UP & DOWN

YA ES HO­RA DE QUE LOS RUN­NERS SE VA­YAN A DOR­MIR

Trail Run - - UP & DOWN -

¿Cuál es tu me­jor re­cuer­do de la in­fan­cia? Ten­go mu­chos bue­nos re­cuer­dos. Yo soy de un pue­blo muy pe­que­ño (Aba­di­ño) y he pa­sa­do mi in­fan­cia en el río pes­can­do re­na­cua­jos, su­bién­do­me a los ar­bo­les y ju­gan­do en el ca­se­río de mis abue­los con los pe­rros y el ga­na­do. ¿Cuán­do fue la úl­ti­ma vez que llo­ras­te? Yo soy de lá­gri­ma fá­cil, me emo­ciono y llo­ro con po­co. Se­gu­ra­men­te mis úl­ti­mas lá­gri­mas las de­rra­ma­ría el día de la ma­dre con el regalo que me hi­cie­ron mis hi­jos y Mi­kel (mi pa­re­ja). Me re­ga­la­ron un cua­dro con va­rias fo­tos muy bo­ni­tas de las ca­rre­ras de la co­pa del mun­do que co­rrí el año pa­sa­do (2017). ¿Qué pro­gra­ma de te­le­vi­sión re­cuer­das de pe­que­ña? So­bre to­do re­cuer­do di­bu­jos ani­ma­dos (Dra­goi Bo­la, Hei­di, Mar­co…) ¿Qué li­bro has vuel­to a leer? Nin­guno. Ten­go la cos­tum­bre de em­pe­zar ca­da li­bro ca­si des­de el prin­ci­pio ca­da vez que lo co­jo pa­ra acor­dar­me un po­co de lo que va y no per­der el hi­lo pe­ro una vez aca­ba­do no lo vuel­vo a abrir. ¿Qué li­bro nun­ca pu­dis­te aca­bar? Em­pe­cé a leer “El oso ca­ver­na­rio”, to­dos me de­cían que era un li­bro muy en­tre­te­ni­do pe­ro no con­se­guí en­gan­char­me. ¿Un con­se­jo pa­ra no ol­vi­dar? Vi­ve y sé fe­liz. ¿Qué te gus­ta­ría ser de ma­yor? Fe­liz. ¿Un hé­roe de no­ve­la? No ten­go nin­gún hé­roe. ¿A qué hue­le la mon­ta­ña? La mon­ta­ñas hue­len a vi­da, a li­ber­tad y fe­li­ci­dad. ¿Tu te­so­ro más pre­cia­do? Aho­ra mis­mo mis hi­jos Alluitz y Ametz. ¿Dón­de ha­bi­ta tu fe­li­ci­dad? Mi fe­li­ci­dad ha­bi­ta en no ha­cer­me ilu­sio­nes con na­da y no te­ner nin­gu­na ex­pec­ta­ti­va de có­mo irá mi vi­da tan­to en lo per­so­nal co­mo en lo de­por­ti­vo. Mi vi­da la mar­ca el día a día. Nun­ca es­pe­ro na­da de na­die, lo que ven­ga bien­ve­ni­do se­rá pe­ro no es­pe­ro que ven­ga na­da en con­cre­to.

OIHA­NA AZKORBEBEITIA Tras unos años en se­mi re­ti­ro, Oiha­na vol­vió en la pa­sa­da tem­po­ra­da a las mon­ta­ñas, a su me­dio, a sus ca­rre­ras y a sus gen­tes... Nun­ca se fue del to­do, dos pe­que­ños le tu­vie­ron oculta de lu­ces y ta­quí­gra­fos pe­ro en nin­gún mo­men­to ella per­dió de vis­ta la si­lue­ta del An­bo­to que pue­de dis­fru­tar des­de ca­sa con fa­ci­li­dad, ni se de­jó de em­bos­car por los ca­mi­nos y sen­de­ros de la Sie­rra de Ur­kio­la, in­clu­so los nom­bres de los pe­que­ños sue­nan a monte y a bos­que. Ve­te­ri­na­ria de pro­fe­sión, equi­li­bra con maes­tría en­tre­na­mien­tos, tra­ba­jo y vi­da fa­mi­liar; siem­pre con el apo­yo cer­te­ro e in­con­di­cio­nal de Mi­kel. El año pa­sa­do cua­jó una tem­po­ra­da de en­sue­ño con gran­des re­sul­ta­dos a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, en­tre otros mu­chos, vic­to­rias en Kan­pe­zu, en la ma­ra­tón de la Buff Epic, y un cuar­to pues­to, guardado en el cua­dro de ho­nor de aque­llos mo­men­tos a los que se les po­ne el ape­lli­do de “pa­ra siem­pre”, en la Ze­ga­ma Aiz­ko­rri. Ha­ce tan só­lo unas se­ma­nas vol­vió a cru­zar la lí­nea de meta de la ca­li­fi­ca­da por to­dos co­mo la me­jor ma­ra­tón del mun­do, con la mis­ma com­pa­ñía que en el año 2017, con la mis­ma son­ri­sa y tan só­lo dos pues­tos por de­trás. A la viz­caí­na le fal­ta tiem­po pa­ra con­tes­tar con un sí ro­tun­do y com­pro­me­ti­do cuan­do se la re­quie­re pa­ra cual­quier en­tre­vis­ta o pa­ra dar su opi­nión so­bre cual­quier te­ma. Así ha si­do en es­te mo­men­to en el que nos he­mos apro­xi­ma­do a sus dis­tan­cias más cor­tas y sus res­pues­tas in­me­dia­tas es­tán aquí pa­ra vo­so­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.