La Hue­lla de Pa­blo Vi­lla­lo­bos

Trail Run - - SUMARIO -

Ave­ces, cuan­do echa­mos la vis­ta atrás, po­de­mos unir los pun­tos de nues­tras ex­pe­rien­cias y de­ci­sio­nes que nos lle­van has­ta don­de es­ta­mos. Ha­ce unas se­ma­nas, a pun­to de po­ner­me en la lí­nea de sa­li­da de un Mun­dial de Trail, en Pen­ya­go­lo­sa, y a pun­to de cum­plir los “40 ta­cos” pen­sa­ba có­mo ha­bía­lle­ga­dohas­taa­quí.Una­res­pues­tae­sob­via:co­rrien­do,por­su­pues­to, hi­lo con­duc­tor de mi vi­da. En­ton­ces me acor­dé de esos ma­los mo­men­tos en 2014 cuan­do tu­ve que re­nun­ciar a un sue­ño co­mo era es­tar en el que po­día ser mi úl­ti­mo cam­peo­na­to in­ter­na­cio­nal co­mo atle­ta, en el Eu­ro­peo de Zu­rich, en ma­ra­tón. Y en có­mo bus­qué la for­ma de re­con­ci­liar­me con­mi­go mis­mo y se­guir dis­fru­tan­do de co­rrer. En­con­tré una ex­cu­sa muy bue­na, de ca­si 300 km y 8 días por los Al­pes, la Go­re-Tex Tran­sal­pi­ne Run. De eso han pa­sa­do ca­si cua­tro años. Pe­ro, al acor­dar­me de ese re­to tan bo­ni­to y que me des­cu­brió las ca­rre­ras de mon­ta­ña, me acor­dé de unas sa­li­das por la sie­rra de Ma­drid, allá por el año 2007, con un tal De­pa, con un tal Alix, con Che­ma Mar­tí­nez, con Luis­mi Ber­la­nas, con Ta­ma­ra San­fa­bio, con Pe­dro el Ve­ne­zo­lano, mis pri­me­ras ex­cur­sio­nes por la sie­rra ma­dri­le­ña co­rrien­do por zo­nas que aho­ra me son fa­mi­lia­res y en las que des­cu­brí que eso de ba­jar sal­tan­do por pie­dras y sen­de­ros no se me da­ba mal.

Bus­qué la for­ma de re­con­ci­liar­me con­mi­go mis­mo y en­con­tré una ex­cu­sa de 300 km y 8 días por los Al­pes.

Pe­ro ahí no pa­ró mi ca­be­za y me lle­vó a uno de los re­cuer­dos más bo­ni­tos que ten­go de mi eta­pa en Cá­ce­res, don­de cur­sa­ba mis es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, allá por el año 1999 ó 2000, cuan­do en mi­tad de las se­ma­nas de exámenes, tras pe­gar­me ho­ras es­tu­dian­do en­ce­rra­do en la ha­bi­ta­ción, me es­ca­pa­ba un ra­to a des­pe­jar la men­te, huía por un mo­men­to de mi vi­da y me en­con­tra­ba en otra, co­mo un sue­ño, su­bien­do la mon­ta­ña de Cá­ce­res por sus ca­mi­nos, ba­jo una li­ge­ra llo­viz­na, so­lo con mi res­pi­ra­ción y el con­ti­nuo gol­pe­teo de mis pies en el sue­lo has­ta que lle­ga­ba a la ci­ma y vol­vía a ca­sa re­no­va­do por den­tro y por fue­ra. En­ton­ces re­tro­ce­dí aún más y me vino a la me­mo­ria esas ex­cur­sio­nes que ha­cía­mos con mi her­ma­na y mi pa­dre los fi­nes de se­ma­na, a ve­ces a pes­car, a ve­ces a pa­sear por el monte. La ex­cu­sa era ba­nal, lo des­cu­brí des­pués, de­jar tran­qui­la a mi ma­dre pa­ra que pu­die­ra es­tu­diar, pe­ro cuán­to dis­fru­tá­ba­mos por la Sie­rra de Arro­yo o en la zo­na del ac­tual em­bal­se de Alan­ge, en­ton­ces en cons­truc­ción, con 9 ó 10 años, cuan­do aún no era ni un pro­yec­to de atle­ta, co­rrien­do en­tre las en­ci­nas, su­bien­do ba­jan­do y sal­tan­do por los can­chos de pie­dra. Aho­ra que lo pien­so, qui­zá las mon­ta­ñas y yo es­tá­ba­mos pre­des­ti­na­dos a en­con­trar­nos, an­te­so­des­pués,yes­pe­ro­dis­fru­tar­lo,pa­ra­fra­sean­doaFo­rres­tGump,co­mo­si­mehu­bie­ran re­ga­la­do una ca­ja de bom­bo­nes en la que nun­ca sa­bes cuál te va a to­car, pe­ro que po­co a po­co irás pro­ban­do y dis­fru­tan­do to­dos. Va­mos a por el si­guien­te bom­bón, que di­go, ca­rre­ra de mon­ta­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.