Se­gu­ri­dad en el trail

Trail Run - - SUMARIO - POR: DA­NIEL SA­NA­BRIA.

Nues­tro reportaje es­tre­lla del mes es­tá de­di­ca­do a la se­gu­ri­dad en las ca­rre­ras de mon­ta­ña, un de­ba­te la­ten­te tras el ac­ci­den­te de Jokin Li­zea­ga. ¿Co­rre­mos de­ma­sia­dos ries­gos? ¿Quién es res­pon­sa­ble de qué? ¿Dón­de es­tán los lí­mi­tes? ¿Se to­mas su­fi­cien­tes me­di­das?

Des­de que el pa­sa­do mes do abril una si­ma se tra­ga­ra a Jokin Li­za aga du­ran­te más de dos ho­ras en un trail de As­tu­rias el de­ba­te so­bre la se­gu­ri­dad en las ca­rre­ras de mon­ta­ña vi­ve sus días más con­vul­sos. Aquel ac­ci­den­te le pu­do cos­tar la vi­da. Afor­tu­na­dru­nen­te, la caí­da se sal­dó con un par de frac­tu­ras y un pu­ña­do de con­tu­sio­nes. Pe­ro tal vez, co­mo ase­gu­ra el pro­pio atle­ta vas­co, "es­te su­ce­so sir­va pa­ra que se em­pie­ce a pen­sar más en la se­gu­ri­dad de los co­rre­do­res".

Es un asun­to com­pli­ca­do de ana­li­zar. Por­que no hay una es­ca­la pa­ra me­dir el pe­li­gro. Ni una nor­ma­ti­va exi­gi­ble. Ni si­quie­ra un organismo com­pe­ten­te pa­ra re­cla­mar, san­cio­nar o prohi­bir. Rei­na la anar­quía. Y, por tan­to, el caos. No hay más doc­tri­na que re­gu­le la se­gu­ri­dad en las ca­rre­ras de mon­ta­ña que el li­bre al­be­drío. Ca­da una pre­sen­ta su pro­pio re­gla­men­to, de­be­res y obli­ga­cio­nes. Y eso es pe­li­gro­so cuan­do ha­bla­mos de un asun­to tan de­li­ca­do. Por­que ese va­cío le­gal deja al des­am­pa­ro a los prin­ci­pa­les ac­to­res de una ca­rre­ra, des­de los or­ga­ni­za­do­res has­ta los par­ti­ci­pan­tes pa­san­do por los vo­lun­ta­rios y es­pec­ta­do­res. Los pri­me­ros po­drían pe­car de im­pru­den­cia y los se­gun­dos de te­me­ra­rios. En reali­dad, am­bos de las dos co­sas. Y aquí em­pie­zan el en­re­do y las pre­gun­tas. ¿Quién es res­pon­sa­ble de qué? ¿Qué de­ci­sio­nes con­cier­nen a ca­da cual? ¿Cuán­tas me­di­das son ne­ce­sa­rias? ¿Cuál es el me­di­dor de se­gu­ri­dad? ¿El des­car­go de res­pon­sa­bi­li­dad de­be real­men­te des­car­gar de res­pon­sa­bi­li­dad? Hay do­ce­nas de cues­tio­nes por con­tes­tar.

Mi­kel Val­di­viel­so es di­rec­tor de Ehun­mi­lak, la prue­ba de 100 mi­llas más pres­ti­gio­sa de Es­pa­ña. Aca­ba de ce­le­brar su no­ve­na edi­ción y a lo lar­go de es­tos tre­ce años -“nos cos­tó tres or­ga­ni­zar la pri­me­ra”, di­ce- ha lo­gra­do con­ver­tir­se en un re­fe­ren­te en cuan­to a te­mas de se­gu­ri­dad. Po­cas ca­rre­ras exis­ten con el desem­pe­ño del ul­tra vas­co cuan­do se tra­ta de ga­ran­ti­zar la in­te­gri­dad de sus par­ti­ci­pan­tes. De he­cho, fue­ron la pri­me­ra a ni­vel es­ta­tal en exi­gir un cer­ti­fi­ca­do mé­di­co a los co­rre­do­res. “Nos lla­ma­ron lo­cos”, con­fie­sa Mi­kel. Ha­bla un ti­po elo­cuen­te, me­ticu­loso y per­fec­cio­nis­ta, atri­bu­tos que de­fi­nen una ma­ne­ra de tra­ba­jar en un club de mon­ta­ña sin áni­mo de lu­cro, el Arras­ta­ka. “Hay una fra­se muy de or­ga­ni­za­dor que yo no com­par­to res­pec­to a es­to de la se­gu­ri­dad: ‘Es que no quie­ro que me lle­ven a la cár­cel’. No, en reali­dad lo que tú quie­res es que no pa­se na­da. Por tan­to, to­do lo que po­da­mos evi­tar hay que evi­tar­lo”, ex­pli­ca. El dis­cur­so de Mi­kel po­dría pa­re­cer sim­ple pa­la­bre­ría. Pe­ro no. Jun­to a su equi­po tra­ba­ja afa­na­do los do­ce me­ses del año pa­ra que na­da fa­lle el día de la ca­rre­ra. Pun­tua­li­za que ellos no pi­den una prue­ba de esfuerzo, aun­que la re­co­mien­da, si no un “in­for­me mé­di­co que in­di­que cier­tos va­lo­res del par­ti­ci­pan­te y un elec­tro­car­dio­gra­ma. Por­que la im­por­tan­cia de esos da­tos pa­ra la or­ga­ni­za­ción es in­men­sa. Gra­cias a ellos po­de­mos de­tec­tar ano­ma­lías y saber có­mo in­ter­ve­nir­te en ca­so de que te pa­se al­go en ca­rre­ra. Ne­ce­si­ta­mos co­no­cer si eres alér­gi­co a al­go, dia­bé­ti­co, o tie­nes un ri­ñón tras­plan­ta­do, por­que si no lo sa­be­mos te me­di­ca­re­mos de una ma­ne­ra nor­mal y, por tan­to, in­co­rrec­ta pa­ra tu ca­so –ar­gu­men­ta–. En ca­rre­ra si en­con­tra­mos a al­guien in­cons­cien­te o des­va­rian­do, re­vi­sa­mos su dor­sal, su fi­che­ro y así ac­tua­mos”, nos ex­pli­ca con de­ta­lle. Jokin Li­zea­ga es uno de los me­jo­res co­rre­do­res de mon­ta­ña de Eus­ka­di y, por ac­ci­den­te, experto en te­mas de se­gu­ri­dad des­de que en el Trail Pas­to­ras de Por­tu­de­ra (con­ce­jo de Ca­bra­les, As­tu­rias) que­da­ra atra­pa­do en una si­ma du­ran­te más de dos an­gus­tio­sas ho­ras. “Fal­ta se­gu­ri­dad por par­te de to­dos: or­ga­ni­za­do­res, mar­ca­do­res, co­rre­do­res… En mi ca­so fue un ac­ci­den­te gra­ve y no lle­gó a más, pe­ro de­be­mos ser cons­cien­tes de que pue­den ocu­rrir tra­ge­dias en la mon­ta­ña. Y en­ton­ces, cuan­do su­ce­da, se­rá cuan­do em­pie­cen a bus­car­se so­lu­cio­nes, co­mo siem­pre”, ase­gu­ra aún con el bra­zo en ca­bes­tri­llo. El co­rre­dor vas­co ape­la a la men­ta­li­dad de to­dos los pro­ta­go­nis­tas que in­ter­vie­nen en una ca­rre­ra. Y al sen­ti­do co­mún de unos y otros. “Lle­vo 12 años co­rrien­do y he vis­to co­mo en mu­chas oca­sio­nes es el pro­pio de­por­tis­ta el que arries­ga de­ma­sia­do”, ma­ti­za. Y se mo­ja: “Pe­ro des­de las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben plan­tear­se las lis­tas de ma­te­rial obli­ga­to­rio por­que es­te de­por­te es­tá co­gien­do di­men­sio­nes gran­des. En cual­quier ca­so, que­da mu­cho por tra­ba­jar”. El Ul­tra-Trail du Mont Blanc es la ca­rre­ra más me­diá­ti­ca e in­flu­yen­te de Eu­ro­pa y es­pe­jo pa­ra mul­ti­tud de or­ga­ni­za­do­res de ul­tras en to­do el mun­do. Una de las me­di­das que ha to­ma­do pa­ra la edi­ción de es­te año es re­for­zar la se­gu­ri­dad de los par­ti­ci­pan­tes. Ha­bla­mos de más de 8.000 co­rre­do­res lle­ga­dos de cien­tos de paí­ses que, en la ma­yo­ría de ca­sos, no tie­nen co­no­ci­mien­to al­guno de lo que se van a en­con­trar en los Al­pes. En la web del even­to se ha ha­bi­li­ta­do un Es­pa­cio de Sa­lud que vie­ne a ser lo mis­mo que Mi­kel em­plea en la Ehun­mi­lak, una pla­ta­for­ma gra­tui­ta des­ti­na­da a ob­te­ner la má­xi­ma in­for­ma­ción po­si­ble de ca­da co­rre­dor, con sus an­te­ce­den­tes mé­di­cos, aler­gias, pa­to­lo­gías,

tra­ta­mien­tos, etc. Y, por otro la­do, una am­plia­ción del ma­te­rial obli­ga­to­rio con­fi­gu­ra­do por tres kits que, en ca­so de emer­gen­cia y se­gún la cli­ma­to­lo­gía, de­be­rán lle­var­se en ca­rre­ra si la or­ga­ni­za­ción, con pre­vio avi­so a los co­rre­do­res, de­ci­de ac­ti­var­los. Una de las ca­rre­ras es­pa­ño­las que com­par­te es­ta fi­lo­so­fía des­de ha­ce años es Ul­tra Pi­ri­neu. Su di­rec­tor es Da­vid Prie­to: “So­mos muy es­tric­tos con es­te te­ma y nos ase­gu­ra­mos de que to­do el mun­do tie­ne el ma­te­rial que po­dría ser obli­ga­to­rio an­te una me­teo ad­ver­sa. Lue­go el día an­te­rior a la ca­rre­ra qui­ta­mos o no al­gu­nas pren­das se­gún la pre­vi­sión”, co­men­ta. La no­ve­dad se in­tro­du­jo en 2013, y aun­que se in­sis­tió a los par­ti­ci­pan­tes de la nue­va nor­ma­ti­va, la or­ga­ni­za­ción des­ca­li­fi­có aquel año a 50 per­so­nas por no cum­plir con ella. “Fue muy do­lo­ro­so pa­ra no­so­tros por­que has­ta en­ton­ces na­die se ha­bía pues­to tan se­rio con es­te te­ma y mu­chos co­rre­do­res no en­ten­die­ron esa ac­ti­tud tan exi­gen­te, pe­ro creo que al fi­nal fue positivo por­que cam­bió el chip de nues­tros par­ti­ci­pan­tes”, ex­pli­ca Da­vid. Y con­ti­núa con su dis­cur­so: “Es que cuan­do ha­bla­mos de ca­rre­ras de al­ta mon­ta­ña un co­rre­dor que se tuer­ce un to­bi­llo se ex­po­ne a es­tar a 2.000 me­tros de al­ti­tud y en­friar­se; si no lle­vas ma­te­rial ca­lien­te pa­ra cu­brir tu cuer­po pue­des me­ter­te en pro­ble­mas”. No exis­te per­so­na en el mun­do que en­car­ne me­jor es­tas pa­la­bras que Jokin Li­zea­ga. “Sí, a mí me sal­vó la vi­da una man­ta tér­mi­ca. La lle­va­ba por­que la ca­rre­ra me la exi­gía, pe­ro si no, yo co­mo co­rre­dor me la ha­bría aho­rra­do por esos 34 gra­mos de pe­so –con­fie­sa el vas­co con sin­ce­ri­dad–. De aho­ra en ade­lan­te in­clu­so en­tre­na­ré con la man­ta y me es­toy plan­tean­do ha­cer­lo tam­bién con sis­te­ma de geo­lo­ca­li­za­ción. Tec­no­lo­gía hay”.

OB­JE­TI­VO LO­CA­LI­ZA­DO

Por su­pues­to que hay. Bien lo sa­be Mi­kel Val­di­viel­so, que la usa pa­ra su prue­ba de 100 mi­llas. Es una de las me­di­das de se­gu­ri­dad que di­fe­ren­cian a la prue­ba vas­ca. Se tra­ta de un dis­po­si­ti­vo que ocu­pa po­co más que la es­fe­ra de un re­loj y geo­lo­ca­li­za a más de mil co­rre­do­res de la G2H y Ehun­mi­lak. No su­po­ne mu­cho pe­so, va den­tro de una bol­si­ta que se ata fá­cil­men­te a la mo­chi­la y en­vía la po­si­ción del co­rre­dor ca­da 3 o 4 mi­nu­tos. “Es una me­di­da esen­cial en el ca­so de que ten­ga­mos que ha­cer res­ca­tes o ir a so­co­rrer a al­guien. Es­tos apa­ra­tos tra­ba­jan con co­ber­tu­ra GPRS y por tan­to hay zo­nas ne­gras, pe­ro en cuan­to re­cu­pe­ran la se­ñal nos re­en­vían la lo­ca­li­za­ción. Te da las coordenadas exac­tas. Ade­más, tam­bién nos per­mi­te avi­sar a los co­rre­do­res que se han per­di­do o des­via­do del re­co­rri­do. Ca­da año lo te­ne­mos que ha­cer con 6 ó 7 atle­tas ex­tra­via­dos, ya sa­bes que en Eus­ka­di la nie­bla es­tá a la or­den del día”, nos di­ce el di­rec­tor del mí­ti­co ul­tra vas­co. So­bre sis­te­mas de geo­lo­ca­li­za­ción apli­ca­dos al de­por­te po­cos ti­pos sa­ben más que Xa­bi Gar­cía, co­rre­dor de me­dio­fon­do en pis­ta (1:49 en 800 m), in­ge­nie­ro y fun­da­dor de MYRUNS Tech­no­logy. Tam­bién crea­dor de un nue­vo dis­po­si­ti­vo que pue­de mar­car un an­tes y un des­pués en el mun­do de las ca­rre­ras de mon­ta­ña. “Se tra­ta de un sis­te­ma de geo­po­si­cio­na­mien­to muy no­ve­do­so no só­lo por su fun­cio­na­mien­to sino por­que la ba­te­ría tie­ne una au­to­no­mía de has­ta 14 ho­ras dan­do in­for­ma­ción del co­rre­dor ca­da dos mi­nu­tos. Es­te apa­ra­to, que no es más gran­de que un re­loj nor­mal y cu­yo pe­so es in­sig­ni­fi­can­te, lle­va in­cor­po­ra­dos 4 sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción in­de­pen­dien­tes en­tre sí, un ace­le­ró­me­tro y un sen­sor de pul­sa­cio­nes pa­ra ca­sos de emer­gen­cia. Así ten­dre­mos la po­si­ción exac­ta del co­rre­dor y una alar­ma pa­ra po­der en­con­trar­le con un error de des­via­ción de 10 me­tros. Ade­más, he­mos desarrollado un soft­wa­re que, en ca­so de que fa­lle to­do es­te sis­te­ma o el re­loj se rom­pa, se re­cal­cu­len los da­tos guar­da­dos has­ta en­ton­ces y se ge­ne­re un dia­gra­ma pa­ra po­si­cio­nar al atle­ta en el tiem­po con un error de 2 mi­nu­tos”, ex­pli­ca al de­ta­lle Xa­bi. “¿El cos­te de es­ta tec­no­lo­gía?

Es­tá por ver, pe­ro no creo que sea re­le­van­te. Las em­pre­sas de cro­no­me­tra­je son las que com­pra­rán el sis­te­ma y el co­rre­dor no de­be­ría pa­gar por ello. En no­viem­bre que­re­mos pre­sen­tar­la pa­ra que se em­pie­ce a usar en ca­rre­ras de mon­ta­ña en enero de 2019”, pun­tua­li­za. Da­vid Prie­to con­fie­sa que la lo­ca­li­za­ción de los par­ti­ci­pan­tes de su ul­tra­ma­ra­tón, que se celebra en un en­torno muy ais­la­do co­mo el Par­que Na­tu­ral del Ca­dí-Moi­xe­ró, es una de sus ob­se­sio­nes. Saber cuán­tos co­rre­do­res y dón­de es­tán es cru­cial pa­ra per­ci­bir si hay al­guien en pe­li­gro. “Si en la sa­li­da hay 900 per­so­nas es­to sig­ni­fi­ca que al con­trol 1 de­ben ha­ber lle­ga­do 900 cuan­do pa­sa el es­co­ba. Si fal­ta uno sig­ni­fi­ca que se ha per­di­do y en­con­trar­le pa­sa a ser nues­tra prio­ri­dad. Por tan­to, ni el chip ni el es­co­ba pue­den fa­llar. Por eso lle­va­mos tres es­co­bas –ex­pli­ca–. Otra cla­ve es la con­ta­bi­li­za­ción de re­ti­ra­dos. Si al con­trol 1 lle­gan esas 900 per­so­nas pe­ro se re­ti­ran 9 sig­ni­fi­ca que en el con­trol 2 te­ne­mos que re­gis­trar a 891 atle­tas. Cuan­do las cuen­tas no nos sa­len es por­que al­guien se ha re­ti­ra­do sin avi­sar a la or­ga­ni­za­ción. Los co­rre­do­res de­ben ser cons­cien­tes de que aban­do­nar sin avi­sar es muy gra­ve por­que no­so­tros ac­ti­va­mos re­cur­sos pa­ra lo­ca­li­zar­le que no po­drán ser usa­dos en ca­sos de ver­da­de­ra emer­gen­cia”, re­la­ta. En el ca­so de Ul­tra Pi­ri­neu, al con­du­cir su re­co­rri­do por zo­nas de al­ta mon­ta­ña sin co­ber­tu­ra mó­vil, los sis­te­mas de GPS tra­di­cio­na­les pa­ra geo­lo­ca­li­zar a los co­rre­do­res fa­llan en más del 50% del tra­za­do. Su fi­lo­so­fía es la de no uti­li­zar es­ta tec­no­lo­gía “has­ta que no se so­lu­cio­ne es­te pro­ble­ma, por­que no que­re­mos dar una fal­sa sen­sa­ción de se­gu­ri­dad al par­ti­ci­pan­te. Es con­tra­pro­du­cen­te”, co­men­ta Da­vid.

EQUI­POS MÉ­DI­COS: LO­GÍS­TI­CA Y COOR­DI­NA­CIÓN

El per­so­nal sa­ni­ta­rio im­pli­ca­do en una ca­rre­ra y la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de to­dos los miem­bros es otro de los pi­la­res bá­si­cos pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de un even­to en mon­ta­ña. De nue­vo Mi­kel se mues­tra ge­ne­ro­so in­for­mán­do­nos con de­ta­lle so­bre el dis­po­si­ti­vo mé­di­co que cus­to­dia la sa­lud de los par­ti­ci­pan­tes de Ehun­mi­lak. Ha­bla de más de 20 doc­to­res y otros tan­tos en­fer­me­ros, “lo que su­po­ne un to­tal de 274 ho­ras compu­tadas de mé­di­cos de ur­gen­cia en ca­rre­ra. A es­to hay que su­mar­le el des­plie­gue de la Cruz Ro­ja con 29 vehícu­los equi­pa­dos al máximo, en­tre ellos am­bu­lan­cias bá­si­cas, avan­za­das y to­do­te­rre­nos”. Pe­ro no só­lo se tra­ta de can­ti­dad y ca­li­dad. En una ca­rre­ra de es­tas di­men­sio­nes, con más de 160 ki­ló­me­tros de mon­ta­ña por cu­brir, la mo­vi­li­dad de es­tos pro­fe­sio­na­les es un fac­tor de­ci­si­vo, así co­mo la coor­di­na­ción en­tre los in­te­gran­tes del equi­po. “Es­ta­mos coor­di­na­dos de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea con los cen­tros mé­di­cos del en­torno y gra­cias a eso lo­gra­mos tiem­pos de in­ter­ven­ción que ape­nas se con­si­guen en la ciu­dad. No sa­bes lo im­por­tan­te que es ca­da minuto en si­tua­cio­nes crí­ti­cas”, re­la­ta Mi­kel Val­di­viel­so. Tam­po­co se que­da atrás el des­plie­gue de Ul­tra Pi­ri­neu con más de 400 efec­ti­vos en­tre sa­ni­ta­rios, staff or­ga­ni­za­ti­vo, pro­tec­ción ci­vil, bom­be­ros, mos­sos d’es­qua­dra, fo­res­ta­les, equi­pos de co­mu­ni­ca­ción, vo­lun­ta­rios, etc. Un equi­po hu­mano que de­be fun­cio­nar co­mo el en­gra­na­je de un re­loj, “por­que si no hu­bie­ra una bue­na coor­di­na­ción, tan­to per­so­nal ser­vi­ría de po­co. Es im­pres­cin­di­ble dis­po­ner de unos pro­to­co­los con­ci­sos pa­ra ca­da fun­ción, y eso son mu­chas ho­ras y reunio­nes de tra­ba­jo, saber có­mo ac­tuar en si­tua­cio­nes normales y tam­bién en es­ce­na­rios com­pli­ca­dos –re­la­ta Da­vid Prie­to–. Te­ne­mos am­bu­lan­cias 4x4, clí­ni­cas mó­vi­les, mé­di­cos y en­fer­me­ros equi­pa­dos con mo­chi­las con ma­te­rial mé­di­co pa­ra lle­gar a pie a cual­quier pun­to y aten­der in situ al co­rre­dor”. En el ul­tra­ma­ra­tón ca­ta­lán abo­gan por un cen­tro de man­do des­de don­de se dirigen las ope­ra­cio­nes. Por allí pa­sa to­da la in­for­ma­ción. Y tras el aná­li­sis de la si­tua­ción se toman las de­ci­sio­nes.

“Des­de allí se coor­di­nan los equi­pos de ca­rre­ra y las fuer­zas de se­gu­ri­dad. Nues­tro sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción es por ra­dio, lo que im­pli­ca que te­ne­mos que ins­ta­lar va­rios re­pe­ti­do­res pa­ra ase­gu­rar­nos de que la se­ñal lle­ga a to­das par­tes”, co­men­ta su di­rec­tor.

LOS CAM­BIOS DE PLA­NES

La se­gu­ri­dad en mu­chas oca­sio­nes es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la pre­ven­ción. Y en la mon­ta­ña es ha­bi­tual re­cu­rrir al re­fra­ne­ro es­pa­ñol, por­que lo de más va­le pre­ve­nir que cu­rar aquí pue­de ser una cues­tión de vi­da o muer­te. Ha­bla­mos de suspender la ca­rre­ra, re­cor­tar el tra­za­do o ac­ti­var el plan B que sue­le pre­sen­tar­se co­mo un re­co­rri­do al­ter­na­ti­vo y me­nos pe­li­gro­so que el ofi­cial. En cual­quier ca­so, un tor­ta­zo emo­cio­nal pa­ra to­dos, or­ga­ni­za­ción y atle­tas. Es­tas de­ci­sio­nes, tan di­fí­ci­les –pe­ro ne­ce­sa­rias– de to­mar por par­te de los di­rec­to­res de ca­rre­ra es­tán siem­pre con­di­cio­nas por la cli­ma­to­lo­gía. Es el fac­tor me­nos con­tro­la­ble de una prue­ba de mon­ta­ña y el ma­yor de los te­mo­res del equi­po or­ga­ni­za­ti­vo. Ra­món Mal­co­rra es miem­bro de la Ma­ra­tón de Ze­ga­ma-Aiz­ko­rri, prue­ba que en su úl­ti­ma edi­ción tu­vo que re­cor­tar el tra­za­do del Ki­ló­me­tro Ver­ti­cal: “Fue por po­si­bles tor­men­tas eléc­tri­cas y por mo­ti­vos me­dioam­bien­ta­les, ya que el re­co­rri­do es­ta­ba muy mo­ja­do y en la par­te fi­nal el pa­so de pú­bli­co su­ma­do al de co­rre­do­res ha­brían de­ja­do el te­rreno to­ca­do. Eva­cuar 500 per­so­nas de la cres­ta del Irau­le es com­pli­ca­do y hu­bié­ra­mos asu­mi­do mu­chos ries­gos innecesarios”, ex­pli­ca con cohe­ren­cia. Ra­món nos con­fie­sa que la de­ci­sión se to­mó tras va­rias reunio­nes con la di­rec­ción del even­to, pe­ro con buen cri­te­rio de­ci­die­ron prio­ri­zar la in­te­gri­dad de los co­rre­do­res, vo­lun­ta­rios y pú­bli­co al es­pec­tácu­lo de­por­ti­vo. La cli­ma­to­lo­gía en es­ta úl­ti­ma edi­ción de la Ze­ga­ma-Aiz­ko­rri pu­do in­clu­so ha­ber afec­ta­do al ma­ra­tón. Ase­gu­ra Ra­món Mal­co­rra que en la vís­pe­ra de la prue­ba de 42K aún no te­nían las pre­vi­sio­nes del tiem­po: “Por eso de­ci­di­mos te­ner pre­pa­ra­do un plan al­ter­na­ti­vo pa­ra des­pués de las 11:45 al pa­so por San­cti Spi­ri­tu, pa­ra que a las 13:00 de la tar­de no que­da­ra na­die en el Aiz­ko­rri ni en el cres­te­río. Es­ta de­ci­sión, de ha­ber­se to­ma­do, po­día ha­ber si­do muy cri­ti­ca­da, pe­ro lo pri­me­ro es lo pri­me­ro. No es fá­cil to­mar una me­di­da así cuan­do tie­nes lan­za­da una ca­rre­ra con 500 per­so­nas”. Y es que si pa­ra el atle­ta po­pu­lar re­nun­ciar al tra­za­do clá­si­co de una ca­rre­ra es un ba­jo­na­zo, pa­ra los or­ga­ni­za­do­res los cam­bios

de pla­nes son de­sola­do­res. El ma­ra­tón vas­co es uno de los más pre­pa­ra­dos cuan­do hay que ac­ti­var el plan B. “En el ca­so de Ze­ga­ma po­de­mos ha­blar in­clu­so de plan C, D, E, F, G… Hay pre­pa­ra­dos va­rios re­co­rri­dos pa­ra evi­tar pa­sos que po­drían ser de muy al­to ries­go se­gún el cli­ma. In­clu­so co­mo úl­ti­ma op­ción, pe­se a quien le pe­se, la sus­pen­sión de la ca­rre­ra si es ne­ce­sa­rio –afir­ma Ra­món–. Uno pien­sa en los pa­tro­ci­na­do­res que han pues­to di­ne­ro, en los co­rre­do­res que vie­nen de lejos y sue­ñan con ha­cer es­te ma­ra­tón, en el esfuerzo de to­do un año ti­ra­do por la bor­da…, pe­ro to­do eso no tie­ne va­lor al la­do de un ac­ci­den­te gra­ve”. 2010 es un año que Mi­kel, di­rec­tor de Ehun­mi­lak, no ol­vi­da­rá fá­cil­men­te. Fue la pri­me­ra edi­ción de su ca­rre­ra y tu­vo que neu­tra­li­zar­la en el ki­ló­me­tro 100. “Fui­mos la pri­me­ra prue­ba en Es­pa­ña que to­mó es­ta de­ci­sión. Las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas es­ta­ban em­peo­ran­do al lle­gar a la par­te más téc­ni­ca del re­co­rri­do y no du­da­mos. Fre­na­mos a 80 per­so­nas. Nos die­ron pa­los por to­das par­tes, di­je­ron que nos iban a de­nun­ciar, pe­ro yo es­ta­ba muy tran­qui­lo con la de­ci­sión. ¿Sa­bes que pa­só lue­go? Ese mis­mo ve­rano el UTMB fue neu­tra­li­za­do tam­bién y en­ton­ces la gen­te cam­bió de opi­nión y nos di­jo que ha­bía­mos acer­ta­do”, co­men­ta. Si aque­lla pri­me­ra edi­ción en Bea­saín fue inol­vi­da­ble por com­pli­ca­da, no me­nos di­fí­cil fue la se­gun­da. “Tu­vi­mos que re­tra­sar el ini­cio de la ca­rre­ra que sa­lía por la no­che. La gen­te pro­tes­tó. Te voy a con­tar una co­sa que en su día no hi­ci­mos pú­bli­ca: a dos ki­ló­me­tros de don­de te­nía que pa­sar la ca­rre­ra a esas ho­ras apa­re­cie­ron seis va­cas muer­tas por ra­yos. Es­to fun­cio­na así, a ti te lle­ga una in­for­ma­ción me­teo­ro­ló­gi­ca pe­ro tú to­mas las de­ci­sio­nes. Yo pen­sé en las tor­men­tas eléc­tri­cas y no du­dé. Re­tra­sé la sa­li­da y lo hi­ce con­ven­ci­do”, sen­ten­cia Mi­kel Val­di­viel­so. El par­te me­teo­ro­ló­gi­co es una de las in­for­ma­cio­nes más de­ter­mi­nan­tes pa­ra un or­ga­ni­za­dor. Por­que el año na­tu­ral de ca­rre­ras de mon­ta­ña se ha am­plia­do a los do­ce me­ses. Ha de­ja­do de ser una ac­ti­vi­dad de ve­rano, co­mo bien ex­pli­ca Jokin Li­zea­ga: “Yo es­ta tem­po­ra­da he he­cho cua­tro ca­rre­ras, tres de ellas con nie­ve. An­tes se co­rría de mar­zo a oc­tu­bre, aho­ra du­ran­te to­do el año. Y eso de la nie­ve se­rá muy bo­ni­to y épi­co, pe­ro un ac­ci­den­te en es­tas con­di­cio­nes pue­de ser fa­tí­di­co. No es fá­cil des­alo­jar a al­guien de ahí por­que el trans­por­te no pue­de en­trar”.

EL AR­TE DE BA­LI­ZAR

El ac­ci­den­te de Jokin fue cau­sa de un error en la ba­li­za­ción del re­co­rri­do. El mar­ca­je del cir­cui­to es otro de los as­pec­tos más de­li­ca­dos de una prue­ba de mon­ta­ña. No pue­de ha­ber erro­res. “Sin­ce­ra­men­te, creo que hay ca­rre­ras muy mal se­ña­li­za­das. Cuan­do te ins­cri­bes a un trail de­ben ga­ran­ti­zar­te que vas a ir se­gu­ro, que no te vas a des­pe­ñar por un ba­rran­co ni te van a sa­lir leo­nes ni a caer por una si­ma. Y el mar­ca­je se en­car­ga de eso. Co­mo de­cía an­tes, a ba­se de dis­gus­tos se­rá co­mo el co­rre­dor aca­ba­rá exi­gien­do a las or­ga­ni­za­cio­nes se­gu­ri­dad. No po­de­mos lle­gar a un cru­ce y du­dar en­tre ir a la iz­quier­da o la de­re­cha. El mar­ca­je tie­ne que ser mi­li­mé­tri­co –ape­la el atle­ta vas­co–, por­que si uno se des­vía del tra­za­do y se pier­de, tran­qui­la­men­te pue­des su­frir hi­po­ter­mia, por ejem­plo. A mi por un fallo gordo en el mar­ca­je pu­do ocu­rrir­me lo peor”. Las ba­li­zas em­plea­das pa­ra el mar­ca­je de­ben ser de bue­na ca­li­dad. La me­teo­ro­lo­gía en mu­chas oca­sio­nes las de­te­rio­ra has­ta el pun­to de ha­cer­las ca­si in­vi­si­bles o las arranca de su lu­gar. Ade­más, de­be ha­ber un cri­te­rio úni­co en el uso de las mar­cas pa­ra que el co­rre­dor no se des­pis­te, co­mo ase­gu­ra Da­vid Prie­to. “Y de­ben ser vi­si­bles en to­do ti­po de con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, in­clui­da la nie­bla. Por eso soy par­ti­da­rio de mar­car la ca­rre­ra de prin­ci­pio a fin en to­dos los ca­mi­nos, no só­lo en las bi­fur­ca­cio­nes. Es­to apor­ta con­fian­za a los par­ti­ci­pan­tes. En el brie­fing de una ca­rre­ra de mon­ta­ña, que sue­le ce­le­brar­se el día pre­vio, el or­ga­ni­za­dor o je­fe de re­co­rri­do no de­be es­ca­ti­mar en de­ta­lles so­bre la se­ña­li­za­ción del cir­cui­to. Cual­quier in­for­ma­ción, por po­co in­tere­san­te que pa­rez­ca, es bien­ve­ni­da. En Ul­tra Pi­ri­neu se apues­ta por un brie­fing virtual que se en­vía al co­rreo a to­dos los par­ti­ci­pan­tes y se dis­tri­bu­ye por las re­des so­cia­les de la ca­rre­ra. “Así pue­den ver­lo cuan­tas ve­ces quie­ran y te­ner de­ta­lle so­bre el re­co­rri­do”, apun­ta su di­rec­tor.

UNA DIS­CI­PLI­NA HUÉR­FA­NA

Ca­da ca­rre­ra y or­ga­ni­za­ción tie­ne sus pro­pios cri­te­rios y mé­to­dos de tra­ba­jo. La fal­ta de un organismo úni­co que re­gla­men­te la dis­ci­pli­na del trail otor­ga li­ber­tad ab­so­lu­ta a quie­nes se im­pli­can en el mon­ta­je y pre­pa­ra­ción de es­tas com­pe­ti­cio­nes. Es­te pro­ble­ma de des­am­pa­ro no es una cues­tión a abor­dar só­lo en Es­pa­ña. Mi­kel Val­di­viel­so va más allá y cree que el pri­mer pa­so es im­plan­tar un re­co­no­ci­mien­to mé­di­co ho­mo­lo­ga­do vá­li­do pa­ra to­das las prue­bas de Eu­ro­pa, pe­ro se mues­tra pe­si­mis­ta so­bre

La re­fle­xión de Luis Al­ber­to Her­nan­do “NOS PO­NE­MOS UN DOR­SAL Y CREE­MOS QUE SO­MOS INMORTALES”

Cuán­tas ve­ces ha­bré oí­do eso de: "¿Dón­de vas por ahí? ¡Que te va a dar al­go!". Soy de­por­tis­ta des­de ha­ce mu­chos años, pe­ro des­de que prac­ti­co trail con­tes­to: "Es fá­cil que sí". Por­que an­tes, cuan­do co­rría en as­fal­to, sa­bía que con lle­var 10€ o el mó­vil to­do te­nía arre­glo. ¿En­ton­ces qué cam­bia? Cuan­do sa­li­mos del as­fal­to to­do cam­bia, hay que cam­biar los 10€ por una bue­na pre­vi­sión. To­do cam­bia por­que va­mos a es­tar so­los y ais­la­dos, los pro­ble­mas que nos sur­jan los va­mos a te­ner que re­sol­ver de for­ma au­tó­no­ma, no po­de­mos con­tar con nin­gún ti­po de ayu­da. To­do cam­bia y más o me­nos lo ha­ce en es­ta pro­por­ción: lo que en un par­que sería sen­tar­se có­mo­da­men­te en un ban­co y lla­mar por te­lé­fono pa­ra que nos lle­ven a ur­gen­cias en 5 mi­nu­tos se con­vier­te en sen­tar­se en una pie­dra, com­pro­bar que no hay co­ber­tu­ra y es­pe­rar a que la hi­po­ter­mia nos qui­te el frío y nos qui­te to­do. Por tan­to, me que­do con tres con­cep­tos: pre­vi­sión, pre­vi­sión y pre­vi­sión. Co­mo cri­ti­car es fá­cil, voy a cri­ti­car a to­dos: or­ga­ni­za­do­res de ca­rre­ras, fe­de­ra­cio­nes y co­rre­do­res de mon­ta­ña en ge­ne­ral. Es­toy mu­chas ho­ras en el monte por mi tra­ba­jo en el GREIM, en las ca­rre­ras, en los en­tre­na­mien­tos, y veo una fal­ta de pre­vi­sión enor­me, un ex­ce­so de con­fian­za por par­te de to­dos (in­clu­yén­do­me a mí) que es lo que es­tá pro­vo­can­do ca­da vez más ac­ci­den­tes. Los trail­run­ners so­mos esa cla­se de "mon­ta­ñe­ros" que sa­li­mos in­frin­gien­do to­dos los pro­to­co­los que ayu­da­ron a so­bre­vi­vir a nues­tros ma­yo­res en la mon­ta­ña. So­mos ca­pa­ces de ir al monte sin nin­gún ti­po de pre­vi­sión, sin mi­rar la me­teo, sin ro­pa, sin te­lé­fono mó­vil, so­los, sin ni si­quie­ra avi­sar a dón­de va­mos, qui­zá por­que ni lo he­mos pen­sa­do, sin GPS, sin saber que con nie­bla te pier­des por ca­sa, sin saber que un sim­ple es­guin­ce nos deja inú­ti­les, sin saber lo que es una hi­po­ter­mia. Los trail­run­ners so­mos esos de­por­tis­tas que so­mos ca­pa­ces de de­cir que un in­far­to le da al que es­tá por dar­le, sin que ten­gan na­da que ver los es­fuer­zos mu­chas ve­ces des­pro­por­cio­na­dos con la es­ca­sa pre­pa­ra­ción que lle­va­mos. So­mos ca­pa­ces de de­cir que un test de esfuerzo es una ton­te­ría, se­rá que no sa­be­mos lo que tar­da­ría en lle­gar un des­fi­bri­la­dor... de­ma­sia­do. Pre­vi­sión. Creo que an­tes de sa­lir a en­tre­nar de­be­ría­mos in­ten­tar ver­nos sen­ta­dos en una pie­dra con un sim­ple es­guin­ce, en me­dio de la na­da, su­da­dos, can­sa­dos, sin co­ber­tu­ra, em­pe­zan­do a llo­ver, a las 20:30 y con un cor­ta­vien­tos de 90 gra­mos. ¡Es­to ocu­rre! Aho­ra voy con los or­ga­ni­za­do­res y fe­de­ra­cio­nes, que creo que con­fían de­ma­sia­do en no­so­tros los co­rre­do­res. ¿Al­guien ve ló­gi­co que un guía de mon­ta­ña ten­ga que es­tar ti­tu­la­do pa­ra lle­var a un tu­ris­ta, en­cor­da­do, y con una mo­chi­la de 10 ki­los a un si­tio mien­tras que 500 co­rre­do­res lo ha­gan en man­ga cor­ta, za­pa­ti­llas y una mo­chi­la de 1 ki­lo? Pues só­lo ha­ce fal­ta que un or­ga­ni­za­dor sin la ti­tu­la­ción del guía sa­que un se­gu­ro y re­par­ta los dor­sa­les con el con­sen­ti­mien­to de un juez de la fe­de­ra­ción que tam­po­co tie­ne la ti­tu­la­ción del guía. Nos po­ne­mos el dor­sal y cree­mos que lle­va­mos una coraza que nos ha­ce inmortales, cree­mos que es­tá to­do con­tro­la­do y que el res­pon­sa­ble de nues­tra se­gu­ri­dad es otro. Na­da más lejos… en la mon­ta­ña es­ta­mos so­los.

el asun­to. “Lo veo com­pli­ca­do por­que aún es­ta­mos de­ba­tien­do so­bre qué ca­rre­ras ha­ce la Fe­de­ra­ción de Mon­ta­ña y cuá­les la de Atle­tis­mo. Te con­ta­ré al­go: lle­vo cua­tro o cin­co años lla­man­do a mu­chas, mu­chí­si­mas puer­tas pa­ra in­ten­tar con­se­guir un in­for­me mé­di­co eu­ro­peo que val­ga igual pa­ra Ehun­mi­lak que pa­ra el UTMB. Un cer­ti­fi­ca­do de por ejem­plo un año de va­li­dez que to­do el mun­do de­bie­ra pre­sen­tar al ins­cri­bir­se a un ul­tra. Eso sería se­gu­ri­dad”, ase­gu­ra con vehe­men­cia. Jokin, una vez más, acier­ta con las pa­la­bras per­fec­tas pa­ra de­fi­nir la si­tua­ción: “En es­te de­por­te to­dos so­mos po­pu­la­res, los que or­ga­ni­zan y los que co­rren. Pro­fe­sio­na­les hay muy po­cos, y no exis­te una fe­de­ra­ción que exi­ja unos mí­ni­mos ni san­cio­ne a una ca­rre­ra si es­tá mal or­ga­ni­za­da. Ca­da uno ha­ce lo que quie­re, hay quie­nes pre­ten­den vi­vir de las ca­rre­ras y eso sig­ni­fi­ca que un or­ga­ni­za­dor pue­de re­cor­tar gas­tos en se­gu­ri­dad a su an­to­jo”, apun­ta el co­rre­dor gui­puz­coano. Fá­cil­men­te el gas­to pre­su­pues­ta­rio que se lle­va la par­ti­da de se­gu­ri­dad de una ca­rre­ra lle­ga al 40% del pre­su­pues­to to­tal. Es el ca­so de Ul­tra Pi­ri­neu, que des­ti­na a la se­gu­ri­dad del even­to una can­ti­dad de 80.000€. “Sí, co­rres­pon­de al 40% de la su­ma de di­ne­ro re­cau­da­da con las ins­crip­cio­nes”, confirma Da­vid Prie­to. En cifras si­mi­la­res se mueve Ehun­mi­lak, cu­yo pre­su­pues­to to­tal es de 260.000€. “Y pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de nues­tra ca­rre- ra in­ver­ti­mos en­tre el 35 y el 40% de esa can­ti­dad. A no­so­tros el even­to nos cues­ta más ca­ro ca­da año pe­ro al co­rre­dor le va­le lo mis­mo. Só­lo he­mos subido el pre­cio del dor­sal una vez en nue­ve años. So­mos de las po­cas ca­rre­ras es­pa­ño­las que te­ne­mos el ki­ló­me­tro por de­ba­jo del eu­ro –nos cuen­ta su di­rec­tor Mi­kel–. Ade­más, siem­pre in­ten­ta­mos in­tro­du­cir ser­vi­cios nue­vos. En es­ta edi­ción han si­do es­pe­cia­lis­tas en fi­sio­te­ra­pia y po­do­lo­gía a tiem­po com­ple­to. Cla­ro, es­to re­per­cu­te en nues­tro pre­su­pues­to in­terno, pe­ro no al atle­ta. Yo he si­do co­rre­dor y si pu­die­ra co­brar ce­ro eu­ros a mis par­ti­ci­pan­tes lo ha­ría, por­que he pa­ga­do bar­ba­ri­da­des por ca­rre­ras que da­ban ser­vi­cios mí­ni­mos”, sen­ten­cia.

EL VA­LOR DE UNA CA­RRE­RA

El de­ba­te so­bre la se­gu­ri­dad en las ca­rre­ras de mon­ta­ña vi­ve tiem­pos con­vul­sos. To­do el mun­do opi­na. Al­gu­nos con co­no­ci­mien­to. Otros sin él. Cues­ta saber dón­de aca­ba la res­pon­sa­bi­li­dad del or­ga­ni­za­dor y dón­de empieza la del co­rre­dor. Y vi­ce­ver­sa. Son lí­mi­tes con­fu­sos. En cual­quier ca­so, un ti­po con la ex­pe­rien­cia y el ta­len­to or­ga­ni­za­ti­vo de Mi­kel Val­di­viel­so tie­ne cla­ro que “si una ins­ti­tu­ción em­pe­za­ra a re­gu­lar es­to de las ca­rre­ras, mu­chas de­ja­rían de ha­cer­se. Por dos mo­ti­vos: por­que no van a te­ner pre­su­pues­to pa­ra ello y por­que no van a que­rer. Hay mu­chos di­rec­to­res que se ex­cu­san con el clá­si­co ‘tú ya sa­bes a lo que vie­nes, es­to es una aven­tu­ra’, y yo no es­toy de acuer­do con eso”. Jokin tam­po­co lo es­tá. Pe­ro el atle­ta vas­co no deja to­da la res­pon­sa­bi­li­dad só­lo en mano de los or­ga­ni­za­do­res. Tam­bién apun­ta al co­rre­dor y a su lis­ta de prioridades e in­tere­ses a la ho­ra de ele­gir com­pe­ti­cio­nes en el ca­len­da­rio: “Pa­re­ce que lo que se va­lo­ra de una ca­rre­ra a día de hoy es su car­tel de éli­te, su des­ni­vel de no se cuán­tos me­tros de pen­dien­te o sus cien­to y pi­co de ki­ló­me­tros, pe­ro na­die sa­be cuán­ta se­gu­ri­dad hay en una prue­ba. Va­lo­ra­mos que Ki­lian co­rra a nues­tro la­do o que den una bue­na ca­mi­se­ta, pe­ro na­die mi­ra có­mo ac­tua­ría la or­ga­ni­za­ción si le da un in­far­to a un par­ti­ci­pan­te”. No pue­de lle­var más ra­zón. Tan­to que nos deja sin pa­la­bras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.