Aque­llas épo­cas que na­die desea

Trail Run - - UP & DOWN - POR: AN­NA COVET.

La teo­ría di­ce que las le­sio­nes y las ma­las épo­cas for­man par­te del jue­go del de­por­te. To­dos te­ne­mos es­te su­pues­to en la pun­ta de la len­gua y en la par­te fron­tal de nues­tra men­te, pe­ro nin­guno de no­so­tros es­ta­mos real­men­te pre­pa­ra­dos pa­ra es­tos pe­río­dos en qué, por le­sión, cues­tio­nes la­bo­ra­les, fa­mi­lia­res o per­so­na­les, no po­de­mos ni en­tre­nar ni com­pe­tir con la in­ten­si­dad, fre­cuen­cia o pre­pa­ra­ción que nos gus­ta­ría.

Es­tos es­pa­cios los po­de­mos se­pa­rar en dos: aque­llos en que nues­tra de­di­ca­ción de­be re­du­cir­se o aque­llos du­ran­te los cua­les de­be­mos pa­rar del to­do. Am­bos ge­ne­ran mal es­tar in­te­rior, mal hu­mor, des­ani­mo, pe­ro es evi­den­te que unos más que otros. Ha­ce años, tu­ve un for­ma­dor que me gus­tó mu­cho en teo­ría del en­tre­na­mien­to que cuan­do da­ba la par­te de pla­ni­fi­ca­ción siem­pre nos re­pe­tía la mis­ma fra­se: “las pla­ni­fi­ca­cio­nes es­tán pa­ra sal­tár­se­las”. Pa­ra na­da era un ti­po fres­co, to­do al con­tra­rio, era ex­tre­ma­da­men­te cal­cu­la­dor y me­ticu­loso. Tras sol­tar­nos es­ta fra­se, nos ex­pli­ca­ba bien su sig­ni­fi­ca­do pa­ra que no hu­bie­ra ma­los en­ten­di­dos. Yo le es­cu­cha­ba es­tu­pe­fac­ta. Años des­pués, tras una lar­ga ca­rre­ra co­mo de­por­tis­ta y co­mo pre­pa­ra­do­ra he com­pren­di­do el sig­ni­fi­ca­do com­ple­to de tal afir­ma­ción. La ba­se de cual­quier tem­po­ra­da, sea al ni­vel que sea, es una bue­na pla­ni­fi­ca­ción. Plan­tear­se unos ob­je­ti­vos tan­to a cor­to, me­dio, co­mo a lar­go pla­zo y or­de­nar­los pa­ra po­der­los tra­ba­jar de for­ma cohe­ren­te y bien di­ri­gi­da. Pe­ro muy a me­nu­do, a ve­ces, de­ma­sia­do a me­nu­do, lle­gan los con­tra­tiem­pos y de­be­mos ser lo su­fi­cien­te­men­te há­bi­les y abier­tos de men­te pa­ra sa­ber­nos adap­tar. Voy con sie­te pun­tos que, pa­ra mí, des­cri­ben a la per­fec­ción las fa­ses de una pla­ni­fi­ca­ción aquel año que nos vie­ne al­gún con­tra­tiem­po con­si­de­ra­ble y no po­de­mos sor­tear­lo de nin­gu­na for­ma:

Plan­tea­mos la tem­po­ra­da con ilu­sión, emo­ción y, a me­nu­do, con bas­tan­te am­bi­ción.

La pla­ni­fi­ca­mos a con­cien­cia con nues­tro en­tre­na­dor, dietista, fi­sio y to­dos aque­llos pro­fe­sio­na­les que nos ro­dean y que nos ayu­dan en el día a día.

En al­gún pun­to de la tem­po­ra­da, lle­ga el con­tra­tiem­po ( le­sión, pro­ble­ma fa­mi­liar, la­bo­ral, per­so­nal, etc.)

En­tra­mos en una fa­se de desáni­mo pro­fun­do. Un po­co de­pre­si­vo in­clu­so. Nos de­ses­pe­ra­mos, nos pre­gun­ta­mos si to­do lo que ha­ce­mos va­le la pe­na. Pue­de lle­gar el en­fa­do… ca­da cual reac­cio­na a su ma­ne­ra. Hay que dar­le tiem­po a es­te pe­rio­do, de­be­mos en­fa­dar­nos, de­pri­mir­nos, des­ani­mar­nos… ¡pe­ro sin abu­sar de ello! Ni que­dar­nos aco­mo­da­dos en él.

Lle­ga la acep­ta­ción de la si­tua­ción. La ana­li­za­mos y nos con­cien­cia­mos de la mag­ni­tud de la tra­ge­dia (me­nor o ma­yor de­pen­dien­do de ca­da con­tex­to).

Rees­truc­tu­ra­mos y nos plan­tea­mos los nue­vos ob­je­ti­vos en fun­ción de la si­tua­ción en la que nos en­con­tra­mos que pue­de ir: des­de em­pe­zar de ce­ro si se tra­ta de una le­sión gra­ve y de­be­re­mos cen­trar to­dos y ca­da uno de nues­tros es­fuer­zos en re­cu­pe­rar­nos; has­ta reor­de­nar nues­tro día a día pa­ra po­der con­ci­liar ese 25%-50% o, en el me­jor de los ca­sos, 75% que nos ha que­da­do del 100% que pre­ten­día­mos de­di­car­le an­tes del con­tra­tiem­po.

Nos po­ne­mos ma­nos a la obra con com­ple­to con­ven­ci­mien­to y de­ter­mi­na­ción pa­ra se­guir ade­lan­te con la si­tua­ción que nos ha­ya que­da­do. En es­te pun­to, es bá­si­co cen­trar los es­fuer­zos en aque­llas co­sas que real­men­te po­de­mos con­tro­lar y ha­cer, la­men­tar­nos se­rá un im­pul­so di­rec­to a una per­di­da de ener­gía que no nos lle­va­rá a nin­gu­na par­te. De­bo con­fe­sar que en épo­cas en las que he te­ni­do que dis­mi­nuir la can­ti­dad de ho­ras que me hu­bie­ra gus­ta­do de­di­car tan­to a en­tre­nar, co­mo a com­pe­tir, co­mo a viajar, por la ra­zón que sea, cuan­do he con­se­gui­do cen­trar­me y re­or­ga­ni­zar mi men­te y mi si­tua­ción ge­ne­ral, he aca­ba­do sa­cán­do­le mu­cho más par­ti­do del que nun­ca hu­bie­ra ima­gi­na­do. Evi­den­te­men­te, so­mos hu­ma­nos y pa­sa­re­mos por mo­men­tos ba­jos, días de du­das y jor­na­das de aque­llas en qué nues­tra ca­be­za úni­ca­men­te es ca­paz de pre­gun­tar­se en for­ma de bu­cle: “¿por qué yo?, ¿por qué pre­ci­sa­men­te es­te año?”

3 ca­sos prác­ti­cos

Jus­ta­men­te ten­go tres ejem­plos que me ape­te­ce com­par­tir con vo­so­tros. Em­pe­ce­mos con un con­tra­tiem­po por le­sión gra­ve. Al­gu­nos co­no­céis bien mi his­to­ria y no es el mo­men­to de alar­gar­me con ella, sería te­ma pa­ra pro­fun­di­zar en otro ar­tícu­lo. A gro­so mo­do, an­tes de co­rrer, me de­di­qué pro­fe­sio­nal­men­te al es­quí al­pino, con un pre­sen­te pro­me­te­dor y, so­bre­to­do, una am­plia pro­yec­ción de fu­tu­ro; con con­tra­tos y be­cas im­por­tan­tes gra­cias a los bue­nos re­sul­ta­dos in­ter­na­cio­na­les an­tes ya de los die­ci­ocho años. Pe­ro una gra­ve le­sión de ro­di­lla, con dos ope­ra­cio­nes de­ses­pe­ra­das y con un diag­nós­ti­co fa­tal me obli­ga­ron a aban­do­nar la al­ta com­pe­ti­ción, mis spon­sors, mis be­cas, mis sue­ños y as­pi­ra­cio­nes, y to­do el esfuerzo que ha­bía pro­yec­ta­do des­de la ni­ñez. Un gol­pe muy du­ro. Pa­sé por las sie­te fa­ses y me que­dé lar­ga­men­te en­ca­lla­da en la cuar­ta, con un luto di­la­ta­do, di­fí­cil de di­ge­rir pa­ra mí y pa­ra las per­so­nas de mi al­re­de­dor. Has­ta el día en el que de­ci­dí que de­bía cen­trar mis es­fuer­zos en re­cu­pe­rar­me. Rees­truc­tu­ré mis ob­je­ti­vos, que en ese mo­men­to pa­sa­ban por vol­ver a po­der ha­cer al­go de de­por­te sin do­lor e ir avan­zan­do muy po­co a po­co en la di­rec­ción que dic­ta­mi­na­ban los mé­di­cos y los fi­sios. Cen­trar­me en es­to, aun­que hu­bo días com­pli­ca­dos, me sa­có del pro­fun­do po­zo en el que es­ta­ba atra­pa­da y me ha lle­va­do a día de hoy. He re­su­mi­do quin­ce años de mi vi­da en diez lí­neas pe­ro se­gu­ro que os ha­céis a la idea. Si­go con un con­tra­tiem­po por una si­tua­ción la­bo­ral. So­bre el año 2010, re­cu­pe­ra­da ya del to­do de la le­sión de ro­di­lla, mi ilu­sión vol­vía a cre­cer con la po­si­bi­li­dad de en­trar en el equi­po na­cio­nal de es­quí de mon­ta­ña. Vol­vía ofi­cial­men­te a la al­ta com­pe­ti­ción, a com­pe­tir en co­pas del mun­do y cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les im­por­tan­tes. Ha­bía si­do un ca­mino muy lar­go has­ta lle­gar, de nue­vo, a as­pi­rar a esos ob­je­ti­vos que tan vi­va me han he­cho sen­tir to­da mi vi­da. Pe­ro mi si­tua­ción per­so­nal ha­bía cam­bia­do de la no­che a la ma­ña­na: ya no te­nía die­ci­ocho años, sino ca­si diez más; te­nía un tra­ba­jo, una pa­re­ja es­ta­ble, una hi­po­te­ca por pa­gar a fi­nal de mes, etc. Me era im­po­si­ble se­guir el rit­mo del equi­po na­cio­nal, los es­fuer­zos per­so­na­les que de­bía de­di­car­le so­bre­pa­sa­ban los lí­mi­tes y esa gran ilu­sión pa­só a ser una pe­sa­di­lla has­ta el día en el que de­ci­dí que no va­lía la pe­na, que de­bía re­plan­tear la si­tua­ción por­que no me lle­va­ba a nin­gu­na par­te. En­fer­ma­ba men­sual­men­te, el ren­di­mien­to en com­pe­ti­ción no era el es­pe­ra­do, me de­cep­cio­na­ba tras ca­da Co­pa del Mun­do, me en­fa­da­ba… Yo no que­ría com­pe­tir de aque­lla for­ma, no te­nía nin­gún sen­ti­do. Así que ana­li­cé la si­tua­ción y lle­gué a la con­clu­sión que de­bía cam­biar: no po­día de­jar mi tra­ba­jo, vi­vía lejos de la nie­ve pa­ra po­der en­tre­nar los días que hu­bie­ran si­do ne­ce­sa­rios pa­ra ren­dir al ni­vel que yo creía que po­día ha­cer­lo, no po­día per­mi­tir­me viajar al mis­mo rit­mo que mis com­pa­ñe­ros de se­lec­ción… Pe­ro, ¿qué te­nía a cam­bio? Te­nía un buen ho­ra­rio en el tra­ba­jo, así que me per­mi­tía ha­cer bue­nos en­tre­na­mien­tos cer­ca de ca­sa con unas za­pa­ti­llas en los pies; te­nía un buen gru­po de en­tre­na­mien­to de atle­tis­mo, en ese mo­men­to era pro­fe­so­ra y te­nía los ve­ra­nos li­bres, en ple­na épo­ca de ca­rre­ras de mon­ta­ña… así que de­ci­dí, con el co­ra­zón un po­co en un pu­ño, pe­ro com­ple­ta­men­te con­ven­ci­da, que iba a de­di­car to­dos mis es­fuer­zos a co­rrer, en lu­gar de in­ten­tar se­guir con un de­por­te que me que­da­ba gran­de a ni­vel or­ga­ni­za­ti­vo. En ca­rre­ras de mon­ta­ña tam­bién he

con­se­gui­do com­pe­tir con la se­lec­ción en di­fe­ren­tes oca­sio­nes y par­ti­ci­par en co­pas del mun­do y cam­peo­na­tos in­ter­na­cio­na­les im­por­tan­tes. Re­co­noz­co que echo de me­nos el es­quí, pe­ro soy fe­liz co­rrien­do y con mis lo­gros y ob­je­ti­vos ac­tua­les. Y aca­bo con un “con­tra­tiem­po” per­so­nal. Per­mi­tid­me que lo pon­ga en­tre co­mi­llas por­que no sé si es éti­ca­men­te co­rrec­to lla­mar con­tra­tiem­po a es­pe­rar un be­bé. Pe­ro, al fin y al ca­bo, es una lar­ga épo­ca du­ran­te la cual no po­dré de­di­car ni el tiem­po, ni los es­fuer­zos que me gus­ta­rían a en­tre­nar, com­pe­tir y viajar. Lo he es­co­gi­do yo, cier­to, y no da­ría mar­cha atrás, pe­ro aún así hay días en que se me ha­ce un po­co cues­ta arri­ba ges­tio­nar las emo­cio­nes cuan­do to­do el mun­do a mi al­re­de­dor sa­le a en­tre­nar, a com­pe­tir, lle­ga can­sa­do de las se­ries, ha­ce po­dios, si­gue con sus éxi­tos… y yo me lo mi­ro des­de ca­sa. De­bo con­fe­sar que lo lle­vo con bas­tan­te ele­gan­cia y mu­cha más pa­cien­cia de la que nun­ca hu­bie­ra sos­pe­cha­do, pe­ro he pa­sa­do un par de cri­sis im­por­tan­tes: la pri­me­ra fue du­ran­te la se­ma­na que se dis­pu­tó The Coas­tal Cha­llen­ge, la prue­ba de seis eta­pas de Cos­ta Ri­ca que co­rrí el año pa­sa­do y ter­mi­né se­gun­da tras An­na Frost. La se­gun­da sur­gió du­ran­te el fin de se­ma­na en que coin­ci­die­ron Trans­vul­ca­nia y el Cam­peo­na­to del Mun­do en Pe­ña­go­lo­sa y, fi­nal­men­te, la más re­cien­te, du­ran­te el fin de se­ma­na de Ze­ga­ma. Y en es­ta si­tua­ción per­so­nal tam­bién me ha to­ca­do pa­sar, de al­gu­na ma­ne­ra, por las sie­te fa­ses y cuan­do es­tas cri­sis mo­men­tá­neas me pi­llan por sor­pre­sa bus­co dar­les la vuel­ta. En pri­mer lu­gar, me esfuerzo a ha­cer un ejer­ci­cio que pa­re­ce sen­ci­llo pe­ro no lo es, in­ten­to ale­grar­me por aque­llos que pue­den go­zar de una si­tua­ción nor­mal en lu­gar de agriar­me y odiar­les. Pro­bad­lo, es sú­per positivo. Y en se­gun­do lu­gar, me au­to con­ven­zo de que pa­sar por es­tos mo­men­tos me ha­ce más fuer­te, más pa­cien­te, más ca­paz pa­ra mi fu­tu­ro de­por­ti­vo que vol­ve­rá an­tes o des­pués y, por su­pues­to, per­so­nal. Al fi­nal son las ga­nas que tie­ne uno mis­mo de re­di­rec­cio­nar ca­da si­tua­ción. En la ma­yo­ría de los ca­sos no es­co­ge­mos los con­tra­tiem­pos, lle­gan sin avi­sar y se apo­de­ran de nues­tras vi­das sin pe­dir per­mi­so, pe­ro lo que sí que po­de­mos ele­gir es có­mo los ges­tio­na­mos y los su­pe­ra­mos. La ac­ti­tud con la que los afron­te­mos va a ser lo que mar­que real­men­te la di­fe­ren­cia.

Me au­to con­ven­zo de que pa­sar por es­tos mo­men­tos me ha­ce más fuer­te, más pa­cien­te, más ca­paz pa­ra mi fu­tu­ro de­por­ti­vo y per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.