La piel

Trail Run - - SALUD TRAIL - POR: JA­VI BA­RRIO

Poé­ti­co Ber­tolt, pe­ro no le fal­ta ra­zón al ha­blar de la fra­gi­li­dad y el su­fri­mien­to de nues­tra piel, ade­más de con el amor hu­mano, tam­bién con el que sen­ti­mos por el ai­re li­bre. La piel, nues­tra piel, es la par­te más ex­ter­na de nues­tro cuer­po y es el te­ji­do que nos relaciona y pro­te­ge de nues­tro en­torno. Des­de el pun­to de vis­ta de la bio­lo­gía la piel pre­sen­ta dos par­tes: epi­der­mis y der­mis, mien­tras que la der­ma­to­lo­gía in­clu­ye ade­más el te­ji­do sub­cu­tá­neo. Ca­da una de las ca­pas tie­ne fun­cio­nes y com­po­nen­tes di­fe­ren­tes que cau­san una in­ter­re­la­ción. Es­tá com­pues­to por: epi­der­mis, der­mis, te­ji­do sub­cu­tá­neo y fas­cia pro­fun­da Ade­más, en su estructura pre­sen­ta:

Cor­púscu­los de Meiss­ner: presentes en el tac­to de piel sin ve­llos, pal­mas, plan­tas, ye­ma de los de­dos, la­bios, pun­ta de la len­gua, pe­zo­nes, glan­de y clí­to­ris (tac­to fino).

Cor­púscu­los de Krau­se: que pro­por­cio­nan la sen­sa­ción de frío.

Cor­púscu­los de Pa­ci­ni: que dan la sen­sa­ción de pre­sión. Cor­púscu­los de Ruf­fi­ni: que re­gis­tran el ca­lor. Cor­púscu­los de Mer­kel: que re­gis­tran al tac­to su­per­fi­cial.

Epi­der­mis

La epi­der­mis se com­po­ne en su ma­yo­ría por que­ra­ti­no­ci­tos, que se en­cuen­tran seg­men­ta­dos en el es­tra­to cór­neo, ade­más de un fac­tor im­por­tan­te que son los me­la­no­ci­tos, tam­bién lla­ma­dos pig­men­to­ci­tos, que dan la pig­men­ta­ción a la piel y que se en­cuen­tran jus­ta­men­te so­bre el es­tra­to ger­mi­na­ti­vo. En la piel se pue­den apre­ciar ba­jo cor­tes his­to­ló­gi­cos cé­lu­las de Lan­ger­hans y lin­fo­ci­tos, que se en­car­gan de dar pro­tec­ción in­mu­no­ló­gi­ca, ade­más de ha­llar a los me­ca­no­rre­cep­to­ci­tos o cé­lu­las de Mer­kel. Las cé­lu­las que mi­gran des­de el es­tra­to ger­mi­na­ti­vo tar­dan en des­ca­mar­se al­re­de­dor de 4 se­ma­nas (tiem­po de re­ge­ne­ra­ción de la piel). Es­to de­pen­de de la raza y gé­ne­ro, así co­mo tam­bién de la es­pe­cie cuan­do se es­tu­dia en ani­ma­les. Ca­be de­cir que la ma­yo­ría de ma­mí­fe­ros com­par­te es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas es­tra­ta­les. Si la des­ca­ma­ción es­tá por de­ba­jo de 2 se­ma­nas o por en­ci­ma de 4 se con­si­de­ra pa­to­ló­gi­co, y pue­de de­ber­se a al­te­ra­cio­nes con­gé­ni­tas. Una de las fun­cio­nes vi­ta­les de la piel es el de cu­brir to­do el cuer­po, es es­te ór­gano el en­car­ga­do de la pro­tec­ción del cuer­po, res­pi­ra­ción, pa­sa­je de la luz, re­co­no­ci­mien­to de pa­tó­ge­nos, etc.

Der­mis

La der­mis es una ca­pa pro­fun­da de te­ji­do con­jun­ti­vo ri­ca en fi­bras de co­lá­geno y elás­ti­cas que se dis­po­nen de for­ma pa­ra­le­la y que le dan a la piel la con­sis­ten­cia y elas­ti­ci­dad ca­rac­te­rís­ti­ca del ór­gano. His­to­ló­gi­ca­men­te se di­vi­de en 2 ca­pas:

Es­tra­to pa­pi­lar: com­pues­to por te­ji­do co­nec­ti­vo la­xo, fi­bras de co­lá­geno ti­po III y asas ca­pi­la­res.

Es­tra­to re­ti­cu­lar: com­pues­to por te­ji­do co­nec­ti­vo den­so, fi­bras de co­lá­geno ti­po I y fi­bras elás­ti­cas, en don­de se en­cuen­tran mi­cros­có­pi­ca­men­te mas­to­ci­tos, re­ticu­loci­tos y ma­cró­fa­gos. En su por­ción in­fe­rior se observa una ca­pa de múscu­lo liso que con­for­ma al múscu­lo pi­loe­rec­tor. En la piel fa­cial exis­te mus­cu­la­tu­ra de ti­po es­tria­do en don­de hay fi­ja­ción de los múscu­los de la mí­mi­ca en la der­mis. La der­mis es 20-30 ve­ces más grue­sa que la epi­der­mis. En ella se en­cuen­tran los anexos cu­tá­neos, que son de dos ti­pos: cór­neos (pe­los y uñas); glan­du­la­res (glán­du­las se­bá­ceas y su­do­rí­pa­ras)

Te­ji­do sub­cu­tá­neo (Hi­po­der­mis)

Es un es­tra­to de la piel que es­tá com­pues­to de te­ji­do con­jun­ti­vo la­xo y adi­po­so, lo cual le da fun­cio­nes a la piel de regulación tér­mi­ca y de mo­vi­mien­to a tra­vés del cuer­po co­mo el que se ve cuan­do es­ti­ra­mos la piel de nues­tro an­te­bra­zo ha­cia arri­ba; si no tu­vie­ra es­tos ti­pos de te­ji­dos sería im­po­si­ble mo­ver­la. Los com­po­nen­tes pro­pios que in­te­gran al te­ji­do sub­cu­tá­neo son: Li­ga­men­tos cu­tá­neos. Ner­vios cu­tá­neos. Gra­sa. Va­sos san­guí­neos y lin­fá­ti­cos.

La piel de no ro­zar­la con otra piel se va agrie­tan­do… Los la­bios de no ro­zar­los con otros la­bios se van se­can­do… Los ojos de no mi­rar­se con otros ojos se van ce­rran­do… El cuer­po de no sen­tir otro cuer­po cer­ca se va ol­vi­dan­do… El al­ma de no en­tre­gar­se con to­da el al­ma se va mu­rien­do… BER­TOLT BRECHT

Fas­cia pro­fun­da

La fas­cia pro­fun­da es una ca­pa de te­ji­do con­jun­ti­vo muy den­sa y or­ga­ni­za­da que re­vis­te a las es­truc­tu­ras in­ter­nas co­mo los múscu­los, en los cua­les crea com­par­ti­mien­tos pa­ra que su expansión in­trín­se­ca no se pro­pa­gue más de lo que ella per­mi­te y así com­pri­ma a las ve­nas. Den­tro del de­te­rio­ro de la piel es­tá lo que se lla­ma el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo pre­ma­tu­ro de­bi­do a factores in­trín­se­cos y ex­trín­se­cos.

Factores ex­trín­se­cos: el sol es uno de los factores am­bien­ta­les que más afec­ta a la piel. Tam­po­co se de­be pres­cin­dir to­tal­men­te de él, ya que en ex­po­si­cio­nes po­co fre­cuen­tes (de cor­ta du­ra­ción, si la in­ten­si­dad lu­mí­ni­ca es muy al­ta, y en ex­po­si­cio­nes pro­lon­ga­das, si la in­ten­si­dad lu­mí­ni­ca es muy ba­ja), ayu­da a la piel a re­gu­lar la se­cre­ción se­bá­cea y a sin­te­ti­zar la vi­ta­mi­na D, en­tre otras co­sas. Los ja­bo­nes usa­dos en ex­ce­so y otros factores par­ti­ci­pan en la des­pro­tec­ción de la epi­der­mis.

Factores in­trín­se­cos: es­to es de­bi­do prin­ci­pal­men­te a pro­ble­mas de ali­men­ta­ción, al no lle­var una die­ta equi­li­bra­da en vi­ta­mi­nas nues­tra piel se de­bi­li­ta. Tam­bién se pue­de pro­du­cir por la in­tro­duc­ción en el organismo de to­xi­nas muy reac­ti­vas co­mo las presentes en ta­ba­co, al­cohol, dro­gas, cier­tos me­di­ca­men­tos, etc. El de­te­rio­ro bio­ló­gi­co es el que se pro­du­ce por cau­sas na­tu­ra­les, se pre­sen­ta en for­ma de arru­gas.

Que­ma­du­ra o eri­te­ma so­lar

Es el en­ro­je­ci­mien­to de la piel que ocu­rre des­pués de es­tar so­bre­ex­pues­to al sol o a otro ti­po de luz ultravioleta. El sol emi­te una am­plia ga­ma de ra­dia­ción elec­tro­mag­né­ti­ca. La ma­yo­ría de los efec­tos der­ma­to­ló­gi­cos de la luz so­lar son cau­sa­dos por la ra­dia­ción UV, que se di­vi­de en 3 ban­das (UVA, 320 a 400 nm; UVB, 280 y 320 nm, y UVC 100 a 280 nm). De­bi­do a que la at­mós­fe­ra fil­tra la ra­dia­ción, so­la­men­te los ra­yos UVA y UVB lle­gan a la su­per­fi­cie de la tie­rra. El ca­rác­ter y la can­ti­dad de ra­yos que pro­du­cen que­ma­du­ras so­la­res (prin­ci­pal­men­te lon­gi­tu­des de on­da < 320 nm) que lle­gan a la su­per­fi­cie de la tie­rra va­rían mu­cho con los si­guien­tes factores: Las con­di­cio­nes at­mos­fé­ri­cas y de su­per­fi­cie La­ti­tud Tem­po­ra­da Ho­ra del día Al­ti­tud Ca­pa de ozono ¡Ojo!, que es­to au­men­ta en zo­nas de al­ta mon­ta­ña, agua y nie­ve (mar, la­gos , ríos, mon­ta­ña...

Con­si­de­ra­cio­nes

Es po­si­ble que los pri­me­ros sig­nos de una que­ma­du­ra so­lar no apa­rez­can du­ran­te unas cuan­tas ho­ras. El efec­to to­tal pa­ra la piel pue­de tar­dar en apa­re­cer 24 ho­ras o más. Los po­si­bles sín­to­mas in­clu­yen: Piel ro­ja y sen­si­ble que es­tá ca­lien­te al tac­to. Am­po­llas que apa­re­cen de ho­ras a días des­pués.

Reac­cio­nes gra­ves (al­gu­nas ve­ces lla­ma­das aler­gia so­lar), in­clu­yen­do fie­bre, es­ca­lo­fríos, náu­seas o erup­ción cu­tá­nea.

Pe­la­du­ra de la piel en áreas que­ma­das por el sol va­rios días des­pués de la que­ma­du­ra so­lar. Los sín­to­mas de la que­ma­du­ra so­lar nor­mal­men­te son tem­po­ra­les. Sin em­bar­go, el da­ño a las cé­lu­las de la piel con fre­cuen­cia es per­ma­nen­te, lo cual pue­de te­ner efec­tos se­rios a lar­go pla­zo, que in­clu­yen cán­cer de piel y en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro de la piel. Cuan­do la piel empieza a po­ner­se do­lo­ro­sa y ro­ja, el da­ño es­tá he­cho. El do­lor es peor en­tre las 6 y 48 ho­ras pos­te­rio­res a la ex­po­si­ción al sol.

Cau­sas

La que­ma­du­ra so­lar se pre­sen­ta cuan­do el gra­do de ex­po­si­ción al sol o a una fuen­te de luz ultravioleta ex­ce­de la ca­pa­ci­dad de la me­la­ni­na pa­ra pro­te­ger la piel. La me­la­ni­na es la co­lo­ra­ción (pig­men­to) que pro­te­ge la piel. Una que­ma­du­ra so­lar en una per­so­na con piel muy cla­ra pue­de ocu­rrir en me­nos de 15 mi­nu­tos de ex­po­si­ción al sol del me­dio­día, mien­tras que una per­so­na con piel os­cu­ra pue­de to­le­rar la mis­ma ex­po­si­ción por ho­ras. Hay que te­ner en cuen­ta que:

No exis­te un "bron­cea­do sa­lu­da­ble". La ex­po­si­ción al sol sin pro­tec­ción cau­sa en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro y cán­cer de piel.

La ex­po­si­ción al sol pue­de cau­sar que­ma­du­ras de pri­me­ro y se­gun­do gra­dos.

El cán­cer de piel apa­re­ce en adul­tos más fre­cuen­te­men­te, pe­ro es cau­sa­do por la ex­po­si­ción al sol y que­ma­du­ras so­la­res que em­pe­za­ron tem­prano en la ni­ñez.

Factores que ha­cen más pro­ba­ble la que­ma­du­ra so­lar:

Los be­bés y ni­ños son es­pe­cial­men­te sen­si­bles a los efec­tos que­man­tes del sol.

Las per­so­nas de piel cla­ra tie­nen ma­yor pro­ba­bi­li­dad de su­frir una que­ma­du­ra so­lar. Pe­ro in­clu­so la piel os­cu­ra y ne­gra se pue­de que­mar y de­be pro­te­ger­se.

Los ra­yos del sol son más fuer­tes du­ran­te las ho­ras de 10h a 16h. Los ra­yos del sol tam­bién son más fuer­tes en las gran­des al­ti­tu­des y la­ti­tu­des ba­jas (más cer­ca de los tró­pi­cos). El re­fle­jo del agua, la arena o la nie­ve pue­de in­ten­si­fi­car los ra­yos so­la­res que cau­san que­ma­du­ras.

Las lám­pa­ras de sol pue­den cau­sar una que­ma­du­ra so­lar gra­ve.

Al­gu­nos me­di­ca­men­tos (ta­les co­mo el an­ti­bió­ti­co do­xi­ci­cli­na) pue­den ha­cer que se sea más sus­cep­ti­ble a las que­ma­du­ras so­la­res.

Al­gu­nas afec­cio­nes (co­mo el lu­pus) pue­den ha­cer que sea­mos más sen­si­bles al sol.

La que­ra­to­sis ac­tí­ni­ca se co­no­ce tam­bién co­mo que­ra­to­sis so­lar por­que es­tá pro­vo­ca­da por la ra­dia­ción del sol. Son le­sio­nes pro­vo­ca­das por la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción so­lar a lo lar­go de la vi­da. Es muy co­mún ver­las en per­so­nas que tra­ba­jan al ai­re li­bre, en el cam­po o en el mar, por ejem­plo. Son más fre­cuen­tes a par­tir de los 40 años y en per­so­nas de piel cla­ra. Apa­re­cen so­bre to­do en zo­nas ex­pues­tas al sol co­mo, por ejem­plo, en el cue­ro ca­be­llu­do en va­ro­nes que no tie­nen pe­lo. Tam­bién en la ca­ra, en el es­co­te, en el dor­so de las ma­nos… Se ma­ni­fies­tan a tra­vés de pe­que­ñas cos­tras que apa­re­cen so­bre una ba­se en­ro­je­ci­da y ge­ne­ran una piel de tac­to ás­pe­ro. Es­ta pa­to­lo­gía tie­ne su ver­sión en los la­bios y se de­no­mi­na quei­li­tis ac­tí­ni­ca, en es­tas se apre­cia una man­cha blan­que­ci­na y una tex­tu­ra ás­pe­ra. To­das ellas son le­sio­nes pre­ma­lig­nas por­que pue­den evo­lu­cio­nar a un car­ci­no­ma es­pi­no­ce­lu­lar, en es­tos ca­sos la con­sis­ten­cia de es­tas cos­tras se ha­ce más du­ra, pa­re­ce que pe­ne­tra más en la piel, la cos­tra se vuel­ve mu­cho más grue­sa y san­gra con mu­cha más fa­ci­li­dad. Los der­ma­tó­lo­gos diag­nos­ti­can es­tas le­sio­nes por su as­pec­to clí­ni­co y tam­bién a tra­vés de una der­ma­tos­co­pia. En oca­sio­nes se pue­de ha­cer ade­más una biop­sia pa­ra des­car­tar que las le­sio­nes no ha­yan evo­lu­cio­na­do a un car­ci­no­ma. Pue­den ser le­sio­nes úni­cas o múl­ti­ples, en es­te úl­ti­mo ca­so se ha­bla de cam­po de can­ce­ri­za­ción. La sen­si­bi­li­dad y la res­pues­ta a la luz so­lar son muy di­fe­ren­tes en ca­da per­so­na de­bi­do en es­pe­cial a la can­ti­dad de me­la­ni­na que ca­da in­di­vi­duo tie­ne en la piel. La piel se cla­si­fi­ca en 6 ti­pos (I al VI) en or­den de­cre­cien­te en

cuan­to a la sen­si­bi­li­dad al da­ño so­lar. La cla­si­fi­ca­ción se ba­sa en va­ria­bles in­ter­re­la­cio­na­das co­mo el co­lor de la piel, la sen­si­bi­li­dad a los ra­yos UV y la res­pues­ta a la ex­po­si­ción so­lar. La piel de ti­po I es blan­ca a li­ge­ra­men­te pig­men­ta­da, muy sen­si­ble a la luz UV, no tie­ne os­cu­re­ci­mien­to pig­men­ta­rio in­me­dia­to, siem­pre se que­ma con fa­ci­li­dad y nun­ca se bron­cea. La piel de ti­po VI es de co­lor ma­rrón os­cu­ro o negro, es­tá más pro­te­gi­da de la luz UV, y es de un co­lor os­cu­ro (negro-ma­rrón) in­clu­so sin ex­po­si­ción al

sol. Sin em­bar­go, las per­so­nas de piel os­cu­ra no son in­mu­nes a los efec­tos del sol y la piel de pig­men­ta­ción os­cu­ra pue­de su­frir que­ma­du­ras o le­sio­nes con la ex­po­si­ción fuer­te o pro­lon­ga­da al sol. Los efec­tos a lar­go pla­zo de la ex­po­si­ción a los ra­yos UV en per­so­nas de piel os­cu­ra son los mis­mos que en las de piel cla­ra, aun­que sue­len ser más tar­díos y me­nos gra­ves por­que la me­la­ni­na que con­tie­nen en la piel les brin­da pro­tec­ción con­tra los ra­yos UV. Las per­so­nas con ca­be­llo ru­bio o ro­jo son espe- cial­men­te sus­cep­ti­bles a los efec­tos agu­dos y cró­ni­cos de la ra­dia­ción UV. En mu­chas per­so­nas de ca­be­llo cla­ro se pro­du­ce una ac­ti­va­ción de­sigual de los me­la­no­ci­tos, y el re­sul­ta­do es la apa­ri­ción de pe­cas. Las per­so­nas con al­bi­nis­mo no tie­nen pig­men­ta­ción en la piel de­bi­do a un de­fec­to en el me­ta­bo­lis­mo de la me­la­ni­na. En los in­di­vi­duos con

vi­tí­li­go, se ob­ser­van pér­di­da de la pig­men­ta­ción en par­ches de­bi­do a la des­truc­ción in­mu­ni­ta­ria de los me­la­no­ci­tos. Es­tos y cual­quier otro gru­po de per­so­nas que no pue­den pro­du­cir me­la­ni­na a un rit­mo rá­pi­do y com­ple­to son es­pe­cial­men­te sus­cep­ti­bles a los da­ños del sol.

Pre­ven­ción

Evi­tar el sol, ves­tir ro­pa pro­tec­to­ra, y apli­car pro­tec­tor so­lar pa­ra ayu­dar a mi­ni­mi­zar la ex­po­si­ción UV.

Evi­tar el sol

La in­ten­si­dad de los ra­yos UV es me­nor an­tes de las 10 AM y des­pués de las 3 PM de­bi­do a que se fil­tran la ma­yo­ría de las lon­gi­tu­des de on­da que pro­du­cen da­ño. La nie­bla y las nu­bes no dis­mi­nu­yen el ries­go en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, y a al­tas al­ti­tu­des y ba­jas la­ti­tu­des (ppor ejem­plo en el ecua­dor), el ries­go au­men­ta. Aun­que la ex­po­si­ción al sol ayu­da a ge­ne­rar vi­ta­mi­na D, la ma­yo­ría de los ex­per­tos re­co­mien­dan man­te­ner ni­ve­les ade­cua­dos de vi­ta­mi­na D con­su­mien­do su­ple­men­tos si es ne­ce­sa­rio más que por la ex­po­si­ción in­ten­cio­nal al sol.

Ves­ti­men­ta pro­tec­to­ra

La ex­po­si­ción de la piel a la ra­dia­ción UV pue­de mi­ni­mi­zar­se me­dian­te el uso de go­rras, ca­mi­se­tas, pan­ta­lo­nes, y ga­fas de sol. Las pren­das con te­ji­dos com­pac­tos bloquean me­jor el sol que aque­llas con te­ji­dos más suel­tos. Hay ro­pas es­pe­cia­les que vie­nen con pro­tec­ción so­lar dis­po­ni­bles en el mer­ca­do. Es­te ti­po de ro­pa se mar­ca con fac­tor de pro­tec­ción ultravioleta (UPF) se­gui­do de un nú­me­ro que in­di­ca el ni­vel de pro­tec­ción (si­mi­lar al eti­que­ta­do del pro­tec­tor so­lar).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.