­te pa­ra mí, so­bre to­do apren­der a dis­fru­tar de las pe­que­ñas ale­grías de la vi­da. Mu­chas ve­ces cuan­do los atle­tas o la gen­te en ge­ne­ral se plan­tea gran­des me­tas em­pie­za a pen­sar a lo gran­de, y eso pue­de ha­cer que dar­te con un mu­ro sea muy frus­tran­te. Pa­ra mí es di­fe­ren­te, me que­do con las co­sas sen­ci­llas, son las que te ha­cen sen­tir­te com­ple­to y fe­liz y cuan­do te sien­tes de esa for­ma te ves más ca­paz de afron­tar­lo to­do. No hay na­da de ma­lo en te­ner gran­des ob­je­ti­vos, pe­ro de­be­mos cons­truir­los a tra­vés de los pe­que­ños de­ta­lles. Tam­bién he­mos apren­di­do mu­chí­si­mo de la gen­te en el ca­mino, su es­ti­lo de vi­da, su for­ma de ver el mun­do o su re­la­ción con el en­torno que les ro­dea. Y so­bre to­do, su for­ma de ha­cer­lo to­do en fa­mi­lia. Ten­go un hi­jo pe­que­ño que es­tá es­tu­dian­do, y me en­can­ta ha­ber po­di­do com­par­tir ese con­cep­to de fa­mi­lia uni­da, tra­ba­jan­do jun­tos.

¿Tie­nes en men­te el si­guien­te gran re­to?

Siem­pre hay mu­chos pla­nes, por su­pues­to, pe­ro mi gran sue­ño aho­ra es aca­bar el Ul­tra Trail del Mont Blanc ¡que to­da­vía no he si­do ca­paz! Y pro­bar­me a mí mis­mo que pue­do co­se­char un buen re­sul­ta­do en Cha­mo­nix. Tam­bién me apa­sio­na Áfri­ca, así que pa­ra el si­guien­te año pue­de que ha­ga­mos al­go po­ten­te. Pe­ro pa­ra es­te año me voy a con­cen­trar en el UTMB. ¡Y tam­bién en los pro­yec­tos fa­mi­lia­res!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.