PROTECTORES SO­LA­RES

Trail Run - - SALUD TRAIL -

Se­gún Robert J. Ma­cNeal, MD, Der­ma­to­logy As­so­cia­tes, Mai­ne

Me­di­cal Cen­ter, los protectores so­la­res ayu­dan a pro­te­ger la piel de que­ma­du­ras so­la­res y del da­ño cró­ni­co pro­du­ci­do por el sol, pues ab­sor­ben o re­fle­jan los ra­yos UV. Los protectores so­la­res an­ti­guos fil­tra­ban só­lo ra­dia­ción UVB, pe­ro la ma­yo­ría de los fil­tros más nue­vos de "am­plio es­pec­tro" fil­tran en la ac­tua­li­dad la ra­dia­ción UVA y se cla­si­fi­can co­mo de "am­plio es­pec­tro". En los Es­ta­dos Uni­dos, la FDA cla­si­fi­ca los protectores so­la­res se­gún el fac­tor de pro­tec­ción so­lar (FPS): cuan­to más al­to es el nú­me­ro, ma­yor es la pro­tec­ción que ofre­ce. El FPS só­lo cuan­ti­fi­ca la pro­tec­ción con­tra la ex­po­si­ción a los ra­yos UVB; no hay una es­ca­la pa­ra la pro­tec­ción con­tra ra­yos UVA. Se de­be usar pro­tec­tor so­lar de am­plio es­pec­tro con una calificación de FPS de 30 o su­pe­rior. Los protectores so­la­res es­tán dis­po­ni­bles en una am­plia ga­ma de for­mu­la­cio­nes, co­mo cre­mas, ge­les, es­pu­mas, ae­ro­so­les y barras. Los pro­duc­tos de au­to­bron­cea­do no pro­te­gen fren­te a la ex­po­si­ción a los ra­yos UV. La ma­yo­ría de los protectores so­la­res con­tie­nen va­rias sus­tan­cias que ac­túan co­mo pan­ta­llas quí­mi­cas, ab­sor­bien­do la luz u ofre­cien­do una ba­rre­ra fí­si­ca que la re­fle­ja o dis­per­sa. Los in­gre­dien­tes de la pan­ta­lla so­lar que ab­sor­ben la ra­dia­ción UVB in­clu­yen ci­na­ma­tos, sa­li­ci­la­tos, y de­ri­va­dos de PABA. Ben­zo­fe­no­nas se uti­li­zan co­mún­men­te pa­ra pro­por- cio­nar pro­tec­ción con­tra la ra­dia­ción UVB y UVA de on­da cor­ta. Avo­ben­zo­na y ecam­su­la fil­tran en el ran­go UVA y se pue­den aña­dir pa­ra pro­por­cio­nar una ma­yor pro­tec­ción UVA. Otros protectores, lla­ma­dos pan­ta­llas so­la­res, con­tie­nen óxi­do de cinc y dió­xi­do de ti­ta­nio, que re­fle­jan tan­to los ra­yos UVB co­mo los UVA (y así bloquean su lle­ga­da a la piel). Si bien an­tes eran blan­cas y pas­to­sas, las for­mu­la­cio­nes mi­cro­ni­za­das de es­tos pro­duc­tos han me­jo­ra­do de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la acep­ta­ción des­de el pun­to de vis­ta cos­mé­ti­co. La in­efi­cien­cia de los protectores so­la­res es fre­cuen­te y sue­le ser re­sul­ta­do de la apli­ca­ción in­su­fi­cien­te del pro­duc­to, la apli­ca­ción tar­día (los protectores so­la­res de­ben apli­car­se 30 mi­nu­tos an­tes de la ex­po­si­ción), la fal­ta de reapli­ca­ción lue­go de na­dar o de ha­cer ejer­ci­cio, o la fal­ta de apli­ca­ción ca­da 2 a 3 ho­ras du­ran­te la ex­po­si­ción al sol. Pue­den pro­du­cir­se reac­cio­nes alér­gi­cas o fo­to­alér­gi­cas a los protectores so­la­res, y de­ben dis­tin­guir­se de otras erup­cio­nes cu­tá­neas por fo­to­sen­si­bi­li­dad. Pue­den ser ne­ce­sa­rias prue­bas con par­ches o fo­to­par­ches con com­po­nen­tes de los protectores so­la­res pa­ra lle­gar al diag­nós­ti­co. Es­tas prue­bas las rea­li­zan los der­ma­tó­lo­gos con ex­pe­rien­cia en der­ma­ti­tis de con­tac­to alér­gi­cas. Re­cien­te­men­te la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de fa­bri­can­tes de cos­mé­ti­cos (COLIPA) ha uni­fi­ca­do cri­te­rios en ma­te­ria de los ín­di­ces de pro­tec­ción so­lar UV (otros cri­te­rios son los es­tán­da­res aus­tra­liano y USA: se tra­ta de po­ner or­den y fre­nar la es­ca­la­da de cifras en que se ha­bían con­ver­ti­do los FPS de los cos­mé­ti­cos eu­ro­peos. Las me­di­das adop­ta­das son las si­guien­tes:

Se pro­po­nen cin­co categorías fi­jas de pro­tec­ción, des­de ba­ja has­ta ul­tra, de mo­do que un FPS 30 sig­ni­fi­que lo mis­mo en cual­quier mar­ca y el men­sa­je sea cla­ro y ho­mo­gé­neo pa­ra el consumidor.

Se es­ta­ble­ce 50+ (o plus) co­mo la reivin­di­ca­ción más al­ta que se de­be in­cluir en un fotoprotector de uso co­mún. Es­ta ci­fra se re­ser­va a los pro­duc­tos con FPS igual o su­pe­rior a 60, ya que se en­tien­de que, a par­tir de ahí, es po­ca la di­fe­ren­cia de absorción real de ra­yos en­tre un pro­duc­to y otro por más que au­men­te la con­cen­tra­ción de fil­tros. El fac­tor UV se cal­cu­la a par­tir de la Do­sis Eri­te­ma­to­sa Mí­ni­ma (DEM), es de­cir, la do­sis mí­ni­ma de ener­gía ne­ce­sa­ria pa­ra pro­vo­car un li­ge­ro eri­te­ma a un vo­lun­ta­rio en el la­bo­ra­to­rio con un si­mu­la­dor so­lar To­das las cre­mas, ade­más del va­lor nu­mé­ri­co del SPF de­be­rán in­di­car el ti­po de pro­tec­ción al que se co­rres­pon­de ese va­lor: ba­ja (6 y 10), me­dia (15, 20 y 25), al­ta (30 y 50) y muy al­ta (50+) en le­tras del mis­mo ta­ma­ño que las del SPF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.