CLAVES PA­RA OR­GA­NI­ZAR UNA CA­RRE­RA SE­GU­RA

Trail Run - - UP & DOWN -

Ant­xón Bur­cio Mar­tín es Guía de Al­ta Mon­ta­ña, Téc­ni­co Do­cen­te de So­co­rro en Mon­ta­ña y Ár­bi­tro de Ca­rre­ras por Mon­ta­ña de la FEDME y la ISF. Con su ex­pe­rien­cia y for­ma­ción nos da cin­co claves pa­ra lo­grar una ca­rre­ra de mon­ta­ña se­gu­ra.

Rea­li­zar un estudio de­ta­lla­do del re­co­rri­do y las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la zo­na don­de se desa­rro­lla­rá. Los pro­mo­to­res del cir­cui­to nor­mal­men­te tie­nen en cuen­ta las ci­mas, los va­lles, los pue­blos o las sen­das con tras­cen­den­cia his­tó­ri­ca. Una vez se tie­ne cla­ra la ru­ta, hay que atar pun­tos cla­ve co­mo la fe­cha idó­nea de ce­le­bra­ción, el apar­ta­do fi­nan­cie­ro, los se­gu­ros, los re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les, la ges­tión de las ins­crip­cio­nes, los per­mi­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos y me­dioam­bien­ta­les, el nú­me­ro de par­ti­ci­pan­tes se­gún el en­torno…

Preo­cu­par­se por la se­gu­ri­dad de to­dos los involucrados en el even­to, co­mo co­rre­do­res, acom­pa­ñan­tes, pú­bli­co que acu­de a ver la prue­ba, vo­lun­ta­rios y co­la­bo­ra­do­res. Nin­gu­na ca­rre­ra de­be ini­ciar­se si pre­via­men­te no ha es­ta­ble­ci­do un Plan de Ges­tión del Ries­go adap­ta­do a ella. Hay que pre­ver to­dos los ries­gos po­si­bles: por dón­de va a dis­cu­rrir la prue­ba, los des­ni­ve­les, los pa­sos téc­ni­cos, los des­cen­sos com­pli­ca­dos, la cli­ma­to­lo­gía, un re­co­rri­do al­ter­na­ti­vo, los cor­tes en ca­da pun­to de con­trol, po­si­bles eva­cua­cio­nes, y un pro­to­co­lo de ac­tua­ción en ca­so de ac­ci­den­te.

El ba­li­za­je en las ca­rre­ras por mon­ta­ña a ve­ces se rea­li­za con cin­tas co­mer­cia­les di­fí­ci­les de ver. Las prue­bas or­ga­ni­za­das por fe­de­ra­cio­nes sue­len te­ner una nor­ma­ti­va don­de se reúnen unos re­qui­si­tos a cum­plir por los or­ga­ni­za­do­res. Los ár­bi­tros se en­car­gan de exa­mi­nar po­si­bles ano­ma­lías y de in­me­dia­to co­mu­ni­car­las pa­ra que sean so­lu­cio­na­das an­tes del ini­cio de la prue­ba.

El je­fe de re­co­rri­do de­be co­no­cer to­do de­ta­lle del te­rreno en el que se va a rea­li­zar la prue­ba. Tam­bién cer­cio­rar­se de que los que van a co­la­bo­rar con el ba­li­za­je de la ca­rre­ra tam­bién lo co­noz­can. Así se evi­ta­rán zo­nas de ries­go in­ne­ce­sa­rias y ac­ci­den­tes. Pe­ro, ade­más, con­si­de­ro que es ne­ce­sa­rio que se im­par­ta for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca a es­tas per­so­nas que van a mar­car el re­co­rri­do.

En ca­so de ac­ci­den­te, los dis­tin­tos gru­pos de se­gu­ri­dad que co­la­bo­ran con una ca­rre­ra de­ben co­no­cer al de­ta­lle por dón­de se mue­ven, có­mo lle­gar con ur­gen­cia a un pun­to con­cre­to y por dón­de se pro­ce­de­rá a eva­cuar a un ac­ci­den­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.