Un puzz­le de dos pie­zas

Trail Run - - UP & DOWN - POR: DA­NIEL SA­NA­BRIA. FO­TOS: MAR-A BACA) T

Ge­rard Mo­ra­les y Ma­nu Vi­la­se­ca po­drían ser los pro­ta­go­nis­tas de una co­me­dia ame­ri­ca­na. Chi­co co­no­ce a chi­ca. Al prin­ci­pio chi­ca no ha­ce ni ca­so a chi­co, pe­ro en el úl­ti­mo mo­men­to, an­tes de to­mar un avión sin bi­lle­te de vuel­ta, chi­ca es­cri­be a chi­co y se enamo­ran. A gran­des ras­gos fue así. Lo úni­co que sa­bía el uno del otro es que sa­lía a la mon­ta­ña a co­rrer. No se po­nían ni ca­ra. Aho­ra com­par­ten ca­sa, vi­da y has­ta pa­tro­ci­na­dor.

Ca­laf es un pue­ble­ci­to de la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na don­de Jau­me re­gen­ta una tien­da de al­qui­ler de bi­ci­cle­tas. Por allí pa­ra de cuan­do en cuan­do Ge­rard "Blacky" Mo­ra­les, atle­ta del equi­po BUFF. Cier­to día su ami­go le co­men­ta que una pri­ma de su mujer va a ve­nir de Bra­sil a pa­sar unos me­ses a Eu­ro­pa. Le di­ce que es una chi­ca que co­rre en mon­ta­ña, mu­cho y bien. “Ya sa­bes, yo por co­ti­llear bus­qué su per­fil de Ins­ta­gram y la vi. La chi­ca era gua­pa, muy gua­pa, y le de­jé caer a Jau­me que cuan­do vi­nie­ra a Bar­ce­lo­na me avi­sa­ra pa­ra sa­lir con ella a ro­dar una tar­de”, cuen­ta sin­ce­ro Ge­rard. No co­ló. Pa­sa­ron dos me­ses y no re­ci­bió no­ti­cias. Era fi­na­les de agos­to y Blacky com­pe­tía en el Ul­tra Trail du Mont Blanc. Es­ta­ba en la pla­za de Cha­mo­nix bro­mean­do con unos y otros has­ta que se gi­ró y la vio. La re­co­no­ció por la equi­pa­ción que lle­va­ba, de la mar­ca The North Fa­ce, por en­ton­ces es­pón­sor de Ma­nu. Y se con­ven­ció de­fi­ni­ti­va­men­te cuan­do le­yó su nom­bre en el dor­sal. Le echó ca­ra. “Hola, soy ami­go de Jau­me, el ma­ri­do de tu pri­ma de Ca­laf, le di­je, pe­ro cla­ro, que­da­ban dos mi­nu­tos pa­ra sa­lir y ella es­ta­ba con­cen­tra­da y no reac­cio­nó. Qué mal ro­llo, pen­sé, no me ha da­do ni bo­la. Así que me gi­ré y co­rri­mos”, re­cuer­da Ge­rard co­mo si hu­bie­se su­ce­di­do ayer mis­mo. La es­ce­na fue có­mi­ca. Y a Ma­nu le en­tra la ri­sa cuan­do ha­bla de ella. Cuen­ta su propia ver­sión: “Yo pen­sé que era un chi­co muy gua­po, pe­ro con el re­vue­lo de atle­tas no sa­bía si exac­ta­men­te es­ta­ba ha­blan­do con­mi­go”. No se vol­vie­ron a ver por Cha­mo­nix. Una se­ma­na des­pués Ma­nu Vi­la­se­ca le con­ta­ba la anéc­do­ta a su pri­ma, que un chi­co ves­ti­do de BUFF de arri­ba a aba­jo le ha­bía sa­lu­da­do en el UTMB. “Me di­jo que se­gu­ra­men­te sería Ge­rard y en­ton­ces le bus­qué en Facebook. Vi que te­nía fo­tos con una mujer y unos ni­ños, y pen­sé que es­ta­ba ca­sa­do. ¡No sa­bía que era su her­ma­na! Mi pri­ma me di­jo que Ge­rard no te­nía pa­re­ja, así que le en­vié un men­sa­je pa­ra fe­li­ci­tar­lo por su buen re­sul­ta­do”, re­la­ta la bra­si­le­ña. Tras re­ci­bir ese men­sa­je Ge­rard re­cu­pe­ró el op­ti­mis­mo y se lan­zó otra vez a por ella: “Le di­je que si que­dá­ba­mos a co­rrer un día, pe­ro te­nía un even­to con su mar­ca en Fran­cia y tam­po­co pu­do ser. Se me aca­ba­ba el tiem­po, ella se vol­vía el jue­ves a Bra­sil y no ha­bía ma­ne­ra, así que le eché más mo­rro que nun­ca y le di­je que iba al ae­ro­puer­to a bus­car­la. Yo no ha­go co­sas de es­tas por na­die pe­ro pen­sé: Blacky, le que­dan cua­tro días y la chi­ca te gus­ta. In­tén­ta­lo. Me di­jo que no ha­cía fal­ta que fue­ra a por ella, pe­ro yo in­sis­tí: no ten­go na­da que ha­cer, me vie­ne bien… ¡Men­ti­ra! A mí me cues­ta mu­cho ba­jar a Bar­ce­lo­na, no me gus­ta na­da, y me­nos ir al ae­ro­puer­to. Al fi­nal fui a bus­car­la y mien­tras la lle­vé a Man­re­sa ha­bla­mos y de­ci­di­mos que­dar a co­rrer y ce­nar”.

CA­TA­LU­ÑA – RÍO – CA­TA­LU­ÑA

A par­tir de ahí se des­en­ca­de­nó la lo­cu­ra. Fue­ron cua­tro días in­ten­sos, de ver­se a to­das ho­ras y ha­cer­se mil pre­gun­tas. Am­bos se die­ron cuen­ta de que en­ca­ja­ban co­mo un puzz­le de dos pie­zas. Ha­brían su­pe­ra­do cual­quier test de com­pa­ti­bi­li­dad. Di­ce Ma­nu que su­ce­dió to­do muy de­pri­sa: “Le pre­gun­ta­ba, ¿a ti te

gus­ta es­to? Sí. Pues a mí tam­bién. ¿Tú ha­rías es­to? Sí. Pues yo tam­bién. Y así fue. Los dos so­mos muy di­rec­tos y lo vi­mos cla­ro. Era­mos muy pa­re­ci­dos. Bueno, en reali­dad yo no pen­sa­ba lo que es­ta­ba ha­cien­do… si lo hu­bie­ra pen­sa­do no me ha­bría ve­ni­do… ja­ja­ja­ja”. Aque­llo fue un ór­da­go. Un do­ble o na­da. Se la ju­ga­ron. Ge­rard le ofre­ció vi­vir con él y ella di­jo que sí. “No sé quién es­tá más lo­co, si él por in­vi­tar­me a su ca­sa o yo por acep­tar”, con­ti­nua re­la­tan­do Ma­nu en­tre car­ca­ja­das. Pe­ro ella le pu­so una con­di­ción: "tie­nes que ve­nir a Bra­sil con­mi­go a co­no­cer a mis pa­dres", le di­jo. Y Blacky no se lo pen­só. Hi­zo las ma­le­tas y se fue con ella. “Sus pa­dres alu­ci­na­ban, cla­ro. Su hi­ja se que­da­ba a vi­vir en Ca­ta­lu­ña con un cha­val que no sa­bían ni quién era. Cuan­do es­tu­vi­mos en Río de Ja­nei­ro coin­ci­día que era la bo­da de su her­mano y ya tu­ve que ir con Ma­nu. Ima­gí­na­te la si­tua­ción, yo me que­ría mo­rir, con lo ver­gon­zo­so que soy… Pe­ro fue muy bien, era gen­te muy ma­ja y me acep­ta­ron des­de el prin­ci­pio”, nos cuen­ta Ge­rard. El 30 de di­ciem­bre de 2015, tras un epi­so­dio con­fu­so en la sa­li­da del UTMB, cua­tro días de co­rre­du­rías por los mon­tes de Bar­ce­lo­na y un via­je a Bra­sil con bo­da fa­mi­liar de por me­dio, Ma­nu Vi­la­se­ca se mar­cha a vi­vir con Blacky. Una nue­va eta­pa co­men­za­ba en la vi­da de am­bos. Com­par­tir ca­sa con al­guien que ape­nas co­no­ces y en los al­bo­res de una re­la­ción sen­ti­men­tal sin de­fi­nir no es fá­cil. Ni pa­ra el uno ni pa­ra el otro. “Le di­je que se tra­je­ra to­do lo que qui­sie­ra y que po­día po­ner co­sas per­so­na­les en la ca­sa. Cla­ro, yo la ten­go de­co­ra­da a mi estilo, ima­gí­na­te, un dra­ma. Te­nía 40 años y soy muy ru­ti­na­rio e in­de­pen­dien­te. Al prin­ci­pio sen­tía co­mo que me ha­bían in­va­di­do mi es­pa­cio, te­nía que ce­rrar la puer­ta del ser­vi­cio pa­ra du­char­me, no po­día pa­sear­me en cal­zon­ci­llos por­que me da­ba ver­güen­za… Tu­ve que adap­tar­me a co­sas que no es­ta­ba acos­tum­bra­do. Pa­ra ella tam­po­co fue fá­cil, no co­no­cía a na­die aquí, es­ta­ba sin ami­gos, sin tra­ba­jo, sin su fa­mi­lia. De­ma­sia­das ho­ras li­bres al día pa­ra pen­sar”, re­la­ta Ge­rard. Y la bra­si­le­ña lo confirma: “Mi pri­mer año fue muy di­fí­cil, es un cho­que cul­tu­ral, en una ca­sa aje­na, no en­ten­día el ca­ta­lán, y aun­que él me de­cía que tam­bién era mi ca­sa, yo no me sen­tía así. Tar­dé un año en asi­mi­lar­lo. Aho­ra es­ta­mos muy acos­tum­bra­dos el uno al otro”, pun­tua­li­za.

VI­DAS PA­RA­LE­LAS

Ge­rard y Ma­nu vi­ven una eta­pa dulce. Los dos son de­por­tis­tas de al­to ni­vel y por eso en ca­sa no ha­ce fal­ta ex­pli­car que el sá­ba­do quie­res le­van­tar­te a las sie­te de la ma­ña­na pa­ra ir a co­rrer 40 ki­ló­me­tros. Eso fa­ci­li­ta las co­sas. A ve­ces en­tre­nan jun­tos, otras por se­pa­ra­do. Y to­do va ro­da­do. “Ma­nu es muy sen­ci­lla y ha­ce que to­do sea fá­cil, simplifica las co­sas, aun­que de­por­ti­va­men­te te­ne­mos gus­tos di­fe­ren­tes. A ella le en­can­ta ha­cer en­du­ro con la bi­ci, yo no por­que me ma­ta­ría… Ella ha­ce snow­board y yo no sé ni es­quiar. ¡Pe­ro le he en­se­ña­do a bus­car se­tas, ja­ja­ja­ja! Al prin­ci­pio no en­ten­día que me fue­ra de pa­seo al cam­po a por bo­lets, y aho­ra en épo­ca de se­tas vie­ne siem­pre con­mi­go”, ex­pli­ca or­gu­llo­so Ge­rard. Él tra­ba­ja dan­do cla­ses de te­nis, ella de in­glés. Los dos son pro­fe­so­res. Am­bos en­tre­nan muy du­ro ca­da día pa­ra man­te­ner su ni­vel com­pe­ti­ti­vo. Y lle­gan a ca­sa va­cíos. “Es­to tam­bién es muy im­por­tan­te por­que a dia­rio la ba­te­ría se nos va ago­tan­do al mis­mo rit­mo. Y los dos que­re­mos des­can­sar. Eso sí, ella se po­ne en el or­de­na­dor a mi­rar Net­flix y yo veo mis cho­rra­das en la te­le, que si la gen­te su­pie­ra…”, con­fie­sa Ge­rard en­tre ri­sas. Y así fue co­mo chi­co y chi­ca se co­no­cie­ron, vi­vie­ron fe­li­ces y co­mie­ron per­di­ces (con bo­lets).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.