OB­JE­TI­VO 300

Así pla­ni­fi­can Iker Ka­rre­ra y Zi­gor Itu­rrie­ta la PTL

Trail Run - - UP & DOWN -

Iker Ka­rre­ra y Zi­gor Itu­rrie­ta, dos de los me­jo­res ul­tra­fon­dis­tas de Eus­ka­di, se mar­chan jun­tos a vi­vir la aven­tu­ra de la Pe­ti­te Trot­te à Léon (PTL), una ca­rre­ra de 300 ki­ló­me­tros que se rea­li­za en equi­pos de 2 ó 3 in­te­gran­tes in­di­so­cia­bles de prin­ci­pio a fin. Es el tri­ple de dis­tan­cia de un ul­tra-trail co­mún. Y no se pre­pa­ra de la mis­ma for­ma. Los atle­tas nos dan sus claves pa­ra lle­gar a meta sin mo­rir en el in­ten­to.

Es una ca­rre­ra sin ba­li­zas. Te dan un plano con la ru­ta a se­guir unas se­ma­nas an­tes y es im­por­tan­te es­tu­diar­la. Echar unas ho­ras de­lan­te del mapa pa­ra ir con el te­rreno apren­di­do. Tam­bién lle­var un GPS en ca­rre­ra.

La au­to­su­fi­cien­cia es bas­tan­te más ele­va­da que un ul­tra es­tán­dar, in­clu­so que en el Tor des Geants (333 km), don­de pue­des ir más li­ge­ro. En la PTL tie­nes que lle­var más ma­te­rial por­que es una ca­rre­ra mu­cho más mon­ta­ñe­ra.

El rit­mo es mu­cho más len­to y hay que saber do­si­fi­car, an­dar y des­can­sar. Si no ges­tio­nas bien los tiem­pos de ca­da co­sa, los úl­ti­mos ki­ló­me­tros se pue­den ha­cer muy muy du­ros.

Dor­mir es esen­cial. En un ul­tra co­mo UTMB no duer­mes, pe­ro aquí son 4 días de ca­rre­ra y pre­ten­de­mos dor­mir al me­nos en­tre 2 y 3 ho­ras ca­da día. Es­te des­can­so es fun­da­men­tal pa­ra que el cuer­po res­pon­da al día si­guien­te.

La PTL es una prue­ba muy al­pi­na, con una al­ti­tud me­dia bas­tan­te ele­va­da, pa­sos exi­gen­tes y téc­ni­cos, mu­chos ki­ló­me­tros fue­ra de sen­de­ro, y es­ta­mos muy ex­pues­tos a los cam­bios de me­teo. Hay que ser cons­cien­tes.

El rit­mo es me­nor que un ul­tra de 100 km, es de­cir, es una ve­lo­ci­dad más mon­ta­ñe­ra, me­nos atlé­ti­ca. Eso tam­bién cam­bia el con­su­mo de ener­gía.

Ad­mi­nis­trar los tic­kets de co­mi­da que da la or­ga­ni­za­ción pa­ra co­mer ca­lien­te en los re­fu­gios del re­co­rri­do. En la PTL no te va­le con ge­les, ba­rri­tas y su­ple­men­tos co­mo en el UTMB.

To­mar­se es­tas ca­rre­ras co­mo una aven­tu­ra. La PTL es una prue­ba no competitiva, no exis­te una cla­si­fi­ca­ción fi­nal. Da igual el crono, por tan­to, dis­fru­tar­la en ca­da ki­ló­me­tro y ab­sor­ber la na­tu­ra­le­za, sin com­pe­tir por ser rá­pi­do, es­tan­do re­la­ja­dos.

Te­ne­mos que lle­var ro­pa pa­ra cam­biar­nos, otra de las co­sas que di­fe­ren­cia a un ul­tra de 300 km de los ha­bi­tua­les. En las bases de vi­da hay que de­jar ro­pa. Ha­bla­mos de 4 días en los Al­pes en agos­to, al­gu­na tor­men­ta nos va­mos a co­mer.

Men­ta­li­zar­te pa­ra echar al me­nos 4 días por el monte y no cam­biar la ru­ti­na en los días ni en las se­ma­nas pre­vias. Lo ideal sería lle­gar muy des­can­sa­do, pe­ro te­ne­mos obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res y es com­pli­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.